Imanol Ituiño: «Soy un mago de objetos cotidianos»

Tarragona. El vasco estrenará mañana un espectáculo de ilusionismo en línea para clausurar el XIV Festival Teatre Màgic 

Sílvia Fornós

Whatsapp
Imgen promocional del mago vasco Imanol Ituiño que mañana clausura el Festival Teatre Màgic de Tarragona. Foto: Daniel Pablos

Imgen promocional del mago vasco Imanol Ituiño que mañana clausura el Festival Teatre Màgic de Tarragona. Foto: Daniel Pablos

El Premio Nacional de Magia Imanol Ituiño (Bilbao, 1989), ofrecerá en primicia un espectáculo mágico virtual donde interactuará con todos los espectadores desde sus casas. La actuación de mañana (a las 21 horas, en directo desde el Facebook y el canal de YouTube de Tarragona Jove), servirá para poner punto y final al XIV Festival Teatre Màgic de Tarragona, que este año se ha reinventado para ofrecer la mejor magia con una programación de actividades en línea.

Mañana clausurará la decimocuarta edición del Festival Teatre Màgic de Tarragona. ¿Cómo surgió la oportunidad?
Ha surgido en un momento un poco raro para todo en general y las artes escénicas en particular. Será un reto el poder clausurar un festival de manera online, porque es un formato al que la magia no se ha tenido que enfrentar. Dejar de estar en contacto con el público, que es realmente de lo que vive la magia, es realmente un reto.

¿Qué ha creado para esta ocasión?
Hemos tenido que crear una propuesta nueva e interactiva para que la gente desde su casa pueda vivir la magia, no como si estuviera en el teatro, pero sí como si el mago estuviera en su casa. Es una propuesta muy bonita. Pedimos a los espectadores que tengan una baraja de cartas preparada porque, en algún momento, les pediré su colaboración. Así, siguiendo mis indicaciones, podrán llegar a sentir la magia y que surja en sus manos a través de mis palabras. 

«El público piensa que los magos somos muy secretistas, pero realmente el mundo de la magia es muy abierto entre los magos»

Es conocido por hacer magia a través de la radio.
Sí, y espero que esta experiencia me ayude a la hora de enfrentarme a la webcam. Sinceramente, me preocupa saber si la gente estará atenta o si participará, porque un teatro es un entorno controlado por el mago, y en casa los espectadores tienen otras distracciones. Por ello, me parece un reto y lucharemos por ello. 

¿El directo resulta más fácil?
Más que fácil, resulta imprescindible. De la misma manera que cuando vemos una película sabemos que lo que ocurre está grabado y que todo es mentira, porque hay un actor que interpreta un papel, en la magia ocurre al revés. Sabemos que el mago está haciendo trampa, pero queremos creer que es verdad por mucho que sepamos que tiene truco. En este sentido, la cámara e internet hacen muy difícil que la gente pueda confiar, lo que resulta una barrera.

¿La magia debe ser participativa?
No tiene por qué serlo, pero pienso que ayuda mucho. Personalizar la magia, cuando el espectador la vive en sus propias manos y de cerca, ayuda mucho a vivir el sentimiento de la magia.

¿Cómo es la magia que realiza?
Cuando es en un teatro o en una sala intento que sea participativa y que tenga cierto humor. Me gusta hacer reír, además de sorprender.

¿Qué objetos utiliza para sorprender al público?
Como vivo en una casa pequeña todo lo que utilizo son objetos pequeños. Soy un mago de objetos cotidianos, como cartas, cuerdas, dedales...

¿Hay alguno con el que se sienta más cómodo?
Reconozco que tengo un cariño especial hacia algunos. Por ejemplo, hago un número con dedales de costura, porque me parecen un objeto muy entrañable y que está fuera del imaginario tradicional del mago, como los pañuelos de seda, un bastón…

En 2014 fue valedor de un Premio Nacional de Magia.
Es verdad que es un premio importante, pero el mundo del arte no es como en una carrera, que quien llega primero gana. Que alguien tenga un premio en arte está bien, pero es subjetivo. Significa que, ese día y en aquel momento, el jurado que estaba decidió que el número que hice era el más bonito o el mejor de los que se habían presentado. Fue con el número de los dedales que conseguí el segundo Premio Nacional de Magia en la categoría de salón. 

«Es innegable que, tanto para los profanos que no saben de magia como para los magos, el referente es Juan Tamariz» 

¿El mago debe ser ágil con las manos?
Esa es una idea generalizada, pero el truco no siempre está en la habilidad de las manos. Hay muchas maneras de poder hacer que el público viva la magia, por ejemplo con trampas verbales, el trucaje de los objetos…

¿Sugestiona la mente?
Hay magia que simplemente se basa en el poder de la palabra. Los hipnotistas te hablan y te hacen llegar a un estado de conciencia con el que consiguen cosas que parecen imposibles.

En su trayectoria, ¿qué importancia ha tenido la creatividad?
Intento ser creativo, es decir, no hacer lo mismo que hace todo el mundo. En magia hay muchos magos que, por la dificultad de crear un nuevo efecto de magia, resultan muy parecidos. Por ello, la gente ha llegado a pensar que visto un mago, visto todos. Y no es así para nada, aunque exista esa idea. Para mí, es importante diferenciarse del resto, ya no solo por el público, sino por el ego del artista.

¿Qué es lo más complicado?
Enfrentarse al papel en blanco e intentar idear algo es mucho más difícil que ensayar la técnica.

Es el autor del libro ‘Engaños a orejas vistas’ en el que explica métodos y técnicas para poder hacer magia por la radio, teléfono y a distancia…
El público en general piensa que los magos somos muy secretistas y muy reservados, pero realmente el mundo de la magia es muy abierto entre los magos. No hay ningún problema entre colegas y nos explicamos los avances, las técnicas y nuestras teorías sobre la magia. Hoy en día, por ejemplo, incluso existen conferencias online.

Este año ha estrenado su primer espectáculo de magia teatral ‘El mago en la botella y otras historias de magia’.
El punto de partida fue el querer contar ciertas historias de magia. A mí me gusta la historia de la magia y disfruto mucho, porque han existido magos muy excéntricos que tienen historias maravillosas y rocambolescas. Quería contarlas encima de un escenario y ese fue el punto de partida. Elegí varias historias y las junté mediante un hilo teatral, y las relato mientras hago magia

¿Cuáles son sus referentes?
Es innegable que, en toda España tanto para los profanos que no saben de magia como para los magos, el referente es Juan Tamariz. Es y seguirá siendo por mucho tiempo el faro a seguir. Rompió moldes y abrió muchos caminos. Sin duda, es un referente a nivel mundial y tengo mucha suerte de tenerlo cerca.

¿Por qué es importante para las generaciones actuales y futuras conocer la historia de la magia?
Pienso que si sabemos de dónde venimos, es más fácil decidir a dónde queremos ir. Aparte de que es una manera de crear ideas, es decir, el conocer lo que hacían hace cien años otros magos, te puede dar ideas de qué hacer ahora. En magia se dice que, si quieres ser original, lee libros antiguos porque lo antiguo ya no lo hace nadie. 
 

Temas

Comentarios

Lea También