Whatsapp Diari de Tarragona
  • Para seguir toda la actualidad desde Tarragona, únete al Diari
    Secciones
    Canales
    Diari
    Comercial
    Nota Legal
    • Síguenos en:

    El 40% de las asociaciones vecinales de Reus las presiden mujeres

    La cifra se ha cuadruplicado desde los años 80. Reus tiene hoy 35 entidades, con 14 lideresas y 21 hombres. Ellas afrontan su irrupción con naturalidad y como un paso hacia lo normal

    12 septiembre 2022 20:02 | Actualizado a 13 septiembre 2022 07:00
    Se lee en minutos
    Participa:
    Para guardar el artículo tienes que navegar logueado/a. Puedes iniciar sesión en este enlace.
    Comparte en:

    Que cada vez haya más mujeres presidentas es algo natural. Podemos aportar ese punto creativo e incluso femenino. Se trata, simplemente, de normalizar la situación». Lo explica Anabel Cuevas, que a principios de este año se puso al frente de la Associació de Veïns de la Urbanització Mas Carpa. Ella es una de las 14 féminas que, hoy, encabezan alguna de las 35 asociaciones de vecinos registradas en Reus. Son el 40%, frente al 60% de hombres. Desde la década de los 80, la cantidad de lideresas se ha cuadruplicado, con un especial incremento en los últimos meses.

    En el cargo, Cuevas ha relevado a Gabriel Ruiz, todo un histórico y que capitaneó grandes reclamaciones de la urbanización, como la construcción de la rotonda de Mas Carpa que justo ha empezado a materializarse. «Él llevaba ya 18 años, quería dejarlo, me lo propusieron y aquí estoy», apunta la nueva presidenta. Cuevas, de 49 años e ingeniera, constata que en las entidades «también se está produciendo un cambio generacional».

    El de Mas Carpa «es un vecindario muy tranquilo y estable, en el que todo el mundo me abrió las puertas desde el primer momento y vi que habría colaboración y posibilidad de tejer sinergias», precisa. Sobre la labor de los líderes vecinales, desinteresada y a veces ingrata, Cuevas explica que «hay que quedarse con lo mejor porque siempre habrá críticas; nunca llueve a gusto de todos». Y dice, del papel de las mujeres en este campo, que «somos capaces de llevar muchas cosas y no hay motivo para que las asociaciones de vecinos no puedan ser una de ellas».

    Al preguntarle por el protagonismo que ha ido ganando la mujer en el movimiento vecinal, pilotando entidades en las que, hasta no hace tanto, no tenía sitio, el presidente de la Federació d’Associacions de Veïns de Reus (FAVR), Marcos Massó responde que ellas «están dispuestas y a mí me gusta mucho que haya más mujeres». «No tendría sentido que fuera de otra manera», destaca. Massó subraya que «están llegando más mujeres porque estos cargos cada vez son más exigentes, piden mucha dedicación, y eso tiene más valor de lo que pensamos». «Hay que estar en el día a día del barrio para ver todo lo que ello implica, porque todos dirigen sus reclamaciones a una persona, y lo están», concluye.

    El Ayuntamiento confirma el giro hacia la paridad. Y aporta datos. Así, las estadísticas municipales recogen que durante el período 1979-1999 Reus tuvo cuatro presidentas y 39 presidentes. En el 2000-2009 hubo ocho mujeres y 34 hombres; y en el último tramo analizado, el 2010-2022, ha habido 16 lideresas y 29 líderes vecinales.

    Fuentes de la concejalía de Relacions Cíviques recuerdan que «tradicionalmente, la base de las asociaciones de vecinos ha estado conformada por mujeres que, desde un segundo plano no visible públicamente, han desempeñado el trabajo de base ocupándose más de temas básicos de intendencia y logística en los barrios, preparando comidas populares, haciendo los talleres infantiles y abriendo los locales para hacer las actividades».

    En paralelo, añaden las mismas fuentes, «los hombres han practicado un liderazgo explícito, reproduciendo la estructura patriarcal social». Sin emnargo, «a medida que el rol de la mujer ha ido visibilizándose en la sociedad, se ha evidenciado también su acceso a las juntas y las presidencias». Lo que aún no ha ocurrido, especifican, es que una presidenta dé el salto desde su asociación para ser concejala, tránsito que sí es relativamente habitual cuando se trata de hombres.

    Iniciativa femenina desde el inicio

    Pero también hay entidades que nacen ya con una lideresa. Es el caso de la Associació de Veïns de Mas Magrané. Su presidenta, Cori Parra, comenta que «llevamos ya dos años en marcha; creamos la asociación poco antes de la pandemia, estalló la Covid y hemos tenido que estar parados hasta hace poco». «Este año hemos celebrado nuestras primeras fiestas y han sido un éxito total», explica. «Estamos muy contentos, pero lo estaremos todavía más cuando podamos abrir nuestro local», concreta. La entidad está acabando de habilitar su espacio estos días y la intención es poder inaugurarlo, como muy tarde, a principios de octubre.

    Antes de que esta se activara, «hacía alrededor dos décadas que la zona no tenía asociación de vecinos», recuerda Parra, de 57 años y trabajadora de Carrefour. Su objetivo es «ayudar a las personas mayores, a las que tengan algún problema... Es toda una tarea porque hay mucho incívico, pero vamos luchando». La presidenta reconoce que «a veces, se hace un poco duro porque hay que estar al pie del cañón; sales de trabajar y ves que tienes un montón de mensajes de WhatsApp». «Pero con ganas, ilusión y fuerzas saldremos adelante», comenta.

    Sobre la irrupción de las mujeres en los cargos de las asociaciones de vecinos, la presidenta de Mas Magrané dice que «quizá ahora somos más decididas que ellos y vamos primero». «Trabajamos en casa y fuera, a veces abandonamos en cierta manera a la familia para atender al barrio, pero lo llevamos bien», cuenta.

    Consultada al respecto, Montserrat Caelles, concejala de Relacions Cíviques, señala la gestión municipal vinculada a cómo debe incidir el movimiento vecinal en el contexto social. «Ha tenido su influencia en el cambio de un tejido asociativo vecinal que ahora tiene una visión mucho más abierta y femenina que hace algunos años», opina. Para el Ayuntamiento, «la mentalidad de las nuevas juntas que están presididas por mujeres y la renovación generacional muestran otra manera de hacer».

    Aplicar la perspectiva de género

    El consistorio «apuesta por potenciar este cambio y valora positivamente los «proyectos en los que se potencia el nuevo liderazgo femenino y la promoción de la participación social». Un ejemplo de ello son las bases para la concesión de subvenciones de fomento al asociacionismo. Estas han introducido recientemente ciertos criterios que premian, entro otros, el fomento de actividades que luchen contra las desigualdades entre personas y erradiquen la violencia de género.

    Comentarios
    Multimedia Diari