Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

La ruta modernista de Reus cumple 20 años

Creó una oferta turística antes inédita en la ciudad y puso en valor el patrimonio modernista. Las acciones posteriores se han implantado gracias a su éxito   

Diari de Tarragona

Whatsapp
Una familia de turistas se fotografía junto a la Casa Navàs, una de las principales joyas modernistas de la ciudad.  FOTO: alfredo gonzález

Una familia de turistas se fotografía junto a la Casa Navàs, una de las principales joyas modernistas de la ciudad. FOTO: alfredo gonzález

Pasear por el centro y cruzarse con turistas ha dejado de ser una novedad. La imagen de un grupo de personas detenidas ante un edificio modernista con la vista alzada y una guía de la ciudad en la mano incluso resulta familiar. Pero no era así hace 20 años. Los 90 eran otros tiempos y todo pasaba por captar a los clientes autóctonos gracias al fuerte atractivo comercial de Reus. No existía campaña promocional que no focalizará su atención en la potente oferta de tiendas situadas en las calles Llovera, Monterols y los distintos arrabales. 

Fue entonces cuando se planteó la idea de ir más allá. Crear una marca propia de ciudad con el potencial suficiente como para atraer a los turistas por ella misma o como complemento ideal a la oferta de sol y playa de la costa. El resultado de todo ello fue la creación de la Ruta Modernista de Reus. Una idea surgida gracias al vasto patrimonio modernista que atesora la ciudad con edificios como la Casa Navàs, Casa Gasull o Casa Rull y de arquitectos del prestigio que tuvieron Lluís Domènech i Montaner o Pere Caselles.

El planteamiento inicial del Patronat Municipal de Turisme i Comerç se centró en la edición de 5.000 guías (editadas en catalán, castellano, inglés, francés e incluso japonés) para «promover el importante patrimonio arquitectónico modernista de la ciudad», según recoge la crónica del Diari del día de su inauguración el 14 de junio de 1997. 

El Gaudí Centre recibió el año pasado unos 61.000 visitantes, con el turista francés a la cabeza 

Dos hechos destacaron por encima de todo. El primero, que la guía incluía una selección de 26 casas catalogadas modernistas situadas en el centro para que pudieran ser visitadas paseando. Esto, por ejemplo, excluyó en un primer momento al Pavelló dels Distingits de l’Institut Pere Mata, incluido posteriormente y convertido en uno de sus principales puntales con miles de solicitudes al año para poder ser visitado. 

Y en segundo lugar, por el hecho de que la inauguración de la ruta surgió de la mano del inicio de una campaña similar en Barcelona. Una situación, señalan los antiguos responsables del patronato, del todo fortuita pero que proyectó todavía más la iniciativa modernista reusense.

El estandarte del turismo cultural
Pasado todo este tiempo, la Ruta Modernista cumple este año su 20 aniversario totalmente consolidada y como uno de los principales puntales del turismo cultural de la ciudad. Según datos facilitados por la Agència Reus Promoció, el año pasado registró unos 7.000 visitantes. Aún así, los datos no corresponden a su impacto real, ya que son muchos los turistas que realizan la ruta sólo con la guía de mano y buscando los inmuebles identificados.

Precisamente, éste fue uno de los elementos que más se tuvo en cuenta en su nacimiento: ofrecer un complemento al shopping de alto valor cultural y con casas modernistas de todo tipo. Una muestra más fiel de la importancia actual que tiene la Ruta Modernista, por ejemplo, es que este verano cerca del 30% de las consultas de los visitantes se ha centrado en alguno de sus elementos.
Si el inicio de la Ruta Modernista, y las posteriores visitas al Pavelló dels Distingits de l’Institut Pere Mata (más de 7.000 el año pasado), supusieron un salto cualitativo para el turismo de la ciudad, el otro fue sin duda la inauguración del Gaudí Centre. 

Sobre todo porque su apertura dio a conocer a todo el mundo que el ilustre arquitecto Antoni Gaudí es hijo de Reus y, además, lo vinculó con la oferta turística y modernista de la ciudad. Una acción, además, que inició un nuevo camino hacia la desestacionalización de la temporada para lograr aumentar el número de visitantes más allá de los meses centrales del verano. 

El año pasado, el museo de interpretación de la obra del arquitecto Antoni Gaudí recibió cerca de 61.000 turistas, el 73% de ellos extranjeros con el francés (22%) y el ruso (26%) como principales. 

Comentarios

Lea También