Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Càritas alerta de que el trabajo no asegura condiciones dignas

La entidad, que el año pasado atendió a 18.000 personas, asegura que hay mucha gente atrapada en la pobreza desde hace tiempo

Diari de Tarragona

Whatsapp
Francesc Roig, Jaume Pujol y Salvador Grané durante la rueda de prensa de presentación del balance de Càritas correspondiente al año 2017.  FOTO: ACN

Francesc Roig, Jaume Pujol y Salvador Grané durante la rueda de prensa de presentación del balance de Càritas correspondiente al año 2017. FOTO: ACN

Càritas Diocesana en Tarragona alerta de que la pobreza se ha cronificado en plena recuperación económica y que tener un trabajo ya no asegura unas condiciones de vida dignas. En la memoria de 2017, presentada ayer, explicaron que el año pasado atendieron a 18.058 personas, una cifra casi igual que en 2016, un hecho que demuestra que la desigualdad se ha cronificado.

El director de Càritas en Tarragona, Salvador Grané, lamentó que el organismo sigue siendo necesario en un contexto de recuperación económica porque hay familias «atrapadas» en la precariedad, no tanto como resultado de la crisis, sino como consecuencia del modelo socioeconómico.

Por ello, durante el 2018 se intensificará el programa de adquisición de habilidades y capacidades para la inserción laboral, además de la atención a las personas mayores o en la migración y refugiados. Aparte de la llamada al compromiso de los ciudadanos, también piden «coherencia» y «sentido de responsabilidad» a los gobiernos: «Que no haya tanto atrezzo ‘ni pantalla para figurar, cuando en realidad después no lo acaban haciendo», indicó el presidente de Càritas Catalunya, Francesc Roig.

La memoria de Càritas muestra que la recuperación económica no ha afectado por igual a toda la población y que las familias que antes de la crisis sufrían condiciones de vulnerabilidad son las menos favorecidas por el cambio del ciclo económico, ya que continúan sufriendo los efectos de la recesión económica y recortes.

Por otra parte, el organismo afirma que existe una realidad de exclusión social que va más allá de la crisis económica y que se debe al modelo socioeconómico vigente. Así, relatan que la recuperación no llega a todas las familias, que la desigualdad se ha convertido en estructural, que el mercado laboral continúa cerrado para muchas personas y que trabajar no asegura unas condiciones de vida dignas.

Roig, presidente saliente de Càritas Tarragona, encargado de presentar la memoria de 2017, aseguró que, en un contexto de confirmación de recuperación económica, hay muchas familias en la precariedad que sufren de un déficit en el mercado laboral.

«El paro ha bajado, pero hay que prestar atención a la situación de los que trabajan: los contratos no son suficientemente dignos y tampoco las condiciones de vida», lamentó Roig, que afirmó que «la mayoría de la población no ha percibido la mejora».

Así, ejemplificó que puede haber hogares en los que el padre no encuentre trabajo, los hijos se mantengan gracias a becas comedor y que se vean obligados a recurrir a Cáritas. «Es la vulnerabilidad cronificada», dijo.

Temas

Comentarios

Lea También