Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Tarragona Política

El dilema de los Comuns

Día clave. En Comú Podem convoca una asamblea el lunes en la que se analizará el estado de las negociaciones con el PSC y ERC

Octavi Saumell

Whatsapp
La candidata de En Comú Podem, Carla Aguilar, en una imagen de archivo. Fotografía: Pere Ferré

La candidata de En Comú Podem, Carla Aguilar, en una imagen de archivo. Fotografía: Pere Ferré

En Comú Podem podría anunciar este lunes el nombre del alcaldable que avalará el 15 de junio para que tome la vara de mando de la Plaça de la Font durante los cuatro próximos años. La coalición de izquierdas ha convocado a sus militantes a las 19.15 horas en la Casa del Mar, para analizar las negociaciones que, a lo largo de los últimos días, ha llevado a cabo con Josep Fèlix Ballesteros (PSC) y Pau Ricomà (ERC) para decidir el color del futuro gobierno tarraconense. 

Desde la candidatura de los Comuns no aclaran, sin embargo, si en la asamblea de militantes se votará un posicionamiento definitivo o si, en cambio, está previsto convocar un nuevo encuentro con los afiliados para finales de semana, justo antes del decisivo pleno de investidura que está previsto para el próximo sábado. Fuentes consultadas indican que los miembros de la Comisión Negociadora expondrán su punto de vista y su propuesta de voto. Será entonces si ésta se ratifica o si se vota. Se da la circunstancia, sin embargo, de que pese a que la convocatoria se ha enviado este viernes, el sector del Consejo Ciudadano Municipal  de Podemos crítico con su secretario general –Hermán Pinedo– no ha recibido aún ninguna notificación al respecto.  

¿Continuidad o independentismo?
La coalición liderada por Carla Aguilar Cunill tiene la llave de la gobernabilidad y, por ello, desde el 26 de mayo está estudiando los pros y los contras de las dos opciones que están sobre la mesa: avalar un gobierno con el PSC –que lleva doce años liderando el ejecutivo local– o abrir la puerta para que haya un cambio con un alcalde independentista. Pese a los pactos que Comuns y PSC han materializado en Sabadell y, muy probablemente, en Barcelona, la alcaldable de la coalición enfatiza que «la decisión se tomará desde Tarragona». 

Una pista. En Comú Podem sacó sus mejores resultados en los barrios que ganó Ballesteros

La gran duda que existe a día de hoy en la lista integrada por Catalunya en Comú y Podemos es si debe facilitar la continuidad de Josep Fèlix Ballesteros –investigado por el caso Inipro y que viene de formar durante tres años un gobierno con el PP– o si, al contrario, debe hacer posible que Tarragona tenga un ejecutivo soberanista, de la mano de Pau Ricomà (ERC), y con el apoyo de Junts per Tarragona y de la CUP. 
Uno de los puntos que centran el análisis es la geografía de los resultados de las Municipales. En el estudio del voto por barrios se observa que donde los Comuns suman sus mejores resultados es, precisamente, la zona donde ganó el PSC con más claridad, mientras que donde los de Aguilar-Cunill sufren más es donde Esquerra se disparó el 26 de mayo.

La formación progresista logró la mayor parte de sus apoyos en los barrios de Ponent, una zona en la que Ballesteros sumó más del 40% de los sufragios y en la que las formaciones independentistas sufrieron de lo lindo, quedándose en un segundo plano. Así, En Comú Podem superó el 11% de los votos en Bonavista y Torreforta, por el 8% que sumó en Campclar. Asimismo, en Sant Salvador rozó el 10%, quedándose en el 8,8% en Sant Pere i Sant Pau, unas zonas con un claro color rojo. Por contra, los de Aguilar-Cunill no pasaron del 6,2% de los votos en Llevant, por el 7% que acreditaron en el centro de la ciudad, distritos en los que el soberanismo venció con claridad.

La distribución indica, pues, que las zonas fuertes de En Comú Podem son, precisamente, los núcleos de Tarragona en los que el bloque constitucionalista ha aguantado más. Esta circunstancia lleva a la reflexión de que, seguramente, un apoyo al independentismo el 15 de junio podría originar más rechazo entre su electorado que dar una última oportunidad a Ballesteros, pese a que durante la campaña electoral Carla Aguilar hizo gala de su voluntad para que Tarragona «se sume a las ciudades del cambio», como en 2015 fueron Barcelona, Madrid, Valencia o Cádiz. El lunes habrá fumata blanca. O no.                             

Temas

Comentarios

Lea También