Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Vecinos del Pavelló Olímpic de Reus, hartos de la suciedad de la resina de los árboles

Se quejan de que aceras, coches y viviendas se ensucian y piden medidas de fumigación mientras no se cambia el arbolado
Whatsapp
La zona afectada por la resina es la más próxima al Pavelló Olímpic de Reus. Foto: Alfredo González

La zona afectada por la resina es la más próxima al Pavelló Olímpic de Reus. Foto: Alfredo González

«Año tras año, los vecinos y propietarios de vehículos estamos sufriendo los inconvenientes de un tipo de árbol plantado en las calles del entorno del Pavelló Olímpic de Reus que, dos veces al año, embadurnan aceras y vehículos de una manera perjudicial y muy molesta por el degoteo de un producto de tipo resinoso, que se pega en los zapatos y acaba ensuciando coches, establecimientos comerciales y domicilios particulares, de manera innecesaria y muy molesta». De esta manera empieza el escrito que ha presentado un vecino en el Ayuntamiento de Reus, adjuntado con más de 200 firmas pidiendo una solución al consistorio por las molestias que les ocasionan los árboles del entorno del Pavelló Olímpic.

Juan Antonio Carricondo, la persona que presentó el pasado lunes esta queja, asegura que «tal vez habría que replantearse la eliminación de estos árboles y plantar otros menos molestos, menos nocivos y contaminantes y ahorrar dinero con los tratamientos fitosanitarios, costosos y nada recomendables para el medio ambiente y los ciudadanos».

En este sentido, los vecinos piden al Ayuntamiento de Reus la eliminación y sustitución de estos árboles, ya que representan «una molestia constante para los ciudadanos, conductores y comerciantes y un punto negativo para los visitantes que ven como la ciudad no es un modelo de limpieza».

‘No se quitarán’

Sobre la petición de los vecinos, el concejal de Via Pública i Medi Ambient, Hipòlit Monseny, es bastante claro al respecto. «Los árboles no se quitarán. Estamos realizando un tratamiento para acabar solucionar el problema, pero no es fácil. Lo que ocurre es que por estas fechas estos árboles -conocidos como el ‘árbol del amor’- suelen coger el pulgón, que provoca este tipo de resina. Por ello los estamos fumigando y, aunque también nos piden que los podemos más en otoño, los técnicos lo desaconsejan porque dicen que si no brotarían con más fuerza», asegura el concejal.

El problema con el que se encuentran los técnicos es que «este pulgón es muy resistente y tenemos que ir con mucho cuidado con los tratamientos, ya que deben tener un coeficiente muy bajo de toxicidad y entonces su efectividad es muy baja», asegura Monseny, quien añade que «entiendo las quejas de los vecinos pero ellos también deben entender que un árbol -en este caso, muchos- no se puede cambiar así porque así».

Temas

  • REUS

Comentarios

Lea También