Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Cuatro escuelas de la ciudad tienen menos de 15 alumnos en P3 para empezar el curso

La Generalitat no cerrará las aulas de estos centros por las características de cada barrio. La línea roja para eliminar el grupo escolar está en diez solicitudes.

Jordi Cabré

Whatsapp
Las preinscripciones han crecido ligeramente, pero aun así hay muchas plazas vacias ofertadas. Foto: PERE FERRÉ

Las preinscripciones han crecido ligeramente, pero aun así hay muchas plazas vacias ofertadas. Foto: PERE FERRÉ

El viernes se publicó en los 33 centros educativos de Primaria de Tarragona el listado de alumnos admitidos para empezar el curso el próximo 12 de septiembre. Las familias ahora deben matricular a sus hijos a partir de la próxima semana para validar la plaza que se les ha asignado.

La publicación de las listas y las comparaciones generan cierto nerviosismo en la dirección y claustro de profesores, puesto que el número de solicitudes termina gestando una idea errónea de la calidad de las escuelas en función del número de familias que solicitan plaza después de Semana Santa.

Con el descenso demográfico en Tarragona de los últimos años (en 2014 hay 1.306 menores empadronados, 99 menos que en 2012) y una ratio de 25 alumnos por clase, Tarragona tiene plazas sobrantes en la gran mayoría de escuelas y sólo unas pocas –por prestigio, por modas sociales o por criterios educativos– siempre mantienen más demanda que oferta.

Para el próximo curso, Tarragona ha incrementado el número de solictudes para septiembre. Son 74 alumnos más que el curso actual (de 1.189 a 1.263). A pesar de ello, la ciudad sigue teniendo excedente de plazas y esto se refleja en que muchas escuelas tienen pupitres sin asignar.

Casos singulares

De los 33 centros educativos de la ciudad, cuatro están en situación de riesgo: Escola Mediterrani, Escola La Floresta, Escola Riu Clar y Escola Tic Tac. Todas tienen menos de 15 solicitudes, aunque la cifra cambia con la matrícula viva que existe en la ciudad.

De las cuatro escuelas, Mediterrani y Tic Tac tienen unas características singulares respecto a las otras dos. La primera escuela es un proyecto educativo en Campclar para evitar que las familias de origen gitano o extranjero, mayoritariamente norteafricano, conviertan el centro educativo en un guetto.

Primaria empezará el martes 12 de septiembre y finalizará el viernes 22 de junio de 2018

Los esfuerzos de la dirección para motivar a estos alumnos a continuar las clases ha logrado extraordinarios hitos, como un absentismo casi nulo en toda la primaria.

Por ello, los 11 alumnos que terminan sexto de Primaria este mes no deberán moverse del Mediterrani «ya que nace la escuela-instituto y podrán terminar la ESO», señala la directora de los Serveis Territorials de Tarragona, Sílvia Rodes.

Tic Tac tiene otra singularidad. Desde el presente curso forma parte de La Salle Tarragona, por lo que la decisión de mantener o eliminar líneas en esta escuela dependerá de cómo se lo plantee. Fuentes de la Salle Tarragona confirman que el centro educativo seguirá el próximo curso con los alumnos que se matriculen. 

El entorno social

Los otros dos centros –La Floresta y Riu Clar– son más vulnerables a la pérdida de alumnado. Los dos siguen en una línea de pocos alumnos, pero la idea de Ensenyament es que la escuela forma parte del proyecto social del barrio y no tienen intención de eliminarla salvo que el descenso de solicitudes fuera realmente bajo, menos de 10.

«Las escuelas de la Floresta y Riu Clar no se cerrarán. Es cierto que hay pocos alumnos en parte por culpa del descenso de natalidad y otros factores sociales del barrio. Consideramos que deben permanecer abiertas y creo que algunas incrementarán ratio con chavales que sobran en otros centros», añade Rodes. 

Las solicitudes de P3 (1.263) son inferiores al número de niños empadronados en la ciudad (1.306)

Para la Generalitat, las escuelas públicas con baja demanda tienen como línea roja las diez preinscripciones. En caso de tener menos, el Departament se plantearía la supresión de la línea, «pero no es el caso de Tarragona», reitera la directora de los Serveis Territorials.

Un caso aparte sería el Col·legi Joan Roig. Este centro concertado de una línea tiene 18 solicitudes y por tanto garantizado el concierto de la Generalitat. Esta escuela sería la quinta con menos alumnos de la ciudad. A pesar de las dificultades en el periodo de preinscripción, el centro siempre sigue sobreviviendo con la matrícula viva. 

El 96,7% del censo

El nuevo curso, siempre a expensas de la matrícula viva, tiene 1.263 preinscripciones, que a partir del lunes 12 se convertirán en matriculaciones. La cifra de niños nacidos en 2014 es ligeramente inferior al padrón, que tiene 1.306 registrados. Si todos los inscritos en las escuelas son de la ciudad significaría que el 96,7% habrían escogido un centro de Tarragona y el 3,3% restante una opción escolar externa.

Para Sílvia Rodes, «la bajada de natalidad de los últimos años motivaba a que algunas familias de otros municipios cercanos a Tarragona probaran de apuntar a sus hijos en los centros de la ciudad. Con la ligera recuperación de nacimientos, las familias ya buscan primero en su municipio». Las cifras definitivas se cerrarán en septiembre, puesto que la matrícula viva puede todavía alterar plazas en aquellos centros con pupitres vacíos.

Temas

Comentarios

Lea También