Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Satisfacción entre las joyerías de Reus que cambiaron su horario para conciliar

Desde el pasado enero, un grupo de comerciantes del sector avanzó el cierre de sus comercios, en el marco de una medida con la que afirman haber obtenido buenos resultados y no descartan ampliar en un futuro

Cristina Valls

Whatsapp
Los clientes de las joyerías han conocido el proyecto del cambio de horario por el eco que se ha hecho en redes sociales. FOTOs: Alba Mariné

Los clientes de las joyerías han conocido el proyecto del cambio de horario por el eco que se ha hecho en redes sociales. FOTOs: Alba Mariné

Desde el pasado mes de enero, un grupo de comerciantes del sector de la joyería en Reus se puso de acuerdo para cerrar su comercio media hora antes con el objetivo de racionalizar las jornadas laborales. Así pues, hasta finales de este mes, las joyerías participantes han cerrado media hora antes, es decir, a las 20 horas. 

Los fines de semana, eso sí, el horario de cierre no ha cambiado y ha continuado siendo hasta las 20.30 horas. Las joyerías que forman parte de los cambios horarios son la Joieria Rovira Fusté, la Joieria Solanes, la Joieria Prats, la Joieria Santi Pàmies, Joiart y la Joieria Serrano

«Personalmente sí que he notado mucho la diferencia. Media hora para nosotros no es sólo cerrar a las 20.30 horas y listo. Existe todo un proceso en nuestro sector y hay que invertir tiempo. Lo que sí hemos notado, es que llegamos antes a casa y además ganas mucho al tener niños pequeños. No es lo mismo llegar a casa y poder cenar con ellos, que no hacerlo», explica Laia Pàmies, de la Joieria Santi Pàmies. Aun así, a partir de abril los horarios volverán a la normalidad, puesto que el buen tiempo dará lugar a un mayor movimiento de gente en las calles. La iniciativa, en principio, volverá a impulsarse otra vez del 1 de octubre al 30 de noviembre. «Yo encuentro positiva esta iniciativa a la que nos hemos apuntado unos cuantos comerciantes del mismo sector y creo que, en parte, puede ser complejo empezar a racionalizar horarios, pero por algo hay que comenzar», añade Pàmies. 

«Cerrando media hora antes hemos ganado mucho, sobre todo al tener niños pequeños en casa»
Laia Pàmies , Joieria Pàmies

En este sentido, explica que es difícil porque básicamente «te cuestionas el tema de la competencia con las grandes empresas. Éstas disponen de una mayor infraestructura y pueden poner a más gente haciendo turnos». «Creo que habría mucha más esperanza con este tema si hubiera un acuerdo que uniera a todos los comerciantes, y se apuntaran a hacer los mismos horarios, si es que es el deseo de todos cambiarlos con el fin de lograr una conciliación familiar», afirma Laia Pàmies

«Los clientes no han notado nada, pues son sólo treinta minutos. El que estaba acostumbrado a venir a última hora, también se ha adaptado. Hay comprensión. También hay que tener en cuenta que con muchos de los clientes establecemos ciertos acuerdos. Si uno viene expresamente desde Valls o Montblanc hasta Reus y sale tarde de trabajar, sé que lo he de esperar. Eso viene con el cargo, es decir, esa flexibilidad ya se da por sentada y siempre ha sido habitual en el negocio», detalla Pàmies.  

«Acortar horarios es  complejo, puesto que el componente climático juega un papel importante»
Albert Espasa, Joieria Espasa
 

Mediodías más cortos

«Nosotros hacemos un balance muy positivo y se ha notado en nuestro ritmo. Los mediodías los aprovechamos trabajando y alargamos menos esa sobremesa posterior a la comida. Nuestros clientes lo han notado más que nada por el eco que se ha hecho en las redes sociales, hablando de la iniciativa. La verdad es que muchos de ellos, nos lo han comentado comprensivos y aplauden la iniciativa», valora Isaac Rovira, de la Joieria Rovira Fusté

En este sentido y según su opinión, cree que, en principio, «el proyecto puede tener continuidad fácilmente», «los sabremos más adelante cuando nos reunamos». «Creo que es muy importante que los comercios del sector pongan  en común cuestiones sobre las cuestiones que no afectan y supongo que este tema se tratará también», añade Rovira. Por otro lado, también han habido otras joyerías de la ciudad que no han participado en el cambio de horarios. Es un ejemplo la Joieria Espasa.

«En nuestro caso, al no participar no hemos notado un cambio. Creemos que la propuesta está muy bien pensada, pero creemos que para llevarla a cabo de forma completa se debería de realizar durante todo el año, aunque es muy complejo y la principal razón es porque Reus es una ciudad que se debe al comercio», atribuye Albert Espasa.

Otro punto en el que incide es que «cuando la gente sale de trabajar es cuando suelen salir y vienen a comprar. El componente climático juega un papel muy importante. Cuanta más luz haya, más ganas hay de salir a la calle a pasear». 

Cabe recordar que, el grupo de joyerías participantes en la iniciativa también animan al resto de comercios de otros sectores a seguir sus pasos. Y es que, según expusieron al proponer el proyecto es que la meta «es unificar los intereses de negocios de otras naturalezas y para eso hay que poner en común todas sus necesidades». 

Temas

Comentarios