Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

La ONCE Reus requiere duplicar el número de semáforos acústicos

La entidad demanda implantar 22 dispositivos repartidos en 8 cruces de la ciudad, como la avenida Sant Bernat Calbó

Silvia Fornós

Whatsapp
Una de las últimas zonas en instalarse los dispositivos ha sido el Passeig Mata. FOTO: alfredo gonzález

Una de las últimas zonas en instalarse los dispositivos ha sido el Passeig Mata. FOTO: alfredo gonzález

La ONCE Reus ha actualizado la solicitud para implantar 22 nuevos semáforos acústicos en ocho cruces de la ciudad. La ampliación de dispositivos accesibles supondría casi duplicar la cifra actual de 28 semáforos adaptados repartidos en 5 cruces, y alcanzar los 50. «Presentamos la solicitud a finales de julio con los semáforos que consideramos más urgentes, por la situación estratégica y por las zonas donde más afiliados residen», asegura la directora de la Agencia de la ONCE en Reus, Arantxa Vallespí.

La última petición contempla la instalación de señales acústicas en los semáforos del Passeig Sunyer a la altura de la Plaça del Nen de les Oques; avenida Sant Jordi, en el acceso a La Fira Centre Comercial, a la altura de la farmacia Urgellès Homdedeu; Riera de Miró a la altura del colegio Sant Pau en dirección a La Fira Centre Comercial; avenida Onze de Setembre, delante de La Fira; avenida Sant Bernat Calbó con la plaza Europa, delante de la tienda Don Trisillo; Passeig Prim con la calle Vapor Vell; y Passeig Sunyer con la calle Camí de Riudoms. «Los semáforos del Passeig Sunyer, a la altura de la Plaça del Nen de les Oques, están todo el día en ámbar y son realmente peligrosos aunque no lo parecen. Los coches vienen a mucha velocidad desde la rotonda y no paran. Algún usuario ha tenido más de un susto», explica la directora de la Agencia de la ONCE en Reus. En esta línea, también destaca que en la avenida Sant Bernat Calbó con la plaza de Europa, en dirección al CAP Fortuny, «el cruce es peligroso porque son dos carriles y los coches circulan con exceso de velocidad». 

Actualmente los que están instalados se encuentran en la avenida Onze de Setembre con la calle General de Moragues; en la zona de la rotonda de la avenida President Macià con la calle Cambrils y avenida Bellissens; la carretera de Castellvell con las calles Vinebre y Maspujols, y por último el Passeig Mata. Esta es una de las últimas zonas donde se han instalado semáforos acústicos. Según explica la directora de la Agencia de la ONCE en Reus «se ha aprovechado la reforma de la zona para instalar los semáforos acústicos, y que funcionan con el mando especial que tenemos». En este caso, la demanda hacía dos años que se había realizado. «Los que se habían instalado hasta ahora, sin contar los últimos del Passeig Mata, se colocaron bajo demanda de una persona afiliada  y que utiliza un perro guía», asegura Arantxa Vallespí.

Una necesidad colectiva
La Agencia de la ONCE en Reus cuenta con casi 200 afiliados, y se encarga de recoger las demandas de los afiliados de la ciudad en materia de eliminación de barreras arquitectónicas, y canalizarlas hasta las instituciones a las que les corresponde dar solución. «Cualquiera de los afiliados debe poder andar por la ciudad de forma autónoma como cualquier otra persona», asegura la directora de la Agencia de la ONCE en Reus. «Cuando hablamos de un afiliado nos referimos a una persona que como máximo tiene un 10% de visión. Son casi 200 personas las que necesitan tener este tipo de accesibilidad en la ciudad», recuerda Arantxa Vallespí y añade que «una persona ciega, cuando no tiene un semáforo acústico que le ayude, lo que hace es ubicarse por el sentido del oído, y cuando deja de oír coches es cuando cruza la calle». Por último, la directora opina que «una ciudad como Reus no puede tener  este nivel de accesibilidad. En cuanto a semáforos acústicos nos queda mucho recorrido». 

Comentarios

Lea También