Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

"La peluquería no aburre, te deja crear e innovar"

El reusense Felipe García empezó en el sector de la peluquería por casualidad. Mientras realizaba la formación, encontró que su verdadera motivación era innovar y emprender por su cuenta

Cristina Valls

Whatsapp
García en una de sus peluquerías de la ciudad. Foto: A. González.

García en una de sus peluquerías de la ciudad. Foto: A. González.

Felipe García fundó Casals Perruqueries. Un paso que ya cumple 25 años y una firma que lucen cinco centros de la ciudad, dondetambién se ofrecen servicios de estética y solarium.

- ¿Cuando empezó en el sector de la peluquería?

- Fue una decisión bastante natural. Soy el primero de mi familia que se dedica a esto. De hecho, mi padre venía del sector de la construcción y cuando se suponía que tenía que seguir sus pasos, vi que no me atraía mucho, descarté estudiar una carrera y me decanté por la peluquería. Encuentro que se trata de oficio que no para de crecer y evoluciona a pasos agigantados. Entonces, decidí que quería montar algo por mi cuenta, y de eso hace ya 25 años. Estoy satisfecho, porque la peluquería no aburre, te deja crear e innovar. Aun así, mi estilo estaría entre lo clásico y lo rompedor, nunca hay que dejar de lado la base.

 

- Están de celebración y, a juzgar por la presencia de peluquerías suyas en Reus, no le ha ido nada mal....

- Ahora mismo, tenemos cinco peluquerías en la ciudad. Casals Perruqueries en la plaza Pau Casals, en frente del Carrefour y el Hotel NH; en la Riera Miró; en la calle Rofer de Belfort; en la calle Astorga; y en la calle Bernat de Cabrera. Nos ha ido bien, pero hemos notado muchos altibajos con la crisis. Por no hablar del incremento del I.V.A., del 7 al 21%. Cambios como este nos hacen padecer. Además, también ha habido una clara proliferación de peluquerías low cost, que nos hacen resentirnos un poco. Esto hace que el oficio y la calidad se desvirtuen.

 

- Ahora mismo, después de los bares, la peluquería es el negocio que más abunda en Reus...

- Exacto, el volumen que hay es quantioso. Lo que tal vez estamos viendo más es que no hay tanto profesional como antes. La formación siempre tiene que ser contínua. En nuestro caso, realizamos algunos cursos a distancia y hemos de acreditar que continuamos actualizándonos. Es una garantía a la que nos tenemos que ceñir como professionales.

 

- ¿Las tendencias en el sector han cambiado desde que usted comenzó?

- A pesar de que todas nuestras peluquerías son unisex y ofrecemos también estética, solarium, yo me ciño más en el terreno corte masculino y baberbería. El cambio que he visto desde mis inicios hasta la actualidad ha sido el retorno de la moda de las barbas. Es decir, antes se llevaban mucho, hubo una temporada en que dejaron de ser moda y desaparecieron. De repente, han vuelto a ser tendencia, requieren de unos cuidados y un mantenimiento distinto al de antes. Nosotros, por ejemplo, solemos realizar cortes a capas, degradados con navaja y cosas por el estilo.

 

- ¿Por qué Casals?

- Aprovechando que soy de Reus, pensé que mi nombre no quedaría tan bien como el nombre de la plaza en la que estamos situados en la peluquerías, de la plaza Pau Casals. Hacía un guiño a mi lugar de origen.

 

- Después de 25 años de trayectoria, ¿con qué se queda?

- Con el trato al cliente y sus historias. Se aprende muchísimo a lo largo de los años. La peluquería de la plaza Pau Casals, donde suelo estar siempre, no está en el centro y quienes acuden aquí son gente que nos conoce, que hace años que atendemos. Son clientela muy fiel.

 

- Tendrá anécdotas también...

- En mi caso, suelo hacer la broma a los hombres que atiendo de que ofrecemos un tipo de corte de pelo en el que triunfarán con las mujeres y lo llamamos el ‘a por ellas’. Muchos clientes además te explican sus historias de amor, sus preocupaciones e incluso cómo hicieron fortuna. Nos entretenemos mucho, lo pasamos bien y acabamos sabiendo cuales son sus gustos y, por descontado, qué hacer para que se sientan bien atendidos.

 

- ¡Es más que un servicio de peluquería entonces!

- La clave es hacer que se sientan como en casa, porque un corte de pelo es muy particular.

Temas

  • REUS

Lea También