Los negocios de Reus vuelven a pagar terrazas y basuras tras el fin de las exenciones por la Covid

El Ayuntamiento dejó de ingresar 754.552 euros, ve culminadas esas ayudas a la reactivación e integra el apoyo en el presupuesto. Bares y gimnasios lamentan que «hizo falta más»

Mónica Pérez

Whatsapp
Una imagen de terrazas de bares en el centro de la ciudad. FOTO:a. gonzález

Una imagen de terrazas de bares en el centro de la ciudad. FOTO:a. gonzález

Las exenciones fiscales que el Ayuntamiento de Reus puso en marcha coincidiendo con la irrupción de la Covid-19 han llegado a su fin este octubre. La última era una moratoria de seis meses en el pago de los recibos de la basura comercial y las terrazas, que se alargó después de haberse previsto en un principio hasta abril de 2021. Entre el año pasado y este, según las cifras aportadas por la concejalía de Hisenda, las arcas municipales dejaron de ingresar 754.552 euros en tasas de terrazas, basura comercial y mercadillos. Ahora, el gobierno local da por culminadas estas ayudas de reactivación, que salieron adelante «con recursos propios». Pero, tal como concreta la concejala del ámbito, Mariluz Caballero, integrará el impulso a la actividad económica en los presupuestos, donde «estuvo presente ya desde antes y también durante la pandemia».

En cuanto a los sectores a los que iban dirigidas estas medidas fiscales específicas, el presidente de la Associació d’Empresaris d’Hostaleria de Reus (AEHR), Xavier Salvat, expresa que «nos parece bastante mal tener que volver a pagar» y añade, sobre la última moratoria, que «nosotros lo que pedimos fue la condonación». «El impacto ha sido muy pequeño», lamenta, y recuerda que «los que hemos conseguido salir adelante cargamos con una mochila que calculamos que tardaremos al menos tres años de trabajo en poder quitarnos: ha sido un tiempo realmente difícil en el que muchos se han endeudado y tendrán que hacer frente a todo eso». Por su parte, el vicepresidente de la Associació Reusenca de Centres d’Esport i Salut (ARCES), Artur Alabart, valora que «la medida de la recogida de basuras comerciales, por ejemplo en el caso de mi local, que es uno de los más grandes, nos ha supuesto 38 euros». Alabart apunta que «nos hizo falta mucho más, pero solamente hemos tenido esto» y dice que «si el Ayuntamiento ha abierto alguna línea a la que nos pudiéramos acoger, los criterios eran demasiado restrictivos como para acceder a ella». «No es una crítica, pero otras administraciones han planteado ayudas directas», concluye.     

«Ayudamos con recursos propios. Eran medidas para una situación que    fue excepcional»
Mariluz Caballero. Concejala de Hisenda

El Ayuntamiento presentó públicamente su primer Pla de Reactivació Econòmica i Social, dotado con 4,5 millones de euros, el 18 de mayo de 2020, apenas dos meses después de la declaración del Estado de Alarma. Para este 2021 se generó otro Plan de Reactivació, también con 4,5 millones. Caballero recuerda la «reacción rápida» del ejecutivo y el consenso del que se rodearon las acciones incluidas en el documento, que tenían un carácter «de excepcionalidad». En este mismo sentido, la concejala destaca que, antes de poner en marcha las exenciones fiscales, hubo reuniones con los representantes de todas las actividades económicas que iban a resultar beneficiadas y que el punto de vista de todos fue tenido en cuenta. Las medidas se dirigieron a aquellas actividades más golpeadas por la crisis y que tuvieron que cerrar como consecuencia del confinamiento.

«Los empresarios pidieron ayuda para lograr salvar sus negocios y para salvar también los lugares de trabajo y nos comprometimos a ayudarles, cosa que hicimos con recursos propios pese a que no son infinitos», explica Caballero, que precisa que «estas ayudas se ajustaban a una serie de necesidades concretas que se produjeron», generadas por la pandemia. A partir de eso, «quedamos en estar pendientes de la evolución de las consecuencias de la Covid-19, siendo muy conscientes del esfuerzo que estábamos realizando».

«Nos parece mal tener que volver a pagar. Tardaremos tres   años de trabajo en recuperarnos de esto»
Xavier Salvat. AEHR

Ahora, estas medidas se extinguen porque «ya no hay esa excepcionalidad», tal como explica, Caballero, que aclara que «son los presupuestos los que recogen estas políticas» y que «de hecho, antes de la pandemia ya había partidas de este tipo, que se han mantenido». «Este Ayuntamiento tiene subvenciones y bonificaciones», precisa, y añade que «como gobierno, permanecemos siempre expectantes a cualquier necesidad que pudiera surgir». La cuestión es que actualmente, según destaca la concejala de Hisenda, «la situación es diferente a la que había en aquel momento, que fue excepcional igual que las medidas, y nos consta que lo que más quieren los sectores es poder trabajar». En cualquier caso, subraya Caballero, «el apoyo del gobierno reusense a estos sectores y a la sociedad no se puede poner en duda».

En concreto, en 2020, el gobierno aplicó una exención fiscal de la tasa de terrazas y mercadillos durante tres trimestres; la misma medida para la recogida de basura comercial el último trimestre del año y también del 14 de marzo al 20 de mayo; y una moratoria general de los impuestos «para ayudar a la ciudadanía» hasta finales de año, además de otras medidas. El Ayuntamiento dejó de ingresar, durante ese ejercicio, 111.636 euros por las terrazas, 75.000 por los mercadillos y 242.735 euros por la basura comercial, además de gestionar el desajuste en la entrada de recursos que supuso la moratoria de los impuestos. En total, 429.371 euros. 

Para este 2021, se aprobó en un inicio una exención de la tasa de terrazas que estuvo vigente los tres primeros meses, igual que la de mercadillos y la de recogida comercial. Después, mediante decreto de la concejala de Hisenda, se incluyó una moratoria de seis meses en los recibos de ocupación de vía pública y recogida de basuras que expiró el pasado mes de octubre. Este ejercicio, por lo tanto, el Ayuntamiento ha dejado de percibir 72.002 euros por las terrazas, 50.000 por los mercadillos y 203.179 por la recogida de basura comercial.

«La medida de las basuras, por ejemplo, en mi gimnasio que  es grande solo ha supuesto 38 euros»
Artur Alabart. ARCES

Los diferentes conceptos configuran un global de 225.181 euros. Y la suma de 2020 y 2021 alcanza, siempre según datos facilitados por la concejalía de Hisenda, los 754.552 euros. Caballero incide en que «el 2020 fue un año en que hubo más cierres, mientras que hacia 2021 las restricciones se fueron flexibilizando y ha habido más movimiento».      

Otros municipios. En Tarragona los bares no pagarán  las terrazas al menos hasta 2022

Si bien el fin de las exenciones fiscales en Reus hace que los bares y restaurantes vuelvan a pagar la tasa de terrazas, la situación no es igual en otros municipios. En Tarragona, por ejemplo, no se abonará al menos hasta 2022. En su caso, el Ayuntamiento calcula que, con la exención, ha dejado de ingresar cerca de un millón de euros desde marzo del pasado 2020.

Preguntada por esto, la concejala de Hisenda de Reus, Mariluz Caballero, indica que resulta complicado comparar entre localidades y que habría que tener en cuenta otros conceptos como la presión fiscal. Recuerda, también, que las ayudas «fueron excepcionales por la Covid».

   

Temas

Comentarios

Lea También