Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Tarragona URBANISMO

Ampliarán las aceras de los accesos a Sant Pere i Sant Pau y la Platja Llarga

Ayuntamiento y Diputació firmarán en breve un acuerdo para traspasar las dos vías urbanas provinciales al Consistorio

Octavi Saumell

Whatsapp
Imagen de la entrada al núcleo urbano desde el barrio de Sant Pere i Sant Pau. Foto: Lluís Milián

Imagen de la entrada al núcleo urbano desde el barrio de Sant Pere i Sant Pau. Foto: Lluís Milián

El Ayuntamiento y la Diputació de Tarragona firmarán este año el traspaso a manos municipales de tres vías urbanas que aún son titularidad de la administración provincial. Según ha podido saber el Diari, ambas instituciones ya tienen muy avanzado un primer documento, que se espera que pueda firmarse en pocos meses.

En el acuerdo se establece que el traspaso de las tres vías será gratuito, si bien antes de materializar la operación la Diputació llevará a cabo una pequeña inversión en cada una de ellas: la entrada a Tarragona por el barrio de Sant Pere i Sant Pau; la carretera antigua dels Pallaresos a la altura de Rodolat del Moro; y, finalmente, en la conexión entre la Ciutat Residencial y la urbanización Jardí (tras el Tòful de Mar de la Platja Llarga).

‘Un primer paso’

El concejal de Urbanisme del Ayuntamiento de Tarragona, Josep Maria Milà (PSC), afirma que el objetivo es mejorar el asfaltado, ampliar las aceras y dar un aire más urbano a las tres vías. «Para ello, el primer paso es tener la titularidad del dominio público, que es lo que firmaremos en breve» indica el edil socialista.

En el barrio cooperativista, el traspaso se centrará en dos tramos: el que va desde el cementerio de Tarragona hasta la gasolinera; y, también, el que recorre dicha instalación hasta la salida norte del barrio por esa misma carretera. «El tramo más cercano al cementerio está bastante bien, pero no tiene sentido que sea propiedad de la Diputació. Por ello llegaremos a un acuerdo» indica el teniente de alcalde, quien indica que cuando esté construido el barrio de la Budellera «permitirá que esta entrada a la ciudad deje de ser un cuello de botella».

Cabe señalar que se trata de una permuta que no contemplará ninguna compensación económica, sino que se centrará en «arreglar» los espacios para que pasen a ser gestionados por parte municipal. «Más vale pájaro en mano que ciento volando. La Diputació mejorará las aceras y después ya actuaremos nosotros» remarca el concejal tarraconense, quien afirma que estos emplazamientos «aún tienen un carácter de carretera, cuando a la práctica ya no lo son».

Asimismo, por lo que se refiere al tramo de la Platja Llarga, Josep Maria Milà indica que el convenio con la administración municipal permitirá «ordenar un poco» el espacio, a la vez que –entre las actuaciones a realizar– «se renovará el asfalto y se ampliarán las aceras».

Temas

  • TARRAGONA

Lea También