Más de Sociedad

Acaba la huelga de hambre en solidaridad con Amatrice

El periodista Òscar Ramírez Dolcet ha mantenido la medida de presión, junto a dos amigos italianos, durante veinte días

NORIÁN MUÑOZ

Whatsapp
Oscar Ramírez, Mario Sanna y Bartolomeo Smaldone en Amatrice en 2017, un año después del Terremoto. FOTO: CEDIDA

Oscar Ramírez, Mario Sanna y Bartolomeo Smaldone en Amatrice en 2017, un año después del Terremoto. FOTO: CEDIDA

«Me siento agotado, pero muy contento, aunque hayan tardado mucho en darnos la razón. No solo ayudamos a un amigo, sino que se van a beneficiar más personas en Italia que tenían el mismo problema» explicaba ayer el periodista Òscar Ramírez Dolcet , presidente de la asociación cultural Etcètera, tras poner fin a la huelga de hambre que mantuvo durante veinte días.

La huelga había sido convocada conjuntamente con dos amigos italianos, Bartolomeo Smaldone, presidente de la asociación Spiragli y Mario Sanna de La Sonrisa de Filippo.

El motivo de la huelga era conseguir cambiar un decreto ley aprobado en 2016 por el parlamento italiano sobre las ventajas con que podrían contar las personas víctimas de tragedias naturales.

Mario Sanna perdió a su hijo Filippo, de 22 años, en el terremoto que arrasó al pueblo de Amatrice en 2016. La familia se quedó sin casa y quería reconstruir su vida en el municipio de Rieti, donde se quiere hacer una casa nueva. Pero la ley, que ahora se modificará a través de una enmienda que será votada la próxima semana en el Parlamento, establece que quienes pierden la casa estando de alquiler, tienen que pagar las tasas e impuestos municipales para hacerse la nueva casa mientras que quienes tenían vivienda de propiedad están exentos de estas tasas. A Sanna le pedían 42.000 euros en impuestos para poder construir.

Presión internacional

Ramírez Dolçet, quien considera a Sanna y Smaldone sus hermanos, explica que mientras estaban en huelga de hambre estaban trabajando en dos líneas, por una parte conversando con el alcalde de Rieti y otros responsables políticos y, por otra, haciendo presión internacional.

En las comarcas de Tarragona más de 200 personas se sumaron a la campaña realizada por los tres protagonistas de la huelga y que consistía en enviar un correo electrónico al ayuntamiento de Rieti.

La campaña recibió, además, el apoyo de casi mil personas de 37 países de América Central y del Sur, Estados Unidos, Australia y África. «Y este apoyo internacional ha sido muy importante», reconoce Ramírez Dolçet.

El periodista asegura que «ha sido una acción delicada porque una huelga de hambre es muy extrema, pero no había otra salida para presionar. «Hemos perdido pes y energía física pero hemos ganado una batalla llena de justicia, humanidad y solidaridad».

Temas

  • Òscar Ramírez Dolcet
  • asociación cultural Etcètera
  • Bartolomeo Smaldone
  • Mario Sanna
  • huelga de hambra
  • Amatrice
  • italia

Comentarios

Lea También