Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

La hostelería ve necesaria una aula de formación en Reus para impulsar el sector

El Gremi d’Hostaleria ha detectado una falta importante de personal cualificado y considera que urge trabajar, sobre todo, con los camareros para convertir Reus en un referente

F. Gras / M. Plana

Whatsapp
Geòrgia y Karim trabajan como cocineros en el restaurante reusense Espai Prioral.  FOTO: Alfredo González

Geòrgia y Karim trabajan como cocineros en el restaurante reusense Espai Prioral. FOTO: Alfredo González

La restauración está en un punto dulce en la capital del Baix Camp. En el centro, hay una gran variedad de bares y restaurantes que se llenan, sobretodo, cuando llega el fin de semana. Un boom que empezó a perfilarse ya hace uno años y que ha ido creciendo hasta situarse, a finales de 2018, alrededor de las 760 licencias (entre sector de la restauración y locales de ocio), según los datos que maneja el Portal d’Ocupació del Ayuntamiento de Reus. No obstante, que el sector funcione, no significa que no existan carencias. Albert Bagès, portavoz del Gremi Hostaleria de Reus, destaca uno de los principales problemas: la falta de personal cualificado.

«Tenemos muy buena gastronomía, de calidad y con  grandes profesionales al frente de los restaurantes. Pero nos falla la base», explica Bagès, quien añade que urge trabajar, básicamente, en el sector de los camareros, «ya que la hostelería requiere de sus servicios todo el año», recuerda. 

Desde el gremio señalan la necesidad de impulsar una aula de formación en la ciudad que, además, también ayudaría a impulsar el sector y convertir Reus en un referente. Por este motivo, Albert Bagès pide la colaboración del Ayuntamiento de Reus para que se puedan expedir certificados de formación que ayudarían a mejorar la calidad de los restaurantes. De hecho, señala que ya han mantenido algunos contactos con los responsables del Mas Carandell y que esperan poder acabar de implantar. «Sería en beneficio del sector pero también para toda la ciudad, ya que la restauración ha dejado de ser un sector minoritario», añade.

Mientras no se materialicen estos estudios sobre el sector de la restauración, es el propio gremio el que viene desarrollando en los últimos tiempos esta función dentro de sus posibilidades. Según Bagès, es una formación centrada en los protocolos que se deben seguir en un local de restauración, nociones del negocio, cómo llevar una bandeja o el trato con el cliente.

Por otra parte, también pide al consistorio un esfuerzo mayor para promocionar la ciudad como destino gastronómico de calidad y que se pudiera equiparar más al comercio. «No hemos sabido gestionar la época dorada de la restauración, y Reus necesita de un producto gastronómico bien definido y de calidad», hace autocrítica Bagès, quien señala que en estos momentos el sector se ha estancado y que existe una elevada rotación que antes no se daba.

Karim y Geòrgia Bergadà son dos jóvenes que trabajan en la cocina del restaurante reusense Espai Prioral. Coinciden en afirmar que falta gente con experiencia en el sector. «Únicamente puedes formarte en la Escola d’Hoteleria i Turisme de Cambrils. No hay más opciones», dicen. En el caso de Geòrgia, ella es de Lleida, donde también hay una escuela de hostelería, «pero allí tenía que estudiar cocina y sala, y a mí lo que me interesa es la cocina, así que fui a Cambrils y, de mientras, busqué trabajo y encontré aquí en Reus», explica esta joven. Por su lado, Karim es un apasionado de la cocina. «Pero no me quiero dedicar a esto», dice con una sonrisa. Él ha estudiado un Grado Medio de Enfermería, «pero tengo que trabajar y de momento estoy aquí. Cabe decir que la cocina me gusta mucho», puntualiza. Ambos ven con buenos ojos que la formación en este sector se ampliara con más ofertas educativas, así que también apuestan por una aula de formación que refuerce la preparación, sobretodo, de los más jóvenes.

Como explican estos dos jóvenes, en la demarcación, las opciones formativas en la hostelería se limitan en la Escola d’Hoteleria i Turisme de Cambrils. La oferta de plazas es de prácticamente 600 alumnos y se imparten distintos estudios, desde cocina, gastronomía y servicios de restauración, a dirección de cocina; panadería, pastelería y confitería; elaboración de productos alimentarios; agencia de viajes y gestión de eventos; animación turística, así como guía, información y asistencias turísticas.

Temas

Comentarios

Lea También