Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Excursiones sostenibles y en transporte público

Rutas. Montserrat Puig sugiere otra manera de mirar el territorio y también de recorrerlo, dejando el vehículo aparcado y moviéndose en transporte público

Glòria Aznar

Whatsapp
Montserrat Puig, l'autora del llibre. FOTO: Pere Ferré

Montserrat Puig, l'autora del llibre. FOTO: Pere Ferré

Descubrir nuevas rutas, perderse de forma segura por entre las montañas de la demarcación, disfrutar de los saltos de agua en verano, llegar a pequeños pueblos y charlar con sus gentes... Todas las excursiones son sostenibles, pero lo son más si se deja el vehículo particular aparcado en casa para desplazarse con transporte público, ya sea este ferrocarril o autobús.

Esta es la sugerencia de Montserrat Puig Martí, en su nueva guía 20 excursions a peu pel voltant del Camp de Tarragona. En transport públic (Cossetània Edicions. Colecció Azimut).

Celler modernista de Nulles.

Como el título indica, «son veinte itinerarios que recorren seis comarcas con la particularidad de que empiezan en un punto, al que se accede en transporte público y se hace la ruta en forma de travesía porque se acaba en otro punto donde también espera un medio de transporte», explica Montserrat. Sin embargo, si en algo se caracteriza ese tren o ese autobús es que no espera, por lo que el tiempo es uno de los factores a tener en cuenta en todos y cada uno de los recorridos propuestos.

«El tiempo reflejado en la guía no contempla las paradas. Es el tiempo real durante el que se está caminando», revela esta profesora de educación física residente en Tarragona.

En este sentido, incide en que a excepción de las que se mueven entre las 2h30’ o las 3h45’, el resto «te vas a jornadas de todo un día porque realmente si te paras a beber agua o quieres perder un rato contemplando la ermita que tienes delante, se deben sumar los minutos y tenerlos en cuenta porque al final tienes un medio de transporte con unos horarios».

Sendas hay para todos los gustos. Desde la más corta de 12’5 kilómetros a la más larga de 26’7. Y en cuanto al terreno ocurre otro tanto. «Hay un poco de todo y cada uno debe ser consciente de su condición física».

Así, Montserrat cuenta que «algunas son para un público más familiar, con menos desnivel o distancia para ir a disfrutar. Pero también están las de mayor exigencia, como la que va de Marçà a Capçanes con un desnivel de 1.686 metros».

Sin embargo, se trata de travesías mayoritariamente largas. ¿Por qué? «Porque tienes que llegar a un pueblo donde haya transporte público. Es un condicionante».

Far de Torredembarra. FOTO: M.P.

En este sentido, Montserrat aclara que «hay itinerarios que me hubiera gustado incluir pero no lo hice a causa de la poca frecuencia de servicio, algunos con un único día a la semana y ni siquiera en fin de semana, que es cuando la mayoría tiene disponibilidad». No obstante, considera que «es un pez que se muerde la cola y no me parece correcto echarle la culpa a nadie. Porque todo el mundo podemos poner nuestro granito de arena ya que ¿si hubiera más asiduidad, lo haríamos servir?» se pregunta.

El excursionista encontrará entre sus páginas recomendaciones y senderos GR (Gran Recorrido), PR (Pequeño Recorrido) y SL (Senderos Locales), así como caminos a veces marcados con piedras y en ocasiones sin marcas. En ese caso, si hay dos posibilidades ¿Cuál seguir? «El que aparezca en la guía». El resultado final es un volumen que no está focalizado en ninguna capital de comarca. Es decir, «si me decanto por la de Solivella-L’Expluga de Francolí pero vivo en Tarragona...

El Roc de Sant Gaietà, a Roda de Berà. FOTO: Pere Ferré

Tengo la sensación de que más que haber hecho una guía de excursionismo casi es de viaje. Podría muy bien estar en las estanterías de las guías de viaje porque inviertes mucho tiempo». Montserrat defiende que «el territorio es el mismo pero nueva la manera de mirarlo, de acercarnos. Un equilibrio donde disfrutar de actividad física y mejorar la salud. Haces una travesía, por lo que la sensación de haber pisado terreno es elevada. Al menos, eso es lo que yo me llevo en la mochila».

Temas

Comentarios

Lea También