Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El bello arte de prosperar con gracia

#seriesenvena
‘Vanity Fair’.
Nueva adaptación de la novela clásica de William M. Thackeray ‘La feria de las vanidades’ que emite Movistar+ desde este viernes 14

Yolanda Fernández

Whatsapp
Olivia Cooke interpreta a Becky Sharp, una buscavidas con gracia. Foto: Movistar+

Olivia Cooke interpreta a Becky Sharp, una buscavidas con gracia. Foto: Movistar+

Es más que probable que ya hayamos visto alguna otra versión de la novela clásica de 1848 de William M. Thackeray Vanity Fair (La feria de las vanidades), bien en formato serie o bien como película y nos dé por pensar qué nos puede aportar de novedoso esta nueva versión que ha hecho la cadena británica ITV.

Pues bien, los motivos pueden ser varios y es casi seguro que nos van a convencer para verla.

Tenemos la maravillosa forma que tienen los ingleses de adaptar como nadie sus clásicos a la televisión. Son únicos a la hora de recrear la Inglaterra de finales del siglo XIX. Cuidan hasta el más mínimo detalle para que nos transportemos a la época sin mayor esfuerzo.

Para ello cuentan con un más que generoso presupuesto como es el caso de la nueva miniserie británica de Movistar+ Vanity Fair que fue estrenada ayer viernes y que consta de siete capítulos en total.

Contra viento y marea
Vanity Fair
trata sobre la vida de la joven Becky Sharp (Olivia Cooke, conocida principalmente por su papel en la película de Spielberg Ready Player One).

Becky es una joven perteneciente a la clase baja, inteligente y ambiciosa, que está decidida a utilizar todos sus recursos para salir de la pobreza y hacerse un hueco en la alta sociedad inglesa del siglo XIX. El inicio de su amistad con Amelia Sedley (Claudia Jessie) a la que conoce en la escuela de señoritas donde Becky es profesora, es el punto de partida de una trama en la que nuestra protagonista emprenderá un camino con un objetivo muy claro, prosperar como sea.

Becky Sharp es una buscavidas sin escrúpulos pero que nos va a caer simpática


En su camino hacia las alturas Becky conocerá al capitán Rawdon Crawley (Tom Bateman) lo que le llevará a cambiar de rumbo su vida y trasladarse a situaciones y entornos que no se esperaba pero de los que va a intentar sacar, como siempre, el máximo partido posible.

En este contexto veremos cómo la cadena británica ITV justifica el gran presupuesto que ha destinado a esta miniserie, recreando por ejemplo la batalla de Waterloo o los jardines de Vauxhall en Londres de manera asombrosa.

Complementos perfectos
En los detalles se suele apreciar la calidad de un producto y Vanity Fair no podía ser menos.

Todo conforma un elenco de gran calidad: desde un vestuario maravilloso que se cuida con mimo, hasta los actores secundarios que con la veterana Frances de la Tour (Outlander) a la cabeza interpretando a Matilda Crawley, la vieja tía millonaria del capitán Rawdon.

Otro complemento a tener en cuenta y que le da un aire actual y moderno es la música que acompaña a los personajes a lo largo de la serie.

Madonna y su Material girl sonando cuando Becky aparece es un hecho que se explica por sí solo.

Te va a caer bien
Indudablemente la protagonista es Becky y aunque haya momentos en que piensas que no es posible que haya alguien tan caradura, cada vez que, sin apenas darte cuenta, mira a cámara buscando la complicidad del espectador te va ganando un poquito de corazón.

Queda claro que Becky Sharp es una sinvergüenza y una trepa, pero es nuestra sinvergüenza. Imposible que no te caiga bien.

Temas

Comentarios

Lea También