Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Las goteras permanecen en la estación de autobuses de Reus pese a las obras de remodelación

Desde finales de julio se están haciendo trabajos de mejora. La reposición de paneles de la marquesina y la limpieza de los canalones se ha hecho, pero se siguen formando charcos

Montse Plana

Whatsapp
Charcos de agua en el interior de la estación de autobuses de Reus, tras la lluvia de este pasado domingo.  FOTO: Alfredo González

Charcos de agua en el interior de la estación de autobuses de Reus, tras la lluvia de este pasado domingo. FOTO: Alfredo González

La estación de autobuses de Reus sigue inundándose cuando llueve. Esta es una de las principales carencias de las instalaciones que, con el proyecto de mejoras puntuales ejecutado por Generalitat, tenía que quedar resuelto, «pero no he notado ninguna diferencia», comentaba ayer por la mañana una joven reusense, usuaria habitual del transporte público. Coge a diario el autobús para dirigirse a Tarragona y señala las goteras como el mayor problema de la estación de Reus. «Sí que se han hecho trabajos de mejora en los últimos meses, pero mira los charcos. Son de la lluvia de ayer», decía la joven mientras señalaba una zona del suelo totalmente mojada. El agua se había colado por la estructura y ayer aún se podían ver los charcos y cómo caían las gotas desde la misma estructura.

Los trabajos de mejora empezaron a ejecutarse a finales del pasado mes de julio y, actualmente, están prácticamente finalizados. Según fuentes consultadas del Departament de Territori i Sostenibilitat de la Generalitat –titular de las instalaciones–, las obras se alargarán hasta mediados de noviembre y falta para ejecutar actuaciones relacionadas con la nueva señalización, mobiliario urbano y la instalación de una red para evitar el paso de aves, según información de la semana pasada, añaden las mismas fuentes. 

Los primeros trabajos que se hicieron fueron el cambio de cristales de la marquesina que estaban rotos por nuevos paneles de plástico, más resistentes. También se procedió a limpiar y reponer los canalones de recogida de agua pluvial, para mejorar la evacuación del agua de la lluvia. No obstante, la estación se sigue encharcando, y algunos recuerdan lo resbaladizo que es el suelo de este equipamiento para que, además, se sumen los charcos, lo que aumenta la peligrosidad a que alguien se haga daño.

«Las últimas veces que he ido a la estación, no ha llovido, pero sí que veo que por aquí hay algunos charcos, así que entiendo que todo sigue igual», señalaba ayer otro usuario, Luis Miguel, quien también coincidía en destacar las goteras como el principal problema de la estructura. Esperando el bus también había María Guerrero. Ella hace poco tiempo que coge el transporte público a diario, «sólo dos semanas, pero lo que es evidente es que a esta estación le hace falta una remodelación a fondo», remarcaba Guerrero. Bajo su punto de vista, «parece que sólo han pasado una mano de pintura y, visto los charcos, no se ha solucionado el problema de base», decía. Lo corrobora otra usuaria: «No ha cambiado nada. Vengo a diario y, estos días que ha llovido, he verificado que las goteras siguen, como siempre».

La opinión general de los usuarios es que las mejoras realizadas no son las suficientes, aunque cabe destacar que el proyecto presentado por Generalitat era, específicamente, para hacer «mejoras puntuales». En cambio, los usuarios creen que lo necesario sería una «reforma estructural», «que sea a fondo». añade María Guerrero.

Desprendimientos y palomas

De hecho, las goteras no son el único problema de la estación de autobuses de Reus. Como ya se ha comentado, parte de las obras realizadas han consistido en cambiar los cristales rotos de la marquesina por láminas de plástico. Y es que, tras años acumulando carencias, la gota que colmó el vaso fue el pasado mes de febrero, cuando algunos fragmentos de la marquesina se desprendieron a raíz del viento. El mismo Ayuntamiento asumió, en ese momento, la reparación puntual de estos desperfectos. Pero se evidenciaba su mal estado, por lo que se procedió a vallar distintas zonas de la estación por seguridad. 

Paralelamente, desde Generalitat se trabajaba en un proyecto de mejoras puntuales para intentar dar solución a las carencias. En verano de 2018 se había anunciado una inversión de 100.000 euros en mejoras que tenían que empezar a finales de ese año. El inicio de las obras se atrasó y, finalmente, fue a finales de este pasado mes de julio que los operarios iniciaron las obras.

Se prevé colocar una red contra las aves. Mientras, las palomas siguen presentes. FOTO: Alfredo González

Otro de los problemas de la estación de autobuses de Reus son las palomas. Las aves se cuelan por dentro de la estructura y el suelo se llena de excrementos. En el interior de la marquesina hay, actualmente, una red que tiene por finalidad evitar que las palomas entren, pero siempre hay alguna que se cuela y los excrementos se acumulan en el suelo, lo que crea mala imagen y da sensación de suciedad para los usuarios. Generalitat es consciente de este problema, por lo que el proyecto prevé que, en los próximos días, se instale una nueva red para evitar el paso de aves.

Una quincena de actuaciones

El proyecto de mejoras puntuales de la estación de Reus forma parte de un paquete de obras en la que se incluyen actuaciones en un total de 15 estaciones de Catalunya. En el caso concreto de Reus, la empresa Infraestructuras Tade SL se está encargando de los trabajos, que prevén una quincena de actuaciones. Destaca la reposición de elementos de la claraboya y la reposición de los canalones, pero también se están haciendo otros trabajos, como la nivelación de algunas zonas del suelo, además de pintar los pilares de la estructura. Por otro lado, se colocarán nuevos números de andén. Además, se repondrán las vitrinas de la estación y el rótulo de la estación.

De hecho, una de las quejas de los usuarios es la falta de señalización. Consideran que faltan indicaciones que localicen la estación y que es importante señalizar mejor la entrada al equipamiento, tanto para los vehículos como para peatones. Una reclamación que el proyecto de mejora prevé dar respuesta. A nivel informativo, en más de una ocasión, los usuarios también han criticado que las pantallas informativas que hay en los andenes contienen errores durante los fines de semana, porque, según explican, muestran los horarios de entre semana. En cuanto a la actuación sobre el pavimento, esta también es una de las quejas. Y es que, en algunas ocasiones, se han producido caídas por desequilibrio a raíz del desnivel del suelo.

Los trabajos de mejora en la estación están a punto de terminar y será entonces que se verá si se da cumplimiento a las necesidades detectadas por los usuarios.

Temas

Comentarios

Lea También