Tomàs Barberà cumple un siglo de vida vendiendo juguetes y papelería en Reus

Abrió puertas en septiembre de 1921 en su ubicación actual, en la plaza del Mercadal. El negocio se ha ido adaptando a los nuevos tiempos y en breve pondrá en marcha una web

| Actualizado a 02 enero 2022 06:35
Se lee en minutos
Participa:
Para guardar el artículo tienes que navegar logueado/a. Puedes iniciar sesión en este enlace.
Comparte en:

¿Cree que se debe proteger el catalán en las escuelas?


No

Tomàs Barberà es el último comercio de Reus que se ha convertido en centenario. Fue en septiembre de 1921 que el establecimiento abría puertas en el número 3 de la plaza del Mercadal de la mano de Tomàs Barberà y su esposa Francesca Fort. «Al principio se vendía un poco de todo, pero nos hemos ido especializando en papelería y juguetería», explica Meritxell Barberà, cuarta generación y, por lo tanto, bisnieta de los fundadores.

A lo largo de su siglo de vida, la tienda ha ido cambiando de aspecto, con reorganizaciones, una ampliación y renovación de mobiliario, pero la esencia sigue siendo la misma y 100 años después, el negocio sigue adelante. «El trato al cliente, muy familiar, es una de las claves del éxito», señala Barberà, pero también lo son, como recuerda, la calidad de los productos. También es importante que el cliente encuentre lo que busca «o ayudarlo», argumenta, además de adaptarse a cada momento. Ahora, por ejemplo, están preparando una página web para que la clientela pueda comprar también por Internet. «La tenemos ya preparada y este 2022 se activará», detalla.

La especialización es otro rasgo identitario de Tomàs Barberà: optaron por especializarse en juguetes y papelería y, ahora, «apostamos por juguetes más educativos y de madera, en vez de tecnológicos», buscando, de esta forma, la especialización.

Meritxell Barberà es la cuarta generación. Se incorporó a la tienda en 1999, después de terminar los estudios empresariales y económicos, y haber trabajado durante sus primeros años en una multinacional del sector turístico. Pero pronto Meritxell se dio cuenta de que este no era su camino, sino que quería estar en el negocio familiar, que en aquel momento estaba regentado por sus tías –que se jubilaron en el 2000– y sus padres, que lo hicieron diez años más tarde. Desde entonces, Meritxell Barberà es quien está al frente de la tienda, que sigue la trayectoria iniciada hace un siglo, en su ubicación de siempre, la plaza del Mercadal.

Los clientes y las formas de consumo han cambiado a lo largo de todos estos años, pero la tienda se ha sabido adaptar, aportando todo aquello que significan los comercios locales: un trato próximo y familiar hacia el cliente y ofreciendo un buen producto de calidad, como remarca Barberà.

Comentarios
Multimedia Diari