Más de Reus

La Boca de la Mina: una ruta entre la cultura y la inclusión

Crónica. Usuarios de Casa Misericòrdia visitaron ayer este pulmón verde de Reus en el marco de la iniciativa ‘L’estiu de les entitats’

Montse Plana

Whatsapp
Momento de la visita de ayer, delante de la Font del Lleó.  FOTO: Fabián Acidres

Momento de la visita de ayer, delante de la Font del Lleó. FOTO: Fabián Acidres

Si se habla del Passeig de Briansó quizás a algún reusense le suene, aunque en realidad pocos deben ser los que utilizan este nombre para referirse a lo que a día de hoy se conoce como el Passeig de la Boca de la Mina. Con esta curiosidad es como ayer por la mañana arrancaba una especial visita por este recientemente reformado paseo. En la actividad –enmarcada en la iniciativa ‘L’estiu de les entitats’– participó un grupo de usuarios de la Casa Misericòrdia de Reus, un centro que acoge a personas sintecho en situación de exclusión social y que tiene el objetivo de promover su autonomía y favorecer la posibilidad de su inclusión en la sociedad.

Muchos de ellos conocen bien la zona y alguno recordaba que «antes de la pandemia, vinimos un día un grupo y nos sentamos en la parte superior del paseo». Otra usuaria explicaba que días atrás, y ya con las obras terminadas, había estado paseando por la zona y recordaba que al pasar por delante de la Font del Lleó, el agua brotaba.

La visita de ayer les encantó. De la mano de Marc, el guía, pudieron conocer detalles y curiosidades de este pulmón verde de Reus, un paseo estrechamente ligado al agua. En su parte superior es donde hay la Boca de la Mina, «una construcción hecha durante el siglo XIX por parte del ayuntamiento para dar salida al agua y hacerla llegar hasta la ciudad», detallaba Marc.

La ruta se inició desde el otro extremo, en el acceso por la avenida del Comerç. Allí es donde se hizo la pincelada inicial al nombre original del paseo. ¿Y quién era Emili Briansó? Pues un médico y político reusense (1863-1923), impulsor de la creación del Institut Pere Mata y alcalde de Reus (1910-1912). Tras este apunte, la marcha se inició dirección la primera parada de la decena que se hicieron. Se trataba del barrio Gaudí, «bloques de pisos de ladrillo, que tienen como curiosidad que cada uno de ellos es de un color distinto», explicaba el guía. Construidos en los años 60 para gente trabajadora, en la época fueron muy modernos: «Tenían agua caliente, calefacción y televisor», añadía.

La ruta siguió por la Font del Lleó, el punto donde se está habilitando el Parc de les Olors y el Parc Agrari, la plaza Maria Àngels Ollé, el Barranc del Molí, el Molí de la Vila, la Bassa del Bacallà, el Institut Pere Mata y la Boca de la Mina. 

La construcción tiene el mismo aspecto desde 1871, pero el agua ya no brota superficialmente, sino que está canalizada. Precisamente ahora, la construcción está en obras para modernizar el espacio. Además, se colocará una escultura de la ‘Venedora d’anissos’, que recordará a la mujer que durante algunos años del siglo pasado vendía en este punto anises y bolados.

«Está muy bien que desde el Ayuntamiento se organicen actividades de este tipo para las entidades. Hace un par de semanas también fuimos al Gaudí Centre», comenta Albert Fernández, educador social de Casa Misericòrdia. Acostumbrados a ser un centro abierto, la Covid lo cambió todo, «pero los usuarios lo han llevado muy bien. Ahora estamos organizando muchas actividades y salidas exteriores», recuerda Fernández, entre las cuales, las de ‘L’Estiu de les Entitats’. 

Se trata de una iniciativa organizada por la concejalía de Relacions Cíviques, en colaboración con la de Promoció de Ciutat y la Agència de Promoció de Ciutat. El ciclo quiere acercar las entidades a actividades vinculadas al patrimonio, la cultura y activos turísticos de Reus. Las asociaciones interesadas pueden contactar con la concejalía de Relacions Cíviques, al 977 010 029 o a relacionsciviques@reus.cat.

Temas

Comentarios

Lea También