El verano dura en Tarragona dos meses más que en los años 80

El estío se alarga en la provincia unos 15 días por década. Son entre 50 y 60 más en relación con 1980. Tarragona es una de las zonas de España más afectadas por el calentamiento

Raúl Cosano

Whatsapp
El verano en Tarragona se prolonga unos 15 días cada diez años. Se adelanta sobre todo por la primavera. FOTO: LL. MILIÁN

El verano en Tarragona se prolonga unos 15 días cada diez años. Se adelanta sobre todo por la primavera. FOTO: LL. MILIÁN

Ya no es una sensación, ni una impresión subjetiva, ni un comentario informal de barra de bar hecho en el agobio de los calores. Lo dicen los expertos y desde ahora la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) con un análisis científico reciente. Desde 1980, el verano se ha ido alargando en la provincia entre 12 y 15 días por década. Son rangos mayores que para el cómputo de España –que registra una prolongación media de nueve– y que confirman que Tarragona, en tanto que provincia mediterránea, está siendo golpeada con especial virulencia por el cambio climático. 

El resultado es contundente: el estío en las comarcas tarraconenses dura ahora casi dos meses más que a principios de la década de los 80. Un ejemplo lo muestra el observatorio de Tortosa. Según esos registros, el inicio del verano se adelanta 8,92 días cada década. A su vez, el final se retrasa 2,46 días cada diez años. En suma, supone un alargamiento del verano de 11,38 días por cada decenio. Es decir, casi 50 días más de verano en la actualidad con respecto a los años 80. 

Aún es más ilustradora la tendencia si se coge perspectiva hacia más atrás. A inicios de los 70, el verano comenzaba el 6 de julio y se prolongaba hasta el 10 de septiembre, siempre teniendo en cuenta las temperaturas. En la actualidad, ese periodo comienza el 9 de junio –casi un mes antes por este extremo– y finaliza alrededor del 25 de septiembre, según el gráfico del observatorio ebrense con cifras oficiales de la Aemet y reflejado, a modo personal, por César Rodríguez, funcionario y divulgador de la agencia. 

Se trata de baremos que evalúan la duración del verano en función de las altas temperaturas, teniendo en cuenta que los cambios estrictos de estaciones son inamovibles porque vienen dados, desde el punto de vista técnico, por la astronomía. 

«En Tarragona el verano se está alargando sobre todo por el comienzo, se está avanzando más por la parte de la primavera», explica Ramón Pascual, meteorólogo y jefe del grupo de Predicción y Vigilancia de la Delegación Territorial de Aemet en Catalunya. 

La Aemet constata, en su informe, que es en estas próximas semanas primaverales cuando la afectación del calentamiento global tendrá más incidencia: «Las temperaturas medias de todas las estaciones son cada vez más elevadas, aunque el ascenso se aprecia con más claridad en primavera y, sobre todo, en verano». 

Especialmente delicada es la última década. El observatorio del aeropuerto de Reus, uno de los que tiene la Aemet y que sirve de referencia provincial, es uno de los 37 –del total de 58 existentes– que han registrado anomalías llamativas. Al menos cinco de los últimos ocho años en estos observatorios han sido muy cálidos. 
 

Temas

Comentarios

Lea También