Reutilizar el agua, esencial para hacer del planeta un lugar sostenible

El experto Rafael Mujeriego aporta las claves del necesario aprovechamiento de los recursos hídricos disponibles

| Actualizado a 12 marzo 2022 06:38
Se lee en minutos
Participa:
Para guardar el artículo tienes que navegar logueado/a. Puedes iniciar sesión en este enlace.
Comparte en:

La problemática del agua y la amenaza de restricciones ya es una realidad. Las escasas lluvias de los últimos meses pusieron en prealerta de sequía a Catalunya ya en febrero, con los pantanos de Riudecanyes y de Siurana al 56% de su capacidad, de los más vacíos de Catalunya. Y es que el agua es un bien escaso y limitado y ante este escenario urgen soluciones a medio y largo plazo.

¿Qué se puede hacer? Reutilizar es una de las soluciones por las que el agua vuelve al medio. «La reutilización tiene múltiples beneficios y exigencias. Entre los beneficios, destaca la provisión de una fuente de agua con mucha más fiabilidad y garantía que las fuentes convencionales, originadas por la lluvia. Se suele decir que el agua regenerada ofrece una fuente de agua ‘insensible’ a la falta de precipitaciones, una fuente de agua que no se ve afectada por la sequía», explica Rafael Mujeriego, uno de los mayores expertos en el tema, catedrático de Ingeniería Ambiental, ya jubilado de la Universitat Politècnica de Catalunya (UPC) y presidente de Asersa

Y en cuanto a las técnicas, Mujeriego manifiesta que son «desarrollos avanzados de las ya utilizadas para la potabilización del agua, cuando se capta de ríos y acuíferos. Son técnicas compartidas por la regeneración, la desalinización y la potabilización. En definitiva, todas ellas tienen como objetivo retirar, reducir y extraer aquellos componentes del agua que son indeseables para el uso al que se piensan dedicar, sea este el consumo humano, el uso agrícola o el uso industrial». 

Si bien la reutilización es el presente y el futuro, Mujeriego advierte de que «la mayor exigencia en estos momentos es disponer de la voluntad política necesaria para avanzar en la elaboración de normativas y para conseguir una correcta percepción y una amplia aceptación del público ante la falta de legitimidad cultural y técnica del agua regenerada como fuente hídrica para los más diversos usos, ya que originariamente es residual y luego depurada».

«Las utilizaciones actuales incluyen los usos ‘no potables’ como el riego agrícola y de jardinería, ambientales, urbanos (lavado de calles, de alcantarillado, suministro para inodoros, jardines privados), y también los ‘usos potables’, en los que el agua regenerada es consumida por las personas» y en este sentido Mujeriego cuenta que esto ya lo hacen «desde 1968 en Windhoek, la capital de Namibia, y desde 1973 en diversos lugares del sur del Estado de California».

 

Baix Camp
Proyecto Remar de Comaigua

«Subvencionado por la Unión Europea, el proyecto Remar es una prueba piloto a escala industrial. Es decir, no se lleva a cabo únicamente en el laboratorio, sino dentro de nuestras instalaciones en la depuradora de Cambrils», explica Tiphaine Anderbouhr, gerente de Comaigua, compañía referente en la gestión del ciclo del agua y de servicios medioambientales en el Baix Camp.

«Actualmente el agua que sale de la depuradora con un tratamiento convencional, se lanza al mar. Es un agua tratada que se pierde porque se mezcla con agua salada. Entonces, lo que hace el proyecto Remar es aprovechar una pequeña parte, un caudal estimado en 400m3 al día, que se infiltrará en el acuífero del Baix Camp mediante unas balsas de infiltración», ilustra Tiphaine.

Para ello -continúa- «se diseñará el fondo de las balsas con material específico que, esto sí, se estudiará en el laboratorio, para eliminar contaminantes», sobre todo fármacos, productos del cuidado personal, patógenos o microplásticos. Actualmente, el acuífero no recibe ningún tipo de aportación por la ausencia de lluvias. «Se podría decir que es una recarga artificial porque la provocamos nosotros, pero realmente es natural porque dejaremos el agua en superficie, se filtrará y además, con este proceso, se descontaminará», apunta Tiphaine. El proyecto Remar tiene una duración de cuatro años, hasta noviembre de 2025.

 

Tratamientos
Depuración vs desalación

Rafael Mujeriego destaca que tanto desalinización como regeneración «aportan una contribución neta de recursos, siempre que se realicen en la costa». No obstante, sí que remarca la diferencia de consumo energético y, por tanto, de su coste de producción. Es decir, «retirar mediante osmosis inversa las sales contenidas en un agua de mar (con unos 32.000 mg/L de sales) requiere mucha más energía que retirar las sales orgánicas e inorgánicas contenidas en un efluente secundario (con unos 2.000 mg/L de sales). Mientras que la desalinización suele requerir entre 3,5 kWh/m3 y 4,0 kWh/m3, la regeneración avanzada del proyecto GWRS requiere tan solo 1,12 kWh/m3», explica categórico Rafael Mujeriego, catedrático de Ingeniería Ambiental (UPC) y presidente de Asersa.

Comentarios
Multimedia Diari