El Ampa de la Arrabassada se manifestará el lunes para exigir la nueva escuela

La comunidad educativa se concentrará a las 19 horas en la Plaça de la Font para que «no haya más excusas» en su construcción

OCTAVI SAUMELL

Whatsapp
Imagen reciente del estado en el que se encuentran las obras de la nueva escuela. FOTO: FABIÁN ACIDRES

Imagen reciente del estado en el que se encuentran las obras de la nueva escuela. FOTO: FABIÁN ACIDRES

La Associació de Mares i Pares (Ampa) de la Escola Arrabassada ha convocado para este próximo lunes una concentración en la Plaça de la Font para exigir celeridad en la construcción de la nueva escuela. El acto, según se hizo público ayer en las redes sociales, se llevará a cabo a partir de las siete de la tarde.

En el llamamiento lanzado por los integrantes de la comunidad educativa se enfatiza la voluntad por no recibir «más excusas» por parte de las administraciones para que el nuevo centro sea, al fin, una realidad. «Estamos pidiendo lo que se nos ha prometido. Nos hemos cansado de excusas, de promesas sin cumplir», se afirma en el cartel que ayer corría entre grupos de whatsapp para animar a la asistencia.

«Ha llegado un punto en el que ya no queremos ni culpar a nadie. Solo pedimos que se acelere una obra que ha tenido muchísimos problemas», indica la presidenta de la AMPA Arrabassada, Arianna Ciurana, quien califica el retraso que lleva la obra como de «considerable».

«No dejaremos de hacer presión, hemos tenido paciencia durante mucho tiempo», reivindica Ciurana, quien especifica que se ha escogido la Plaça de la Font «porque hacerlo frente al Departament d’Educació en la calle Sant Francesc era más complicado».

Un año más de obras

La pasada semana, la empresa que lleva a cabo las obras –Arnó– comunicó a Infraestructures de la Generalitat que, tras la Covid-19, ha podido tirar hacia adelante una construcción que, según sus cálculos, podrá tener acabada dentro de un año: en verano de 2021, después de iniciarla en mayo de 2018.

«Sufríamos por el hecho de que no pudieran hacerlo, ya que ello habría supuesto un mayor retraso aún. Parece que estamos ante una obra gafada», lamenta Ciurana, en referencia a los problemas con la roca del terreno que tuvo en enero 2019 la edificación, lo que propició un primer retraso que se suma al que ha sufrido la recientemente obra a raíz de la paralización por la crisis sanitaria y los posteriores problemas económicos de la compañía adjudicataria.

En los presupuestos autonómicos de este 2020 se contempla una partida de 3,5 millones de euros para pagar la actuación, siendo esta la principal intervención de la Generalitat en la ciudad hasta el próximo 31 de diciembre. La previsión del Departament d’Educació es que la nueva instalación pueda entrar en funcionamiento en el inicio del curso 2021/22.

Temas

Comentarios

Lea También