Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

VÍDEOS: Espectáculo de nivel en la segunda noche de fuegos en Tarragona

La Pirotecnia Alpujarreña arrancó varios aplausos en una exhibición de 17 minutos y 652 kilos de material pirotécnico

Núria Riu

Whatsapp
Foto: Pere Ferré

Foto: Pere Ferré

Lástima del humo. Éste fue la única nota negativa de la segunda noche del Concurs Internacional de Focs Artificials de Tarragona. Pese a ello, esto no impidió que el público recompensara con intensos aplausos un espectáculo de gran nivel, que no bajó de intensidad durante sus diecisiete minutos de duración. La gran variedad de policromías y figuras podrían tener su recompensa en la entrega de premios del próximo domingo.

La granadina Pirotecnia Alpujarreña disparó 652 kilos de masa pirotécnica. Es la compañía que ha invertido más en este aspecto, en esta 29a edición del evento. Y esto se notó. A los cinco minutos de su comienzo, conseguían arrancar el primer gran aplauso en el Passeig de les Palmeres. Lo hacían después de un inicio en el que ya podían verse los primeros fuegos acuáticos, en forma de lucecitas que quedaban suspendidas en la superficie.

«Lástima del humo. Ayer también fue así, pero nada que ver», decía una mujer entre el público. Una familia del Vietnam quedó impresionada. De hecho, el marido se encargó de retransmitirlo íntegramente a través de las redes sociales, mientras deseaba felices fiestas en inglés desde Tarragona. Están de vacaciones y en absoluto se esperaban encontrarse algo así. 

Foto: Pere Ferré

Las ráfagas de colores y los disparos acuáticos, bajos y altos se fueron combinando durante todo el rato para evitar que decayera el ritmo.

Esta fue la primera ocasión en la que la Pirotecnia Alpujarreña actuaba en el Concurs Internacional de Focs de Tarragona. La cuarta generación de esta sociedad, con 129 años de historia, preparó un espectáculo diseñado expresamente para este enclavamiento.

La máxima preocupación durante el día de ayer era «que haya un poco de brisa para que limpie el humo». Así lo avanzaba Alfonso Baños, gerente de la compañía, y uno de los tres hermanos que se encarga de dirigir la empresa. Este elemento no acabó de jugar a su favor. Pero el público les recompensó con un largo aplauso después de una traca final muy ruidosa en la que se acabó de consumir toda la pólvora.

A las seis de la mañana de ayer habían empezado los trabajos de montaje, que finalizaron entre siete y ocho de la tarde. Más de doce horas de dedicación, en las que intervino un equipo de once expertos que ya llevaban el premontaje hecho desde las instalaciones de fábrica. «Es un espectáculo complejo y sincronizado en varios puntos, que requiere una gran labor», aseguraba Baños. Y así pudo comprobarlo el público, que quedó encantado con estos 17 minutos de repertorio. 

Temas

Comentarios

Lea También