Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El Joan XXIII estrena una técnica para operar cálculos en la vía biliar

El Servicio del Aparato Digestivo de este hospital es el único de la provincia que posee esta técnica de alta complejidad

Diari de Tarragona

Whatsapp
El equipo del Servicio de Aparato Digestivo del Hospital Joan XXIII. Foto: icscampdetarragona.cat

El equipo del Servicio de Aparato Digestivo del Hospital Joan XXIII. Foto: icscampdetarragona.cat

El Servicio del Aparato Digestivo del Hospital Universitario Joan XXIII de Tarragona tiene en su cartera de servicios una técnica mixta endoscópica radiológica, la colangiopancreatografía retrógrada endoscópica (CPRE), que permite hacer intervenciones de alta complejidad en la vía biliar y la pancreática. 

El Joan XXIII es el único centro del Camp de Tarragona con capacidad para realizar esta técnica y la mayoría de centros sanitarios del territorio derivan sus pacientes a este hospital y evitan desplazamientos innecesarios a Barcelona. Actualmente, la CPRE es una técnica fundamentalmente terapéutica, sus indicaciones más frecuentes son la extracción de cálculos de la vía biliar y el tratamiento paliado de la obstrucción biliar mediante la colocación de prótesis metálicas autoexpandibles.

Desde el mes de mayo, el Servicio del Aparato Digestivo ha incorporado a la práctica asistencial endoscópica un nuevo recurso técnico que puede ayudar a resolver casos particularmente complicados. Se trata del coledocoscopio flexible, un endoscopio de calibre muy pequeño que se pasa a través del canal de trabajo del endoscopio convencional, con el que se llega al duodeno, y que se puede introducir en la vía biliar proporcionando una visión directa.

Esta técnica permite, en primer lugar, mejorar el diagnóstico de estenosis biliares de origen indeterminado, ya que el coledocoscopio dispone de un pequeño canal de trabajo por el que se puede pasar una pinza y tomar, directamente y de forma dirigida, biopsias de la lesión. Además, permite resolver el tratamiento de cálculos de gran tamaño enclavados en el conducto biliar que no son extraíbles mediante las técnicas habituales. En estos casos, se puede pasar una sonda láser a través del canal de trabajo del coledocoscopio y conseguir, con visión directa, la ruptura del cálculo en pequeños fragmentos, que posteriormente pueden ser extraídos con los procedimientos habituales, evitando así una intervención quirúrgica. Ya se han llevado a cabo tres exploraciones de estas características, todas con éxito. De este modo, el Hospital Joan XXIII se convierte en el cuarto centro de Catalunya y el único de la provincia que cuenta con esta nueva técnica.

Temas

Comentarios

Lea También