Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El alquiler de patinetes eléctricos llega a Tarragona

La empresa que presta el servicio comenzará operando con cincuenta vehículos

Norián Muñoz

Whatsapp
Imagen de archivo de un patinete eléctrico. Foto: DT

Imagen de archivo de un patinete eléctrico. Foto: DT

«Queremos que la gente use el patinete de manera recurrente, no como un juguete, sino como medio de transporte habitual», Esa es la apuesta de Sergi Monferrer, de Buny, la primera empresa que ofrecerá el servicio de alquiler de patinetes en la ciudad a partir de mañana.

Los vehículos, cincuenta para comenzar, se podrán retirar en los aparcamientos de bicicletas y, a la vez, deberán dejarse en los aparcabicis cuando acabe el trayecto.

Para poder alquilar será necesario descargarse la aplicación de la empresa. Con ella se puede saber dónde está el patinete más cercano. Una vez localizado el vehículo con el móvil se escanea el código QR que tiene cada patinete y la aplicación ofrece un código para desbloquear el candado que llevan. Al terminar el viaje hay que mandar una foto del sitio donde se ha aparcado.

0,22 € por minuto

El precio del alquiler es de 0,22 euros por minuto. Según apunta Monferrer este será, de momento, el único servicio de este tipo en una ciudad europea donde no se cobra una tarifa por desbloqueo sino exclusivamente por tiempo de uso.

Para poder alquilar será necesario tener 18 años y no hay limitaciones en cuanto al peso del usuario: «El modelo es muy robusto», asegura. Tampoco hace falta, señala, tener especial pericia.

Monferrer explica que este martes pasado el Ayuntamiento de Tarragona aprobó la actividad. Comenzarán con los primeros cincuenta vehículos «para ver cómo funciona, no queremos afectar el ritmo de la ciudad». Reconoce que en Tarragona no existe todavía una normativa específica para los patinetes de alquiler, pero considera que el consistorio será receptivo a escuchar a las empresas que quieren dedicarse a esta actividad.

Una de las cosas que les preocupa es que no suceda como en otras ciudades donde estos patinetes compartidos se dejan en cualquier lugar. Por eso hace énfasis en que sólo se podrán dejar en aparcabicis. De hecho, señala, si el Ayuntamiento está de acuerdo, están dispuestos a financiar la colocación de más aparcamientos para que sean de uso público.

La empresa ya opera en Madrid desde principios de año pero, reconoce Monferrer, la regulación que impuso el Ayuntamiento de la capital terminó dando un mismo número de licencias a todas las empresas interesadas, que eran muchas, lo que limitó significativamente las posibilidades de negocio.

Así son los modelos que se alquilarán en Tarragona. Foto: Cedida 

Apuesta por Tarragona

Cuenta que pensaron en Tarragona porque, tras hacer un estudio, vieron que aunque no es una ciudad muy grande, tiene suficiente densidad de población para que una actividad así funcione. Cuenta además con la peculiaridad de que hay un núcleo urbano y unos barrios periféricos que necesitan comunicarse.

También tuvieron en cuenta la climatología favorable a lo largo de todo el año y la presencia de turismo. Además, constataron que hay una buena penetración de la tecnología y mucha población joven, así como el hecho de tener una universidad.

Los patines se dejarán cada mañana en los aparcabicis y serán retirados cada noche. En ese momento serán revisados para ver que todo funciona bien y se pondrán a cargar hasta el día siguiente.

La empresa recomienda a los usuarios llevar el casco. Igual que han hecho en Madrid, la intención de la empresa es ofrecer en la ciudad algunos cursos de educación vial. La idea es, además, regalar un casco a quienes participen en el curso.

Temas

Comentarios

Lea También