Residentes de Reus piden soluciones y diálogo para poder empadronarse

Respaldados por la CUP, varias personas exponen que tienen «dificultades» para agilizar su entrada en el padrón municipal, un trámite que les facilitaría poder tener asistencia sanitaria

C. VALLS

Whatsapp
Sebastià Guillemat tiene «dificultades» para poder empadronarse en la ciudad. FOTO: FABIÁN ACIDRES.

Sebastià Guillemat tiene «dificultades» para poder empadronarse en la ciudad. FOTO: FABIÁN ACIDRES.

El activista de la asociación sin ánimo de lucro Reus Som Útils (ARSU), Sebastià Guillemat, describe que vive una situación «difícil», agravada por la crisis. «Vivo con mi madre en Reus y soy voluntario en la ciudad, pero no estoy empadronado. Eso me repercute en diferentes puntos. No tengo tarjeta sanitaria, ni acceso a medicamentos que necesito. La administración no nos contesta. No comprendemos a dónde tenemos que dirigirnos. Sólo pido una mesa de diálogo para que nos ofrezcan una solución», solicitó ayer.

Por su parte, Raquel Alba Rodríguez, también «sin poder» empadronarse en la capital del Baix Camp, expuso que «tengo una casa arrendada por 300 euros y, desde hace un año, vivo en una habitación de la Fonda Suïssa, la comparto con otra persona y en total pagamos 450 euros al mes. Al no estar empadronada, me ha sido denegada la renta garantizada. ¿Se puede vivir con tan sólo 75 euros al mes?», apuntó.

Además, destacó que, con la llegada de la pandemia «no hay trabajo». «Necesito unas gafas porque tengo miopía y no me las puedo permitir. También necesito medicamentos porque tengo una rodilla rota», expuso. Pide que la escuchen y que la ayuden a empadronarse.

Issam Oudriss, miembro del movimiento por la vivienda y vecino del barrio Fortuny, manifestó que «en la zona sur de Reus estamos viendo familias numerosas y monoparentales en situaciones de exclusión social, con muy pocos ingresos y con dificultades para seguir adelante». Habló de alquileres «inaccesibles, con precios que ascienden a los 450 euros por tan sólo 50 o 60 metros cuadrados». Eso demuestra, dijo, que «servicios sociales no ofrece una asistencia básica; a dónde ellos no llegan, aun así, llegamos los vecinos y las vecinas», declaró. Y detalló que, gente voluntaria se organiza con fines solidarios para poder echar una mano. «Hablamos con entidades bancarias y lo que convenga. Somos nosotros, a nivel particular, quienes nos organizamos, y todo para aspirar a una vida y un techo dignos», resumió.

La situación de la vivienda

Estos tres testimonios hablaron ayer durante una rueda de prensa de la CUP para ilustrar, según apuntó el concejal Edgar Fernández, «cómo se ha agravado la situación de la vivienda en la ciudad». En este sentido, los cupaires aseguraron que «el gobierno de la ciudad incumple la Ley 7/1985, en la que se regulan las bases del Régimen Local para denegar el padrón a determinadas personas, cuando la normativa no detalla restricciones ni condicionantes para efectuar el trámite, además de la propia inscripción».

Añadió, por otro lado, que la creación de la Comissió Municipal d’Habitatge «ha tardado tres años». Describió este dato como «toda una declaración de intenciones, demuestra que no es prioritario para la administración». Por lo que se refiere a las mociones propuestas en el pleno municipal y relacionadas con el tema, Fernández valoró que, «a pesar de que están bien intencionadas y generan debate, acaban siendo inútiles; entre todos deberíamos poner sobre la mesa las necesidades y carencias que hay y actuar», resolvió.

Desde la formación anticapitalista se instó, en consecuencia, a que el gobierno «cumpliera con la Ley» y que «empadronara a todas la personas que viven en la capital del Baix Camp, independientemente de si se es propietario de una vivienda o de si se tiene un contrato de alquiler formal; vemos a servicios sociales paralizados», manifestó.

En esta línea, Fernández también puso en relieve que, «cuando se hable de ocupaciones ilegales, veamos qué persona hay detrás, porque siempre es alguien con necesidades».

En respuesta a la CUP, desde el Ayuntamiento de Reus dijeron que «se cumple con la normativa y no se deja de empadronar a nadie que cumpla los requisitos de la Ley de empadronamiento». Añaden, también, que tienen abierto, en la página web municipal, un espacio de asesoramiento «para dar facilidades a la ciudadanía en todos aquellos trámites vinculados al padrón». En este espacio, destacan, se puede encontrar información, documentación de apoyo, preguntas frecuentes y enlaces a todos los trámites.

El centro y la periferia

Fernández aprovechó el encuentro para comentar «la relación» que tiene la administración con los barrios. «Si sales del casco antiguo, parece otro lugar. Ya lo vemos con la campaña de Navidad, todo se concentra en la zona centro. Vivir en Reus es, en muchos casos, inasumible. Los alquileres son muy altos y hay muchas trabas. Se está criminalizando la pobreza», completó.

Temas

Comentarios

Lea También