Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Homenaje a Carol, la tarraconense recién fallecida "que todo el mundo tiene prisa en olvidar"

El acto será este jueves 22 en el mismo lugar donde fue encontrada muerta, en la Rambla Nova, en el cruce con Unió

Àngel Juanpere

Whatsapp
Carol, en la acera de la Rambla Nova, el pasado mes de octubre. FOTO: Lluís Milián/DT

Carol, en la acera de la Rambla Nova, el pasado mes de octubre. FOTO: Lluís Milián/DT

Se podrán llevar velas, poemas o cualquier elemento que sirva para recordar «a una persona que todo el mundo tenía prisa en olvidar», según reza el mensaje de los organizadores de este sencillo homenaje para recordar a Carol, la indigente que murió el pasado 9 de febrero en plena Rambla Nova de Tarragona, delante del cajero automático donde solía dormir.

Fue a primeras de la tarde cuando unas personas vieron el cadáver de Carolina en el cajero automático donde acostumbraba a pasar las noches. Desde un principio todo apuntaba a una muerte natural, aunque diversas patrullas policiales se trasladaron al lugar para determinar si había algo extraño en el fallecimiento de la mujer

Ahora, personas cercanas a ella han preparado un homenaje-recuerdo, que tendrá lugar el próximo jueves a las 19 horas en el mismo sitio donde fue encontrada muerta. «En record de la Carol i pel dret a un sostre», reza la convocatoria. Recuerdan los convocantes que murió en la calle, algo que califican de «indigno».

No es una crítica
Los convocantes del acto aseguran que el acto no es una crítica hacia nadie, »ya sabemos que la situación y los motivos que llevan a las personas a vivir en la calle son diversos. Sabemos que se dedican recursos materiales y humanos, y que técnicos y voluntarios trabajan lo mejor que pueden».

El pasado mes de octubre, el Diari hablaba con ella –David, según su DNI– , en la esquina de la Rambla Nova con la calle Unió, donde solía pedir limosna. Sus pertenencias consistían en una alfombra, un carro de compra –donde llevaba su ropa– y un trozo de cartón a modo de pancarta. 

Vivía en la calle desde principios de septiembre del año pasado, después de ser expulsada de una casa de acogida por haber cometido un error, según reconocía esta tarraconense que tenía 43 años. 

Temas

Comentarios

Lea También