Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El falso dentista de Tarragona reincidió en Argentina y acusó a su exesposa de inventarse la historia

Guzmán contó a la Fiscalía que estudió en los años 70, en la época de Pinochet, y que al emigrar a España se borró el registro de su título

Diari de Tarragona

Whatsapp
La Policía delante de la clínica que Sergio Guzmán montó en la ciudad argentina de Buenos Aires. FOTO: diario nco

La Policía delante de la clínica que Sergio Guzmán montó en la ciudad argentina de Buenos Aires. FOTO: diario nco

Tras ser descubierto en Tarragona ejerciendo de forma ilegal como dentista, Sergio Guzmán se marchó a Sudamérica, donde creó otra clínica para ejercer el mismo oficio.

Pero lejos de dejar atrás su mala experiencia en Tarragona, se marchó a Argentina, donde montó otra clínica. En diciembre de 2016, el Colegio de Odontólogos Distrito 3  recibió la denuncia de una paciente. La organización colegial consultó con el Ministerio de Salud y otros estamentos, los cuales le informaron de que la matrícula que mostraba no le pertenecía sino que era de una mujer de la zona sur, mientras que el título expedido por la Universidad de Chile era apócrifo.

El colegio oficial decidió finalmente llevar el caso al Juzgado de La Matanza, que ordenó el pasado 22 de agosto el registro y la posterior detención del falso dentista. Durante la intervención policial se decomisaron las historias clínicas –unas 300– así como también un ordenador.

Tras ser detenido, Guzmán contó a la Fiscalía que estudió en los años 70, en la época de Pinochet, y que al emigrar a España se borró el registro de su título. Y culpó a su exesposa de haber enviado a los medios de comunicación una falsa historia para hacerle daño. 

Asimismo, aseguró que cuando llegó a Argentina hacía unos cuatro años y no tenía título, acudió al Ministerio de Salud, donde se lo dieron el mismo día. Pero esta circunstancia es imposible en un país con una fuerte burocracia. En realidad, la matrícula que exhibió pertenece a una mujer que hacía más de 10 años que ya no ejercía como odontóloga. También se le investiga por un delito de violación de la Ley de Drogas por el suministro de estupefacientes a las personas que atendió.

Con un paciente
Precisamente cuando la Policía argentina entró en la clínica, el acusado estaba atendiendo personalmente a un paciente.

Aunque fue detenido el 22 de agosto de 2017, no fue hasta el 24 de septiembre cuando el juez del Juzgado de Garantías número 4 de La Matanza decretó el ingreso en prisión preventiva del falso dentista al existir «peligros procesales» en el caso de que recupere su libertad. Los delitos que le imputaba el juez son ejercicio ilegal de la medicina, usurpación de títulos y estafas reiteradas. 

Temas

Comentarios

Lea También