Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Grupos de padres se organizan para promover la matriculación en las escuelas Prat de la Riba y Pompeu Fabra de Reus

Aunque son dos centros con un elevado índice de alumnos inmigrantes, estas familias insisten en que 'no se trata de una reconquista del colegio, sino de ampliar su diversidad'

Joan Morales

Whatsapp
Tres de los padres impulsores de la campaña en favor de la matriculación en el Pompeu Fabra de Reus. FOTO: ALBA MARINÉ

Tres de los padres impulsores de la campaña en favor de la matriculación en el Pompeu Fabra de Reus. FOTO: ALBA MARINÉ

Los colegios públicos Prat de la Riba y Pompeu Fabra, ubicados en pleno centro de Reus, a pesar de su larga trayectoria y de sus excelentes programas educativos, son dos grandes desconocidos para gran parte de la ciudadanía, especialmente para la autóctona. Estas dos escuelas han convivido en los últimos años con un elevado índice de matriculación de niños extranjeros, que ha arrastrado consigo una injusta estigmatización de estos centros, provocando que muchas familias reusenses del centro hayan preferido matricular a sus hijos en otros colegios.

Pues bien, casualidades de la vida, dos grupos de padres que no tienen ninguna conexión entre ellos, han iniciado una movilización para intentar romper con esta tendencia. En el caso de Prat de la Riba, este movimiento -Tornem a l’Escola Prat de la Riba- se inició el año pasado y éste sigue en marcha con otros padres, uno de los cuales aclara al Diari que «no somos ningún grupo racista y no queremos echar a nadie del colegio. Al contrario, creemos que la diversidad de culturas enriquece el centro. Hasta el año pasado, en el colegio estaban representadas todas las culturas menos la nuestra. Ahora, en cambio, ya es multicultural ya que el año pasado se matricularon 12 familias de aquí».

Como a estos padres de Prat de la Riba les gusta el proyecto educativo y la proximidad de la escuela, aprovechan el perfil de Facebook que hay creado para intentar aglutinar al máximo de familias posibles para esta matriculación. «Nos gusta mucho el proyecto educativo y los resultados están por encima de la media. Los niños sacan buenas notas y los padres que los matricularon el curso pasado están contentos», comenta esta padre, quien añade que «la gente de Reus había dejado al Prat de la Riba en el olvido y esperemos que esto cambie».

Además de la herramienta del Facebook, este grupo de padres seguirá trabajando hasta el periodo de matriculación para intentar extender al máximo su propuesta. También tienen previsto repartir carteles por el barrio. El correo de contacto es el tornemalpratdelariba@gmail.com.

Desconocimiento

El caso del grupo de padres de la escuela Pompeu Fabra es casi calcado, aunque este ha empezado este año. Vanesa Gutiérrez es la impulsora y explica que «la idea empezó a rondarme el curso pasado. Aunque aún faltaba un año para matricular a mi hija me preocupaba el tema porque me dí cuenta de que existía un gran desconocimiento de la escuela de nuestro barrio, la Pompeu Fabra».

Vanesa se aventuró, el curso pasado, a asistir a las jornadas de puertas abiertas de este colegio y se quedó sola. «Me supo muy mal, porque ví un buen proyecto educativo y un gran ambiente. Por eso empecé a dar voces para intentar difundir el mensaje de que la gente conozca el colegio».

Dicho y hecho. A través de una tercera persona, Vanesa y Mireia Pujals se conocieron hace unos meses y coincidieron en la necesidad de impulsar una campaña en favor a la matriculación en el Pompeu Fabra. «Llevaba muchos años escuchando a la gente del barrio decir que ellos llevaban a sus hijos a otros colegios porque en el Pompeu Fabra había mucha inmigración y cuando yo decía que a lo mejor llevaría a la mía me miraban como a un bicho raro. Fue entonces cuando me planteé la posibilidad de matricular a nuestra hija».

La campaña ha dado sus frutos y en las jornadas de puertas abiertas del pasado miércoles fueron 10 familias. «Entras en el colegio con la idea de que hay mucho alumnado inmigrante y sales pensando que el Pompeu Fabra es una perla en medio de Reus», añade Mireia.

Por su parte, Benjamín Abad, pareja de Vanesa, insiste en que no es un tema de racismo, todo lo contrario. «No queremos reconquista la escuela. Al contrario. Pretendemos promover la diversidad y la fusión de culturas», explica Benjamín, mientras Vanesa añade que «nosotros no queremos cambiar el alumnado del Pompeu Fabra. Simplemente priorizamos su programa educativo y la ampliación de la diversidad cultural. Además, es una manera de reivindicar el excelente trabajo que se realiza en la escuela pública».

Estos padres han creado un grup de Facebook con el nombre de NostraltresPompeu, donde se informa del proyecto educativo del centro.

Temas

  • REUS

Comentarios

Lea También