Para seguir toda la actualidad desde Tarragona, únete al Diari
Diari
Comercial
Nota Legal
  • Síguenos en:

Lactancia materna: un aprendizaje constante

No existe una limitación de edad, «ya que cuanto más tiempo se mantenga, mayores serán los beneficios físicos y emocionales para la madre y el bebé»

| Actualizado a 23 noviembre 2022 07:00
Se lee en minutos
Participa:
Para guardar el artículo tienes que navegar logueado/a. Puedes iniciar sesión en este enlace.
Comparte en:

La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda la lactancia materna exclusiva para los recién nacidos hasta los 6 meses de edad, manteniéndola junto con la alimentación complementaria hasta que la madre y el hijo lo deseen.

Una recomendación que, ahora, la actualización de la guía de Alimentació saludable en la primera infància, editada por la Agència de Salut Pública de Catalunya, incorpora a través de un apartado para las guarderías. En dicho capítulo, se promueve «continuar con la lactancia materna hasta los dos años de edad o hasta que la madre y el bebé lo deseen». Y por ello, «se trabajará con las guarderías para que, a partir de ahora, puedan facilitar la continuación de la lactancia, presencialmente o con el almacenaje de la leche cuando la madre no se pueda desplazar». El anuncio refuerza la labor que desarrollan en el Hospital Universitari Sant Joan de Reus y en los centros de atención primaria de la zona en la promoción de la lactancia materna. Al respecto, la pediatra, Julia Arroyo, destaca que «cuando hablamos de lactancia materna no existe una limitación de edad, ya que cuanto más tiempo se mantenga, mayores serán los beneficios físicos y emocionales para la madre y el bebé».

De las ventajas para la mujer, además de favorecer el vínculo maternofilial, la coordinadora de matronas, Lídia Díez, destaca que «contribuye a recuperar el peso después de que la madre haya almacenado reservas de grasas, durante el embarazo, para producir leche materna; también favorece la contracción del útero por lo que hay un menor riesgo de hemorragias; disminuye la probabilidad de depresión postparto; y, a largo plazo, existe un menor riesgo de osteoporosis, cáncer de mama y de ovario».

En lo que se refiere al bebé, la pediatra explica que «a corto plazo, la lactancia materna que es lo natural, genera un desarrollo posnatal y una evolución física más saludable y adecuada; disminuye el riesgo de alergias e intolerancias; y desde el punto de vista afectivo y hormonal también es más favorable». Luego, detalla Julia Arroyo, «a medio y largo plazo los niños tienen un menor riesgo de obesidad, y mejor evolución neurológica y desarrollo intelectual, mientras que en la etapa adulta se ha relacionado la lactancia materna con un menor riesgo de obesidad, enfermedad metabólica y problemas cardiovasculares».

Los primeros 60 minutos

El éxito de la lactancia materna depende de que el recién nacido realice contacto piel con piel precoz y de forma prolongada y se agarre al pecho en la primera hora de vida. En el Hospital Sant Joan de Reus ya hace años que se promociona esta práctica y actualmente también se está implantando si el nacimiento es por cesárea. «Por ello, en los partos por cesárea, cambiando los protocolos, intentamos no separar a la madre del bebé, favoreciendo en la misma sala de parto el contacto piel con piel, ya que si el bebé se coge al pecho en la primera hora de vida, está demostrado que la lactancia es más exitosa», afirma Lidia Díez. Asimismo, en cuanto a las claves que contribuyen al éxito, Julia Arroyo dice que «el primer factor es el deseo de la madre, además de otras circunstancias como que el embarazo y el parto sean normales y que la salud de ambos sea posteriormente buena».

Si bien, existen factores externos que todavía dificultan la lactancia materna. En este sentido, la pediatra señala que «observamos que las mujeres que actualmente tienen hijos, tienen una mayor necesidad de apoyo porque la cultura de la lactancia materna no está desarrollada, ya que venimos de generaciones en las que algunas mujeres no han visto en su entorno próximo a otras mujeres dar el pecho». Por ello, hace hincapié en que «aunque a la larga es lo más cómodo, durante los primeros días la lactancia materna es un aprendizaje exigente, constante y que implica una dedicación prácticamente exclusiva de la madre por el bebé, por lo que la sociedad actual en algunos aspectos no está preparada».

Por último, tanto Lidia Díez como Julia Arroyo abogan por «promover la educación sobre la lactancia materna durante el embarazo, ya que se ha visto que las tasas de éxito mejoran entre las mujeres que se han preparado con anterioridad al parto y tienen claro qué hacer para lograr dar el pecho con éxito».

Comentarios
Multimedia Diari