«Cada día hay sustos porque los coches van muy rápido»

Vecinos de Fra Antoni Cardona (Tarragona) alertan del peligro en el ‘stop’ con Escultor Verderol

GERARD CAÑELLAS

Whatsapp
Algunos vecinos proponen que se instalen badenes y reductores de velocidad en la calle Fra Antoni Cardona para evitar que los coches circulen por ella a gran velocidad.  FOTO: PERE FERRÉ

Algunos vecinos proponen que se instalen badenes y reductores de velocidad en la calle Fra Antoni Cardona para evitar que los coches circulen por ella a gran velocidad. FOTO: PERE FERRÉ

Algunos vecinos de la calle Fra Antoni Cardona i Grau de Tarragona alertan del peligro constante que se genera en el ‘stop’ situado en el cruce con la calle de l’Escultor Vedrerol, la del CAP Muralles. Aseguran que, por un lado, los coches que circulan por Fra Antoni Cardona i Grau provenientes de la calle Rovira i Virgili circulan a gran velocidad y, por el otro, los que vienen de la rotonda de la carretera del Cementiri casi siempre sobrepasan la señal de ‘stop’ para tener visibilidad y a menudo se la saltan para no tener que esperar.

Por todo ello, Alberto Delgado, propietario de la Cafeteria Aquí t’espero, justo a la altura del cruce, asegura que «cada día hay tres o cuatro sustos, con pitidos y gritos, porque van demasiado rápido, y de vez en cuando se acaban produciendo choques y accidentes». En este sentido, describe que en este punto confluyen todos los vehículos que bajan de Sant Pere i Sant Pau y alrededores para salir de la ciudad por la autovia A-7 y los que entran a Tarragona a través de la misma, todo esto añadido a que en ciertas horas punta hay mucho tráfico, generado en gran parte por los padres y madres que llevan y recogen a sus hijos del colegio Sant Pau Apóstol. Delgado señala también que los que vienen por Fra Antoni Cardona i Grau, que son los que tienen preferencia, «además de ir rapidísimo apenas hacen la curva y casi siempre pisan el ‘stop’ pintado en el suelo, es decir que invaden el carril contrario, en el que se encuentran los que vienen por debajo del acueducto de l’Oliva que tampoco quieren esperar».

Por su parte, otro vecino de la calle, Joan Andreu Pérez, lamenta también las grandes velocidades a las que circulan los coches, tanto los que vienen de un lado como del otro. «Estando en la cafetería o paseando por la zona me he encontrado en varias ocasiones que los coches han tenido que frenar de golpe para evitar un accidente, asegura Pérez, que añade que «también ha habido muchos sustos porque los coches no tienen visibilidad de las personas que cruzan el paso de peatones que hay cerca del ‘stop’, en la calle Fra Antoni Cardona i Grau».

La medida que lo cambió todo

Pérez lamenta que esto se viene produciendo desde que, hace 4 o 5 años, se reordenó el tráfico en la carretera del Cementiri en su paso por al lado del camposanto, que pasó de ser de dos sentidos a solo uno, con salida a la TP-2031 que baja de Sant Pere i Sant Pau. De esto se queja también Laura, otra vecina de la calle, que lamenta que desde entonces se ha convertido en un acceso de salida de la ciudad cuando no está hecha para ello. «Antes la opción de salir por el cementerio descongestionaba la zona, pero ahora todos los que bajan de Sant Pere i Sant Pau, dels Pallaresos y de las decenas de urbanizaciones de la zona que quieren coger la autovia pasan por esta calle, para no tener que dar la vuelta por la Avinguda Catalunya», critica Laura, que propone que se construya un acceso directo desde la TP-2031 hacia la A-7 o que, por lo menos, instalen badenes para que los coches no corran tanto por Fra Antoni Cardona i Grau.

Temas

Comentarios

Lea También