La reactivación del consultorio del Gaudí de Reus, pendiente de un análisis de la salud del barrio

Salut quiere ahora ver las necesidades de la población «más alla de valorar solo la reapertura». El espacio, que cerró en 2020, ha sido asaltado. Los vecinos están dispuestos a recuperarlo «sí o sí»

MÓNICA PÉREZ

Whatsapp
El dispensario sufrió una intrusión durante el puente de la Purísima. FOTO: F. ACIDRES

El dispensario sufrió una intrusión durante el puente de la Purísima. FOTO: F. ACIDRES

El consultorio médico del barrio Gaudí, que paralizó su actividad con el Estado de Alarma, continúa cerrado y sin fecha de reapertura 21 meses después. El espacio, donde se atendía principalmente la gente mayor de esta zona de Reus –derivada desde entonces al CAP Llibertat, a casi 1,5 kilómetros– está precintado por la Guàrdia Urbana: durante el puente de la Purísima sufrió un asalto y la puerta sigue rota, aún rodeada de cristales. Pacientes y residentes, siempre con el apoyo de la Associació de Veïns, no dejan de reclamar que en el centro se vuelva ya a pasar consulta. La Generalitat apunta ahora que «para atender las solicitudes de las personas que viven en este barrio, se realizará un análisis de las necesidades, con el objetivo de poder decidir la mejor estrategia más allá de valorar solo la reapertura del centro».

En la respuesta a una pregunta parlamentaria formulada por el grupo de ECP, el Departament de Salut especifica que «este análisis contemplará diferentes indicadores relacionados con la población residente, como el estado de salud, el índice de envejecimiento y la tasa de sobreenvejecimiento, y la cifra de personas que viven solas, entre otros». El redactado no deja del todo claro si este estudio resultará vinculante ni si podría derivar o no en un movimiento que los vecinos vienen temiendo desde marzo de 2020, que el dispensario pudiera desaparecer. Lo que sí recuerda Salut es que «el consultorio clausuró su actividad (…) por la reorganización de la actividad asistencial de la ABS Reus 3 motivada por la Covid-19» y que se ha seguido tratando a enfermos en el CAP Llibertat y «en atención domiciliaria en los casos en que ha sido necesario, tanto a demanda como de forma programada».

La realidad es que, desde el estallido de la pandemia, parte de la presión que soportaba el consultorio ha recaído de facto en la farmacia del barrio, a donde se dirigen muchos pacientes cuando no se encuentran bien y no pueden o no quieren recorrer el trecho andando –o subir al bus habilitado– que les separa ya de su médico de cabecera. Isabel Velasco es una de las vecinas que ayer compraba su tratamiento y lamentaba que «aquí teníamos médico y enfermera, nos visitábamos y nos hacíamos los análisis, y nos llevaban bien porque nos conocíamos». Para otro de los mayores de la zona, Daniel Muñoz, ir al CAP Llibertat «es un mundo. La gente de edad nos vemos que tenemos que llegar hasta él andando porque el bus tampoco va bien y a lo mejor no hay alguien disponible para llevarnos; aquí me sentía seguro».

Lo mismo piensa Antonio Montoya, que dice que «hace mucho ya que el consultorio tendría que haber abierto; entendemos lo de la Covid, pero se puede adaptar igual que todo y hacer cola fuera o lo que sea necesario». «Tenemos la impresión de que no quieren abrirlo y somos pacíficos pero no dejaremos que cierre, haremos lo que haga falta», dice. Y otro usuario, Antonio Valverde, explica que «el servicio es muy importante porque hay gente mayor, que lleva caminador o lo que sea, que no tiene movilidad y no está para desplazarse».

Al frente de la Associació de Veïns del barri Gaudí, Maria del Mar Escoda lo ve claro: «El consultorio tiene que abrir sí o sí porque es una necesidad para toda la población y especialmente para la más envejecida, que aquí es mucha; precisamente atender a los mayores era su principal finalidad». «Además de la función médica, llevaba a cabo muchas otras que son imprescindibles para las personas, y no vamos a perderlo. Si Salut no nos escucha, entonces nosotros avanzaremos, iremos más arriba y veremos lo que hacemos», concluye. El sindicato USITAC exige también la reapertura inmediata.

Temas

  • barrio Gaudí
  • Reus
  • consultorio

Comentarios

Lea También