Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Tarragona URBANISMO

Dan un mes para retirar el tótem publicitario de Parc Ricular

El Consistorio otorga a la propiedad un plazo de tres días para que desconecte la iluminación y tape la publicidad existente

Octavi Saumell

Whatsapp
Imagen del tótem publicitario situado en Parc Riuclar, instalado desde diciembre de 2015 y que tiene una altura de 17 metros. Foto: Pere Ferré

Imagen del tótem publicitario situado en Parc Riuclar, instalado desde diciembre de 2015 y que tiene una altura de 17 metros. Foto: Pere Ferré

El Ayuntamiento de Tarragona da un mes a la empresa gestora del tótem publicitario de Parc Riuclar –Annunzia– para que derribe la construcción, que se encuentra en el barrio de Ponent desde diciembre de 2015. Así lo acordó el pasado miércoles, por unanimidad, la junta de portavoces de la corporación local, formada por los ocho grupos con representación en la Plaça de la Font: PSC, C’s, ERC, PP, PDECAT, CUP, ICV y Unió.

Ejecución subsidiaria

Las formaciones del Saló de Plens consensuaron un documento –firmado por parte del concejal de Urbanisme, Josep Maria Milà (PSC)–, en el que se «ordena» a la compañía que «en el plazo de un mes desde la recepción de la notificación de esta resolución derribe el tótem, dejando el terreno en el estado en el que se encontraba antes de la comisión de la infracción». Asimismo, el acuerdo establece la orden que «en el plazo de tres días desde la recepción de esta resolución se desconecte la iluminación del tótem y se tape la publicidad existente mientras no se proceda a su derribo».

El texto consensuado por todas las fuerzas municipales «advierte» a la compañía de que «en caso de incumplimiento se procederá a iniciar el proceso de ejecución forzosa», imponiendo «multas coercitivas que pueden ir desde los 300 hasta los 3.000 euros», o bien llevar a cabo «la ejecución subsidiaria por parte del Ayuntamiento», esto sí, «a cargo del interesado». Por ello, el Consistorio notificará del acuerdo «a la Guàrdia Urbana, la Brigada Municipal y al departament de Llicències d’Obres».

‘Llegaremos hasta el final’

El administrador de la compañía Annunzia, Ricard Monge, asegura que la firma llegará «hasta el final» para mantener la instalación. «Lo tenemos claro, no hemos cometido ninguna ilegalidad, y así lo demostraremos» explica Monge, quien afirma que «el primer paso será recurrir» la legalización que no ha sido aceptada por parte del Consistorio «por un defecto de forma, según nos han indicado» lamenta Monge.

El punto de discordia entre ambas partes radica en el hecho de que Annunzia notificó el 3 de diciembre de 2015 que instalaba el tótem publicitario. La firma entiende que este tipo de construcciones «van por régimen de comunicación, no de licencia», por lo que al no recibir la oposición del Ayuntamiento instaló el tótem el 17 de diciembre de 2015. Ahora, sin embargo, la administración municipal entiende que el proceso no fue el correcto y, por ello, ahora considera que la instalación está fuera de la legalidad y debe desaparecer.

La presidenta de la Asociación de Vecinos de Parc Riuclar, Josefa Rodríguez, se muestra «satisfecha» por la iniciativa municipal, a la vez que espera que el tótem «se retire pronto». En este sentido, valora que la desconexión de la luz «es un primer paso importante».

Temas

  • TARRAGONA

Comentarios

Lea También