Reus La mirada ganxeta

La impronta del comercio histórico de Reus

Longevidad. Reus acumula más de una decena de tiendas centenarias que le siguen imprimiendo un sello propio

FRANCESC GRAS

Whatsapp
Francesc Gras

Francesc Gras

Hace aproximadamente 10 años me enfrasqué en una serie de reportajes agrupados bajo el título: Los comercios más longevos de Reus. La finalidad era dar a conocer la historia de los comerciantes con más solera de la ciudad y cómo encaraban el futuro.

Fueron una veintena de entregas. Quizás faltó incluir algún nombre, pero todos los publicados ejemplifican a la perfección lo que representa el sello local. Muchos de ellos ya eran centenarios desde hacía varias décadas, mientras que otros esperaban alcanzar la simbólica cifra tras generaciones de arduo trabajo y dedicación.

Pues bien, hasta el día de hoy de todas aquellas tiendas han tenido que bajar la persiana cuatro negocios: Sucesores J. Navàs; Llauneria Mata, Sastreria Queralt y la Merceria Sardà. En este último caso, además, su cierre supuso el adiós de la segunda tienda más antigua de Reus. La primera sigue siendo la Antiga Casa Padreny, fundada en 1815 y que suma ya seis generaciones detrás del mostrador, seguida por la Cereria Salvadó de la plaza del Castell (1835).

Aunque el cierre de los cuatro negocios representa una pérdida irremplazable, la impronta de calidad, proximidad y atención al cliente que han dejado en el comercio local sigue más vigente que nunca. Cuatro cierres pueden parecer mucho o poco, en función de si queremos ver el vaso medio lleno o medio vacío. En esta ocasión, me sitúo en la vertiente positiva a pesar de que el cierre de comercios históricos deba analizarse con cierta preocupación. En los difíciles tiempos actuales para el pequeño comerciante, y todavía más ahora que la pandemia del coronavirus ha frenado el consumo, disponer de una identidad tan arraigada como la que tiene la ciudad merece volver a ponerlo en valor.

Sobre todo cuando la dinámica imperante gira alrededor de la homogeneización comercial de los centros de los municipios. Además, en la tesitura actual la mayoría de estas tiendas también han dado el salto al comercio on line, que ha dado un salto exponencial en estos tiempos de confinamiento.

La nueva centenaria

Todo ello surge en una semana en la que ha trascendido que la tienda Calçats Casas Girona se ha unido al selecto grupo de los comercios con 100 años de antigüedad. Desde la calle Galanes, Josepa y su hija Anna Casas explicaban al Diari que el secreto del éxito a lo largo de tantos años ha sido la estrecha relación con el cliente, escuchar sus demandas y ofrecer siempre un producto de calidad adaptado a sus necesidades. En su caso, además, han hecho de la especialización su principal valor centrándose en el calzado de estar por casa.

La tienda Calçats Casas Girona ha sido la última en alcanzar los 100 años de historia. FOTO: A. González

Temas

Comentarios

Lea También