Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Las defensas confían en la absolución de los imputados en el caso de La Sedera

El juicio queda visto para sentencia
Whatsapp
Manifestantes delante del juzgado de Reus. Foto: F. Gras

Manifestantes delante del juzgado de Reus. Foto: F. Gras

Visto para sentencia el juicio por el caso de La Sedera. Durante la mañana de este miércoles declararon ante la juez del Penal número 2 de Reus las tres personas imputadas por los presuntos delitos de desorden público, atentado contra la autoridad y falta de lesiones a un agente de la Guàrdia Urbana tras intentar desplegar una pancarta contra el proyecto urbanístico de La Sedera durante el pleno municipal de 2009. Para ellos, el Ministerio Fiscal solicita multas de 13.000€ y, para Ricard Aragonès, además, un año y medio de prisión como responsable de la presunta agresión a un agente tras abandonar el Ayuntamiento de Reus. Él mismo, a la salida de la sesión, se mostraba satisfecho de haber podido explicar su versión de los hechos y confiado en la absolución de todos ellos. “Quedará en nada porque hemos demostrado que teníamos razón. Ejercimos nuestra libertad de expresión y todo se ha sobredimensionado por una mala actuación policial”, sentenciaba ante la aprobación del resto. En este sentido, también se mostraba crítico con las intervenciones que realizaron los agentes durante el juicio a los que acusaba de “contradecirse y mentir para protegerse”.

Uno de los abogados de la defensa y miembro del Col·lectiu Ronda, Carles Perdiguero, dejaba claro que las imágenes de lo ocurrido en el pleno municipal (que se visualizaron durante la vista) demuestran que la actuación fue “desproporcionada”. Así también lo manifestaban algunos de los testigos que prestaron declaración y que ese día estaban en el pleno como, por ejemplo, el exconcejal de la CORI Ariel Santamaria. El otro abogado defensor, Josep Maria Pujol, añadía que, tras escuchar las intervenciones de los agentes, quedaba probado que existía un dispositivo especial para evitar que se desplegara la pancarta y que los jóvenes se pudieran manifestar. También destacaba que, a diferencia de otras ocasiones, ese día no se llamó al orden o se avisó previamente a los asistentes antes de la actuación policial. Aún así, no quedó probado que la orden procediera directamente del exalcalde de Reus, Lluís Miquel Pérez. Las defensas se mostraban satisfechas del juicio y confiaban en que la sentencia del 29 de diciembre absolverá a los tres imputados.

En cuanto a la falta de lesiones a uno de los agentes por parte de Ricard Aragonès tras abandonar el salón de plenos, la vista quedó un tanto desdibujada por la ausencia de sus principales implicados como son el agente agredido y la médico forense que acreditó el alcance de las lesiones. A pesar de no poder asistir al juicio, el Ministerio Fiscal no decidió anular la sesión. También fue baja como testigo el alcalde de Reus, Carles Pellicer, por indignación de los imputados, que consideraban su intervención de gran importancia por la relevancia del cargo que ostenta en la actualidad. Cabe recordar que el Ayuntamiento de Reus se retiró como acusación particular y que, recientemente, el proyecto urbanístico de La Sedera ha quedado anulado por decisión del Tribunal Superior de Justícia de Catalunya.

Antes de iniciarse el juicio, unas cincuenta personas se concentraron a las puertas de los juzgados de Reus como medida de apoyo a los imputados. Los manifestantes desplegaron una gran pancarta en la que se pedía su absolución bajo el eslogan Contra l’especulació. #SomMésde8. Cabe recordar que en los inicios de la causa también estaban vinculados cinco menores.

 

Temas

  • REUS

Comentarios

Lea También