Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El fiscal investiga quién realizó las pintadas en la muralla romana

Instará a la Policía Judicial de la Guardia Civil a que averigüe la autoría. Una empresa especializada tendrá que proceder a limpiar los grafitis con diferentes procedimientos

Àngel Juanpere

Whatsapp
Las pintadas seguían ayer en su lugar, a pesar de que el Ayuntamiento informó que ya las habían limpiado.  Foto: lluís milián

Las pintadas seguían ayer en su lugar, a pesar de que el Ayuntamiento informó que ya las habían limpiado. Foto: lluís milián

La Fiscalía de Tarragona ha decidido abrir diligencias de investigación de oficio a raíz de las pintadas aparecidas durante las pasadas fiestas navideñas en el Baluard de Sant Antoni, en un tramo de muralla situado en el Passeig Torroja. Así lo ha apuntado al Diari el fiscal de Patrimonio, Ignacio Monreal. No es la primera vez que el Ministerio Público decide perseguir penalmente este tipo de hechos contra el patrimonio. Al menos en dos ocasiones ya lo había hecho y ambos casos están siendo instruidos en los Juzgados.

La aparición a finales de diciembre del año pasado de cuatro pintadas en la zona del Baluard de Sant Antoni, en la confluencia del Passeig Torroja con el Passeig de Sant Antoni, han vuelto a encender las alarmas porque se trata de un monumento declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. El propio alcalde Ballesteros, en su cuenta de Facebook, señalaba que «la irresponsabilidad del autor o autores es demasiado grande como para quedar impune».

Monreal decidió la semana pasada abrir diligencias de investigación para tratar de localizar al o a los autores de esta gamberrada contra el patrimonio histórico. Para ello solicitará a la Policía Judicial de la Guardia Civil, adscrita a los propios Juzgados, que se encargue de averiguar quién es el responsable de los hechos y actuar en consecuencia.

A mediados de febrero de 2014 alguien tiró cemento sobre inscripciones romanas situadas en diversos puntos de la Part Alta. Ignacio Monreal destacaba el potencial que tiene Tarragona en epigrafías, por lo que consideraba que tienen ser conservadas y un ataque contra ellas es un delito contra el patrimonio, castigado con penas que pueden llegar a los tres años de prisión.


Diligencias
La Fiscalía, ante la gravedad de los hechos, decidió abrir diligencias y encargó la investigación también a la Policía Judicial de la Guardia Civil. Los agentes necesitaron sólo tres días para localizar a la sospechosa, una mujer con problemas psicológicos. La identificación fue posible gracias a la colaboración de los vecinos, quienes señalaron a una vecina del mismo barrio de 45 años, que carece de recursos.

Un caso que también se está instruyendo en el Juzgado son unas pintadas aparecidas a principios de 2015 en el acueducto del siglo XVIII ubicado en la calle Escultor Verderol, en la Mina de l’Arquebisbe, un monumento protegido y catalogado como Bé Cultural d’Interès Local. Su limpieza costó 3.800 euros.

Temas

  • TARRAGONA

Lea También