La transformación de la avenida Onze de Setembre de Reus sigue con 32 nuevas viviendas

En el último año y medio, el sector se ha ido dinamizando, con la urbanización de la zona, la construcción de un supermercado, un parque y una rotonda que ha apaciguado el tráfico

Montse Plana

Whatsapp
Imagen virtual de los bloques de Unifamiliar Sant Jordi. Ahora, la inmobiliaria está ejecutando el bloque que hace esquina.    FOTO: cedida

Imagen virtual de los bloques de Unifamiliar Sant Jordi. Ahora, la inmobiliaria está ejecutando el bloque que hace esquina. FOTO: cedida

La zona de Mas Mainer sigue urbanizándose y, después que el año pasado abriera puertas Mercadona y se habilitara un parque, ahora, la inmobiliaria Unifamiliar Sant Jordi ha empezado a levantar 32 viviendas en la avenida Onze de Setembre que permitirán dinamizar esta zona que se encuentra en plena vía de expansión. Los trabajos empezaron hace pocas semanas y, según explica al Diari el gerente de la inmobiliaria, Daniel Roig, las futuras viviendas –de entre cuatro y cinco habitaciones– estarán distribuidas en un solo bloque de planta baja, ocho pisos y un parking soterrado con 70 plazas. Los trabajos se prevén que se alarguen, aproximadamente, entre un año y medio y dos.

Ésta será la primera fase de un proyecto que se plantea en un total de cinco», con bloques de 32 pisos cada una de las fases, según explica Roig, quien añade: «Iremos proyectando poco a poco, en función de las necesidades y a medida que los pisos construidos vayan habitándose». «Nos basamos en la solidez demográfica de la ciudad, es decir, en que la oferta de pisos vaya de acuerdo con la demografía», aclara. De los 32 pisos, todos ellos con terrazas de 40 metros, ocho serán con precio concertado (limitado por el Estado) y los 24 restantes serán de precio libre. 

Una zona céntrica

Desde Unifamiliar Sant Jordi se describe esta zona de la avenida Onze de Setembre como «estratégica». «Céntrica y, a la vez, tranquila», dice el gerente Daniel Roig, quien asegura que cumple con «el proceso de centralidad que la sociedad está experimentando». Y es que Roig, que también es el presidente de la Agrupació Provincial de Promotors de Tarragona, explica que la tendencia general de la ciudadanía en Catalunya es volver al centro de las ciudades, después de unos años en los que la tendencia fue al contrario, de ir a vivir a las afueras y urbanizaciones. «Ahora, la gente vuelve con la intención de poder ir a pie, de tener servicios al lado de casa», explica. Así, subraya que se trata de pisos dirigidos, sobre todo, a «esta gente que vuelve al centro» y también a familias. La construcción de los pisos también irá acompañada de la habilitación de zona ajardinada y de piscinas para los vecinos del futuro bloque.

El gerente de la inmobiliaria Sant Jordi también apunta otros factores, como la sostenibilidad, «con pisos con un importante ahorro energético y un mayor confort acústico, con cierres de ventanas más gruesos y soluciones constructivas para aislar de las temperaturas externas y también de los ruidos».

La construcción de los futuros 32 pisos ha despertado el interés de mucha gente, según apunta Daniel Roig. Así también lo constatan distintos vecinos con los que el Diari ha hablado. Josepa Cervera, por ejemplo, opina que el nuevo edificio revitalizará esta zona, «ya que hoy en día es una zona de tránsito». Además, valoran positivamente que, el que hasta hace poco más de un año era un solar, se haya urbanizado. «Ahora se puede pasear tranquilamente», explica Marina Roig. También señala que, antes, los terrenos «estaban llenos de basura» y, en este sentido, se ha ganado en limpieza y seguridad, ya que, por la noche, «hay más luz». Lo constata también otro vecino de la zona, Pep Aguadé. En su caso, subraya que «hay más movimiento en el barrio» y considera que el parque construido recientemente en esta zona, «atraerá gente en verano». 

Una zona en expansión

La construcción de estos 32 pisos representa una importante transformación urbanística de estos terrenos. Fue en 2016 que el pleno del Ayuntamiento de Reus aprobó la modificación del POUM con la voluntad de que Unifamiliar Sant Jordi pudiera ejecutar esta intervención. Como recuerda el gerente de la inmobiliaria, Daniel Roig, «hace ya unos años que empezamos a trabajar». Y es que la urbanización del sector ha ido a cargo de Unifamiliar Sant Jordi, con la construcción de la nueva rotonda inteligente entre la avenida Onze de Setembre y calle del General Moragues, que permitió eliminar los semáforos que anteriormente había en este cruce. También se creó la acera y se habilitaron espacios verdes de uso público. Unos trabajos que se ejecutaron a finales de 2017. En 2018, se procedió a ejecutar el nuevo parque de Mas Mainer y, hace poco más de un año, Mercadona abrió un nuevo supermercado justo al lado del edificio que ahora la inmobiliaria está empezando a construir y que permitirá rellenar el «único solar que queda en esta zona», señala Roig. 

El supermercado, el nuevo parque y la urbanización del sector ha permitido revitalizar la zona, un sector en el que aún queda construir el poliligero para la escuela Joan Rebull. Un equipamiento que el Ayuntamiento prevé construir en breves y es que, como se recuerda desde Unifamiliar Sant Jordi, se habilitará en unos terrenos cedidos al consistorio. El pasado mes de febrero, el proyecto salió a exposición pública para, posteriormente, empezar la licitación. El poliligero tendrá una superficie de 2.565 metros cuadrados, con una pista de 22x44 metros, apta para la práctica de distintas modalidades deportivas.

Con este nuevo equipamiento, el sector estará prácticamente ejecutado, a la espera que en los próximos años Unifamiliar Sant Jordi siga adelante con las siguientes fases previstas de la promoción de viviendas.

Apostar por crecer

Revitalización. La avenida Onze de Setembre ha ganado

Artículo de opinión de Carla Bergadà

Cualquier apuesta que haga ganar vida a un barrio reusense es sinónimo de victoria. Que Reus siga creciendo no puede verse de ninguna manera con malos ojos. Y si para ello hace falta mover un supermercado e instalar unos columpios, bienvenido sea. 
En el caso concreto de la avenida Onze de Setembre, es indudable que la zona está sumergida en un importante cambio de imagen. Una rotonda dio agilidad al tráfico y Mercadona hizo ganar movimiento al Juroca. 
Todavía no podemos calificarlo de ‘éxito’. Es cierto que es realmente complicado encontrar a alguien en el Parc 1 d’Octubre, los mismos vecinos lo comentaron al Diari cuando visitó ayer el barrio. Pero los nuevos edificios podrían cambiarlo. En cualquier caso, ¿alguien preferiría mantener el descampado que anteriormente había al lado de la escuela Joan Rebull?
La modernización, el aumento de circulación de transeúntes y coches, el parque... Es una buena noticia que el gobierno consiga potenciar así un área que, estando en la zona norte, ha vuelto a hacerse su hueco en la ciudad. La cercanía del colegio, de La Fira y por qué no, su no excesiva lejanía del centro, seguramente conseguirán ocupar sin problemas los futuros bloques.

Temas

Comentarios

Lea También