Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El Ayuntamiento de Tarragona retirará lazos amarillos si afectan al patrimonio

Josep Fèlix Ballesteros hace un llamamiento a la ciudadanía a poner calma y a apostar por la convivencia 

Carla Pomerol

Whatsapp
Momento de la retirada de lazos amarillos de la Muralla romana de Tarragona.

Momento de la retirada de lazos amarillos de la Muralla romana de Tarragona.

El Ayuntamiento retirará los lazos amarillos si éstos están colgados en monumentos y patrimonio en general, tal como ocurrió hace unas semanas en la ciudad, cuando la red que protege la muralla –en el tramo del Portal del Roser–, amaneció llena de lazos.

«Más allá de esto, yo no pienso perseguir lazos amarillos. Debemos respetar la libertad de expresión», asegura el alcalde de Tarragona, Josep Fèlix Ballesteros, quien recuerda que «cuando el que entonces era delegado del gobierno Central en Catalunya, Enric Millo, envió una circular a todos los ayuntamientos ordenando retirar los lazos amarillos de los espacios públicos, yo dije que no lo haría. no los perseguiría».

El edil socialista opina que «poner lazos es un ejercicio de legítima libertad de expresión, pero aquellos que los sacan pueden invocar al mismo principio».

Pero para Ballesteros, el caso de la muralla sobrepasa los límites, ya que «se trata de patrimonio mundial según la UNESCO y de uno de los espacios más fotografiados de la ciudad».

El alcalde asegura que no hará «ni una batalla ni una guerra de esto», y hace un llamamiento a la ciudadanía para no generar tensiones en este aspecto. 

Enfriar los ánimos

A pocos días de la Diada, el alcalde Ballesteros asegura que participará, como cada año, en el acto conmemorativo en la estatua de Rafael Casanova y desea que «la convivencia permanezca por encima de las diferencias». El alcalde se ha mostrado optimista con la llegada del otoño.

«Creo que la climatología apunta a lluvias, por lo que el otoño no será especialmente caliente. Y si alguien la prevé, debería ir enfriando los ánimos. Ballesteros hace un llamamiento a la ciudadanía aconsejando poner calma y apostar por la convivencia. «El principio de acción-reacción en política es muy complicado y nos perjudica a todos», asegura el edil socialista.

Temas

Comentarios

Lea También