Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

La cirugía de la obesidad supera las 100 operaciones al año

El Hospital Sant Joan de Reus se consolida como centro de referencia en la provincia. Las intervenciones a obesos mórbidos se han multiplicado por diez en los últimos diez años
Whatsapp
Imagen del equipo al completo de la Unitat de Cirurgia Bariàtrica del Hospital Sant Joan de Reus. Foto: DT

Imagen del equipo al completo de la Unitat de Cirurgia Bariàtrica del Hospital Sant Joan de Reus. Foto: DT

Poco debía imaginarse el doctor Daniel del Castillo, jefe del servicio de Cirugía del Hospital Sant Joan de Reus y profesor de Cirugía de la Facultat de Medicina, que aquellas primeras operaciones de cirugía bariátrica de finales de los años 80 (no se hacían más de dos o tres al año) serían el embrión de la actual Unitat de Cirugia Bariàtrica del hospital reusense, el único en la provincia de Tarragona que practica las operaciones conocidas popularmente como de reducción de estómago.

Aunque con técnicas hoy en día obsoletas, la unidad empezó a trabajar para intentar mejorar la vida de cientos de pacientes obesos mórbidos. «Me interesaba la cirugía de la nutrición y por eso me adentré en ese campo», recuerda Del Castillo. La implicación de la Unitat de Nutrició de la Facultat de Medicina de Reus fue clave para que el inicio en este nuevo campo no cayese en saco roto. Los inicios, tal y como recuerda el doctor Del Castillo, fueron «duros, ya que las técnicas tenían un alto número de complicaciones y, además, la propia mentalidad médica no veía con buenos ojos esas intervenciones. Algunos colegas decían que eran una ‘animalada’».

Hoy, casi 30 años después, el Hospital Sant Joan de Reus se ha consolidado como centro de referencia en este tipo de intervenciones, de hecho es el único que las practica. Los datos no engañan. En 2005, hace diez años, se llevaron a cabo una quincena de intervenciones de cirugía bariátrica a obesos mórbidos en Reus. El año pasado, en 2014, el hospital de la capital del Baix Camp superó por primera vez el centenar de intervenciones, concretamente 101.

Daniel del Castillo se muestra orgulloso del trabajo de su equipo ya que «al margen de grandes hospitales de Barcelona como son Bellvitge, el Clínic o la Vall d’Hebron, somos el hospital que más cirugía bariátrica hace de toda Catalunya».

La llegada de la laparoscopia

En la cirugía bariátrica existe un antes y un después con la llegada de la laparoscopia, una técnica endoscópica, no invasiva, que permite entrar en el cuerpo a través de una pequeña incisión de entre dos y cinco centímetros. Uno de los grandes ‘booms’ de aquella época fue la utilización de una técnica quirúrgica conocida como la ‘banda’, una especie de anillo que se colocaba alrededor del estómago y que, inflándolo, podías hacer más ancho o estrecho el paso de los alimentos. «Nosotros hicimos más de 100 operaciones con esta técnica, pero después vimos que no era tan buena y daba complicaciones, por lo que dejamos de utilizarla», recuerda Del Castillo. La ingeniería médica y la fabricación de nuevo instrumental quirúrgico facilitó el trabajo de los cirujanos hasta llegar al día de hoy, donde se utiliza la tecnología más puntera.

Varios objetivos

La cirugía de la obesidad no solamente busca el objetivo estético de que los pacientes que son sometidos a ella pierdan peso y se sientan mejor. Daniel del Castillo recuerda que «otro de los grandes objetivos es mejorar o acabar con las comorbilidades asociadas a la mayoría de obesos mórbidos», explica el jefe del servicio de Cirugía del Hospital Sant Joan, quien recuerda que «estamos hablando de problemas de hipertensión arterial, diabetes, problemas respiratorios, movilidad, etc. Una vez operadas, estas personas mejoran en todos estos aspectos y ganan claramente en calidad de vida».

Con el paso de los años, y el perfeccionamiento de las técnicas, la cirugía bariátrica se ha convertido en una de las especialidades que causa menos complicaciones en los pacientes. «Son cirugías muy complejas, pero en el Hospital Sant Joan contamos con tecnología punta que facilita nuestro trabajo», comenta Del Castillo, quien también quiere puntualizar que «el equipo humano que tenemos también es muy importante. Desde los anestesistas, algunos de los cuales se han especializado en este tipo de pacientes, hasta el personal de enfermería. Entre todos se trabaja para que estos pacientes estén el menos tiempo posible ingresados en el hospital».

De hecho, y si no se produce ningún tipo de complicaciones, la estancia media en el centro hospitalario de una persona que ha sido operada de cirugía bariátrica oscila entre los dos y los tres días. «Son pacientes que tienen que incorporarse lo más pronto posible y moverse, por lo que el trabajo de las enfermeras y enfermeros es muy importante para que la recuperación sea lo más rápida posible», comenta.

El éxito de la Unitat de Cirurgia Bariàtrica del Hospital Sant Joan de Reus es tal que la lista de espera para ser intervenido oscila entre un mínimo de ocho meses o un año, hasta unos tres años. En este sentido, el doctor Del Castillo aclara que «siempre priorizamos según el caso y el perfil del paciente, para intentar afinar al máximo».

Algún adolescente

El protocolo de la cirugía bariátrica marca que las edades para poder operar a un paciente oscilarían entre los 18 y los 65 años, aunque el propio jefe de Cirugía del Hospital Sant Joan de Reus aclara que «esto de la edad límite es algo relativo, porque nosotros hemos llegado a operar a una mujer de 71 años. Siempre dependerá de su estado y si éste es bueno se puede operar».

Además el centro hospitalario reusense fue el primero de Catalunya que practicó una operación de este tipo a un adolescente, concretamente de 14 años. «En estos casos, hay que valorar los pros y los contras, pero peligraba su desarrollo y formación, por lo que decidimos operarlo y fue un éxito», recuerda Del Castillo, quien añade que «cada vez se operan más jóvenes y adolescentes». La atención primaria también juega un papel muy importante para que los obesos mórbidos acaben en la consulta del equipo de Del Castillo. En este sentido, los médicos de cabecera, cuando ven un caso susceptible, lo derivan automáticamente a la Unitat de Cirurgia Bariàtrica del Hospital Sant Joan.

La investigación también es muy importante en una unidad que ha llevado a cabo numerosos estudios, algunos de los cuales han sido premiados. Por ejemplo, en la actualidad, la unidad junto con la Facultat de Medicina de Reus están desarrollando un estudio para intentar disminuir el tamaño del hígado de los pacientes obesos mórbidos, ya que es un factor que dificulta la intervención.

Temas

  • REUS

Comentarios

Lea También