Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El Palau d’Esports, en el aire a ocho meses de los Juegos

La Generalitat aún no ha adjudicado la última fase del equipamiento: el parquet, el videomarcador y la climatización, entre otros elementos

Carla Pomerol

Whatsapp
En la imagen actual del interior del Palau d’Esports se puede apreciar que no está colocado el parquet. FOTO: Pere Valls

En la imagen actual del interior del Palau d’Esports se puede apreciar que no está colocado el parquet. FOTO: Pere Valls

La cuenta atrás para la celebración de los Juegos Mediterráneos, previstos desde el 22 de junio hasta el 1 de julio de 2018, ya ha empezado. A ocho meses del acontecimiento olímpico, la cuarta fase del Palau d’Esports, –uno de los equipamientos clave en los Juegos–, aún no está ni licitada ni adjudicada. Estaba previsto que se licitará en setiembre. Se trata de la última fase de construcción, que contempla instalar el vídeomarcador, el parquet del suelo, el mobiliario de oficinas y vestuarios, la climatización, las porterías y las canastas, entre otros. 

La Generalitat es la administración encargada de iniciar los trámites para tramitar la licitación y la adjudicación de esta fase, presupuestada en 2,9 millones de euros. El tiempo ya juega en contra del acontecimiento deportivo, ya que una tramitación de estas características se podría alargar, como mínimo, cuatro meses. En el mejor de los escenarios, la obra se podría adjudicar en el mes de marzo, un plazo muy justo, aseguran los expertos en estos Juegos Mediterráneos. Teniendo en cuenta la situación política actual, marcada por la inestabilidad –también económica–, los presagios no son muy esperanzadores.

Palau d'Esports

Y es que la licitación de esta obra está pendiente del acuerdo del Govern, con el objetivo de asignar la cantidad y poder encargar la licitación al organismo Infraestructures.cat. Según fuentes de la misma Generalitat, «no hay fecha para llegar a este acuerdo, aunque se prevé que sea en breve». Además, añaden fuentes del Govern, «esta operación deberá ser autorizada por el Gobierno central», ya que cabe recordar que desde Madrid tienen intervenidas las cuentas de la Generalitat y cualquier gasto, aunque sea referente a los Juegos Mediterráneos, debe ser autorizado por el Estado.

Sin demora

Desde Tarragona, esta situación se está viviendo con preocupación. «Nos encontramos en un período muy límite. La cuarta fase del Palau d’Esports es necesaria, justificada y urgente», asegura el concejal responsable de los Juegos Mediterráneos, Javier Villamayor, quien añade que «entendemos a la perfección la complejidad de esta tramitación, dada la situación política actual, pero teniendo en cuenta la excelente relación que nos une con la administración catalana, estamos convencidos de que se resolverá pronto». Villamayor, pero, se muestra realista con la situación y asegura que «vamos justos» respeto a esta cuarta fase. «La tramitación de la licitación y adjudicación no se hace de un día para otro», asegura el concejal responsable de los Juegos, quien destaca que «soy optimista, pero tampoco creo en los milagros. Aquello que no depende de nosotros, no lo podemos resolver». Finalmente, Villamayor afirma que «si lo podemos tener listo en el mes de marzo, mejor que en abril».

Temas

  • Juegos Mediterraneos

Comentarios

Lea También