Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Tarragona Política

La CUP presenta 59 medidas a ERC y ECP para sumarse al gobierno local

Las tres partes se emplazan para un nuevo encuentro dentro de dos semanas para seguir negociando

Octavi Saumell

Whatsapp
El alcalde Pau Ricomà (ERC), con Laia Estrada (CUP) y Carla Aguilar Cunill (ECP)al fondo a la derecha en una imagen reciente. FOTO: Pere Ferré

El alcalde Pau Ricomà (ERC), con Laia Estrada (CUP) y Carla Aguilar Cunill (ECP)al fondo a la derecha en una imagen reciente. FOTO: Pere Ferré

La CUP ha presentado este jueves un paquete de 59 medidas a Esquerra Republicana (ERC) y En Comú Podem (ECP) en la primera toma de contacto para explorar las posibilidades de que los cupaires se sumen al nuevo gobierno municipal de Tarragona, liderado por Pau Ricomà (ERC) y Carla Aguilar Cunill (Comuns).

En una primera reunión que se ha alargado por espacio de dos horas, las tres partesha puesto sobre la mesa sus prioridades para formalizar la posible ampliación del ejecutivo de la Plaça de la Font, actualmente formado por nueve integrantes –siete de ERC y dos de Comuns–, a los que se podrían sumar en pocas semanas las cupaires Laia Estrada y Eva Miguel.  

En este primer encuentro –que se ha realizado en la Sala dels Tarragonins Il.lustres– cupaires, republicanos y Comuns se ehan emplazado a estudiar las propuestas de cada formación en una nueva reunión que se llevará a cabo la semana del 15 de julio, para poder formalizar la incorporación de las dos ediles anticapitalistas, en caso de que finalmente haya acuerdo, a principios de agosto.    

«Cartapacio abierto»
En el encuentro, las dos formaciones del ejecutivo municipal –ERC y Comuns– han expuesto a Estrada que el cartapacio municipal aprobado el pasado 15 de junio es «modificable y abierto», lo que ha propiciado que la CUP pusiera sobre la mesa su paquete de peticiones, divididas en siete bloques temáticos.

En la reunión, el equipo de gobierno ha puesto sobre la mesa la necesidad de «impulsar el cambio» en el Ayuntamiento tras doce años de gobierno socialista, moderando temporalmente los gestos soberanistas. Pese a ello, entre los compromisos que pide la formación de izquierdas están algunos gestos simbólicos, como retirar «con acción de gobierno» el cuadro de Felipe VI «sustituyéndolo por el escudo de la ciudad». Asimismo, las cupaires piden que el Consistorio «se persone como acusación popular por las cargas del 1 de octubre», así como que «se evite colgar la bandera monárquica» en el balcón del Ayuntamiento. 

Asimismo, en materia urbanística, la formación cupaire exige anular «los planes especulativos de la Budellera y de Ten Brinke», así como «dotar de utilidad sociocultural edificios como el del Banco de España, Ca l’Ardiaca o la antigua Facultat de Lletres de la Plaça Imperial Tarraco». 

Entre las propuestas que las dos ediles de la CUP proponen para entrar en breve el gobierno municipal también están las de potenciar las consultas ciudadanas «en las grandes decisiones de ciudad», o la posibilidad de destinar «la totalidad de las inversiones mediante los presupuestos participativos». Estrada y Miguel también exigen llevar a cabo el estudio para analizar la calidad del aire, así como «proteger y preservar la totalidad de la Anella Verda». 

En este primer encuentro también se ha evaluado la posible remunicipalización de algunos servicios públicos –como el polémico contrato de la basura, el agua o la funeraria– y la de modificar la actual política fiscal del Consistorio. 

Este periódico ha intentado conocer la opinión de ERC y En Comú Podem, pero ambas formaciones declinan realizar ningún tipo de valoración sobre este primer encuentro.  

Temas

Comentarios

Lea También