Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Vecinos de Reus insisten en el exceso de suciedad que hay en Mas Iglesias

El próximo pleno municipal aprobará la prórroga del contrato de la basura a la empresa que ya tiene la concesión

NÚRIA ROCA

Whatsapp
Contenedores repletos en el barrio Mas Iglesias de Reus. FOTO: ALBA MARINÉ

Contenedores repletos en el barrio Mas Iglesias de Reus. FOTO: ALBA MARINÉ

La suciedad se acumula en el barrio de Mas Iglesias. Los vecinos están descontentos con la frecuencia con la que se limpian las calles y por el deterioro que sufre el barrio por la falta de mantenimiento de la vía pública. Hace un par de semanas la situación fue crítica, ya que el servicio de limpieza tardó muchos días en limpiar las hojas, cartones, plásticos y otros materiales que se habían ido acumulando a causa del viento o por el incivismo de los vecinos, un período de tiempo que, además, coincidió con el puente del 6 y 8 de diciembre.

Jordi Balust, uno de los vecinos más activos del barrio, atribuye el descuido al hecho de que, con la campaña de Navidad, los esfuerzos se focalizan en el centro de la ciudad y, en consecuencia, «se desvisten» y descuidan los barrios. Y, esta situación se da en otras épocas del año como por la fiesta mayor de Sant Pere o Misericòrdia, cuando se incrementa la actividad de mantenimiento en las calles más comerciales: «lo venimos constatando desde hace mucho tiempo» se lamenta Balust, que insiste en que «no tendríamos que estar vigilando» lo que se hace desde el Ayuntamiento ni desde la empresa encargada de la limpieza y recogida de la basura. 

Hace unas semanas, los vecinos de la zona de Mare Molas también se mostraron molestos por la falta de limpieza y la acumulación de hojas de los árboles en el suelo. Pero en Mas Iglesias, las incidencias se dan constantemente. Hace días que en la zona de la Biblioteca Pere Anguera no hay luz y, detrás, en un espacio donde el gobierno municipal plantó palmeras, se acumulan las malas hierbas. 

Según Balust, el trabajo del Ayuntamiento es «garantizar» la limpieza y el mantenimiento de las calles en los barrios de forma periódica y «como mínimo una vez a la semana», pero a veces, tienen que ser los propios vecinos quiénes limpien los distintos espacios para que no se acumule la suciedad. Para Balust, es incomprensible que se repitan estas situaciones porque con este estado de dejadez «se da una mala imagen» del barrio. 

Balust se muestra crítico y recuerda que cuando Carles Pellicer llegó a la alcaldía, el recibo de la basura subió un 27%  y lamenta que, ahora, no se esté gestionando bien el dinero de los reusenses para mantener la dignidad de los barrios. 

Incivismo
También resulta ser problemática la actitud incívica de los propietarios de perros que no recogen los excrementos en muchos otros espacios de la ciudad, aunque desde el Ayuntamiento se trabaja activamente para rebajar las molestias con la creación de espacios de recreo y la instalación de papeleras especiales para las defecaciones de mascotas.

Así, Balust insiste en que hay algunos vecinos que no limpian el suelo ni de los orines ni de los excrementos de sus animales de compañía y se queja, también, de la inacción de la Guàrdia Urbana al respeto por lo que, finalmente, son los vecinos que tienen que poner productos repelentes para evitar la actitud incívica de otros vecinos no tan respetuosos con el espacio público. Balust espera que se haga más concienciación ciudadana al respeto.

El contrato de la basura
Cabe recordar que el contrato del servicio de limpieza y recogida de la basura en la ciudad está en el punto de mira desde hace tiempo. El pleno municipal que se celebrará el próximo 27 de diciembre tiene como objetivo la aprobación de la prórroga del contrato a la actual empresa, Fomento de Construcciones y Contratas, y que expiraba a fin de año. Por el momento no se conocen más detalles de las cláusulas que acompañaran esta prórroga del servicio. 

No obstante, la actividad de la empresa ha sido duramente cuestionada desde el inicio del servicio. Un ejemplo evidente es el descontentamiento que existe sobre el servicio en los barrios. Pero la empresa acumula más problemas: el mes de febrero pasado, el servicio de recogida se vio interrumpido por el incendio de seis camiones, un incidente que tuvo lugar en la zona de repostaje y que la empresa contratada no tardó en reponer. 

La iniciativa de prorrogar la concesión a Fomento de Construcciones y Contratas choca con la propuesta de la CUP de municipalizar el servicio de recogida de la basura y limpieza de la vía pública.

Temas

Comentarios

Lea También