Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Alumnos de FP se ponen al servicio de ONG sociales

Los jóvenes diseñan gratuitamente el plan de márketing de entidades sin ánimo de lucro

Norián Muñóz

Whatsapp
Imagen de una de las reuniones preparatorias de el año pasado. FOTO: Cedida

Imagen de una de las reuniones preparatorias de el año pasado. FOTO: Cedida

¿Qué hacen juntos los voluntarios de una ONG, estudiantes de FP y profesionales de larga trayectoria? Aunque el trío parece no tener nada que ver, lo cierto es que la ONG tarraconense Energianaccion, ha conseguido formar varios grupos interdisciplinares de este tipo para realizar proyectos de impacto social. 

La andadura de la ONG arrancó en 2017, cuando un grupo de empleados de Repsol ganó una convocatoria interna para apoyar una iniciativa. Con aquel dinero y el apoyo de la Fundación Privada En Xarxa realizaron un proyecto en el que una docena de voluntarios ayudó a más de 60 jóvenes de Vila-seca a completar un curso de producción audiovisual que terminó con los chicos produciendo 14 cortometrajes de temática social. 

La entidad: Energianacción

Este año se están elaborando 17 proyectos de impacto social. Más información en la web de la entidad organizadora: www.energianaccion.org

Al año siguiente dos de los voluntarios de aquel equipo, Miguel Guerrero y Luca Sanminiatelli decidieron que aunque ya no contaban con los recursos del primer año, merecía la pena seguir con la misma idea: «empoderar a jóvenes a lograr grandes cosas».

Jóvenes ‘consultores’
Así pues, el año pasado decidieron dar una vuelta de tuerca al proyecto y en esta oportunidad lo que hicieron fue poner en contacto a alumnos del grado superior de Formación Profesional de Márketing y Publicidad de la Escola Joan XXIII con entidades sociales del territorio.

Los jóvenes (la media de edad es de 20 años) se dedicaron a ver cuáles eran las necesidades que tenían las entidades para dar a conocer su trabajo.

Es el caso, por ejemplo, de Pablo Quereda, él y su grupo se dedicaron a ejercer como consultores de la Protectora de Animales de Tarragona, que, a partir de ese momento, se convirtió en su ‘cliente’. 

Igual que todos los grupos tuvieron que investigar a fondo en el quehacer de la entidad para ver qué era lo que realmente necesitaban. En su caso decidieron que era prioritario rediseñar la página web, trabajo que completaron. Además contactaron con tiendas de artículos de animales, peluquerías y veterinarios que pudieran ayudarles en sus propósitos. En esta última parte del trabajo la respuesta fue mínima, pero incluso eso fue un aprendizaje: «trabajas en condiciones reales, recibes un feedback de lo que está bien y lo que está mal», relata.

El joven cuenta que aunque la experiencia le dejó un sabor agridulce «intuyes lo que hacen las ONG, pero en este caso no te imaginas la cantidad de animales que se abandonan hasta que lo ves con tus propios ojos... Ves, además, que los voluntarios trabajan mucho, pero aún así les faltan gente y recursos». A nivel profesional, señala, ha sido su primera experiencia, y le ha servido para reafirmarse en lo que está estudiando «es un impulso para seguir», cuenta.

Guerrero explica que los alumnos se benefician, además, de tener en su currículum una experiencia demostrable en el área que están estudiando. 

Para el proceso contaron, además, con un mentor, también voluntario, que les orientó en la forma de encarar el trabajo, las habilidades sociales necesarias, cumplir con los plazos...
Y la tercera pata eran las propias entidades, siete en total, que se hicieron con unos servicios profesionales que no habrían podido costearse de su bolsillo «todos ganan», insiste Miguel Guerrero.

El proyecto crece
Este curso el proyecto ha crecido y, además de los alumnos de la Escola Joan XXIII, participan los  alumnos del grado de Ventas del Institut Baix Camp y de Informática IES Delgado Hernández de Bolullos de Huelva. En el caso de este último centro los alumnos participantes se encargarán de la implantación tecnológica de los proyectos que realizan los alumnos de Tarragona y Reus.

En total se están elaborando 17 proyectos en los que colaboran 25 mentores. Entre las entidades participantes se encuentran la Fundació Bonanit, la Asociación Española contra el Cáncer, el Club Social La Muralla, Down Tarragona o el Casal de Dones de Reus entre otros. 

Los proyectos terminados se los presentarán a las entidades en un ‘Demo day’.  

Temas

Comentarios