Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Agresión homófoba en Els Pallaresos: «No puedo salir de casa solo. Aún tengo miedo»

«Siempre tuve claro que iba a denunciar», explica David Arjona (18 años), agredido en Els Pallaresos por 17 personas, según relata

Raúl Cosano

Whatsapp
Imagen de la víctima durante la madrugada en la que ocurrieron los hechos denunciados. Foto: Cedida / Facebook

Imagen de la víctima durante la madrugada en la que ocurrieron los hechos denunciados. Foto: Cedida / Facebook

«Me siento fatal, yo era una persona y siento que ya no soy la misma. No puedo salir de casa solo, sigo con miedo», reconoce David Arjona, de 18 años, desde su domicilio en Sant Pere i Sant Pau. Él es el joven que ha denunciado una agresión homófoba múltiple en Els Pallaresos durante el pasado fin de semana. Asume que le hará falta atención psicológica para superar el mal trago: «Voy a pedir ayuda para poder volver a ser yo, porque esto me ha afectado mucho».

Ya en calma, recibiendo elogios por su determinación a la hora de denunciar la agresión, se recupera de sus heridas, las físicas pero también las mentales, que calan hondo: «Me dieron puntos por una brecha en la cabeza. Tengo el tímpano bastante dolido. Me arrancaron el pendiente de la oreja. Me dieron patadas por todo el cuerpo, un bocado en la pierna… Tengo arañazos y moratones por todo el cuerpo. Sólo espero recuperarme y que pase un poco la tormenta esta».

Eso sí, no se arrepiente de su denuncia, tanto a las autoridades policiales como de manera pública: «Lo tuve claro desde el principio. Es una forma de visibilizar estos ataques y de concienciar». 

«Quítate de aquí, maricón»
Eran aproximadamente las cinco de la mañana del pasado domingo. David recuerda que «todo empezó por una discusión con una chica», a la altura del parque de la Font de la Mina, después de una noche de verbena en Els Pallaresos, municipio que disfrutaba de su fiesta mayor: «Ella estaba grabando un vídeo y me metí por medio sin querer. Me dijo: ‘Quítate de aquí, maricón de mierda’. Yo me giré y la empujé. Mal hecho por mí, lo reconozco, pero estábamos todos en plan buen rollo, de cachondeo». 

A continuación, David relata: «Entonces ella se fue y a los tres minutos vino con 17 personas. Ya nos estábamos yendo. Yo iba caminando para casa con dos amigos de mi madre. Y desde atrás me empezaron a decir ‘maricón, espera’. La amiga de mi madre se giró y le pegaron a ella». David, según cuenta, se fue decidido a separar para evitar más agresiones e intentar calmar los ánimos. «Cuando entré a separar empujé sin querer a la novia de un chico y cuando él lo vio me pegó un puñetazo y me tiró al suelo. Me levanté y me volvieron a golpear», explica David. 

«Mientras me golpeaban me decían ‘maricón de mierda’, ‘muérete’ o ‘no tendrías que existir», explica David Arjona, el denunciante de la agresión

Entonces cayó otra vez al suelo. Fue cuando comenzaron los ataques más duros. «Me empezaron a dar patadas, me reventaron una botella en la cabeza. A la chica que iba conmigo también le pegaron y el chico se quedó defendiéndose. No podíamos hacer otra cosa. Eran 17 contra nosotros». Cuenta el joven que, en el fragor de la pelea, su acompañante le dijo: ‘Escápate, David, porque no puedo con todo el mundo’. Es entonces cuando el agredido huyó: «Empecé a correr como un loco y me escondí debajo de un coche. Llamé a mis amigas y les dije que, por favor, vinieran donde estaba. Llamaron a la ambulancia y a la policía». 

En Joan XXIII le hicieron las curas y tuvo noticias por fin de sus acompañantes, igualmente agredidos y a los que había perdido la pista en mitad de la confusión generada en la reyerta. «La chica tenía muchos moratones en el cuerpo y el chico una pequeña raja en el ojo», dice. 

El debate en las redes
El shock para David es brutal, pero siempre tuvo claro que debía hacerlo público: «En la ambulancia me preguntaron si iba a denunciar y dije que sí». Presentó la denuncia a los Mossos d’Esquadra. Nunca se había encontrado con situaciones de esta gravedad, aunque sí con afrentas homofóbicas, más o menos hirientes. «Me he topado con ataques verbales, pero nunca me había pasado algo tan fuerte», asegura. 

Mientras se recupera de las heridas y del golpe emocional, recibe mensajes de apoyo y solidaridad, a la vez que lidia con la polémica generada en las redes por su caso: «Mucha gente me dice que no fue un ataque homofóbico. No sé cómo pueden decir eso. Estaba en el suelo y me decían ‘maricón de mierda,’, ‘muérete’ o ‘no tendrías que existir’».

David sale al paso de la controversia creada en internet. Así, el vídeo colgado en Youtube ‘Aclarando falsas acusaciones sobre una pelea en una fiesta’ arremetía contra la actitud de David, a través del testimonio de una chica: «Están haciendo falsas acusaciones, dando a entender que lo que ha pasado ha sido porque este chico es gay. Eso no le da ninguna inmunidad. Si este chico provoca una pelea, él está implicado y también le van a pegar». La chica, cuyas palabras se viralizaron y generaron la habitual polémica, añadía: «Ahora te estás escondiendo porque eres gay. Nadie te ha insultado, es mentira. El colectivo LGTBI lucha cada día para tener unos derechos y utilizar ser gay para aprovecharte me parece feísimo». 

Temas

Comentarios

Lea También