Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

La Universitat Rovira i Virgili no tiene ningún alumno gitano

La Associació Gitana Jove de TGN, la Fundación Secretariado Gitano y Aire Nuevo Caló exponen a chavales de la ciudad la necesidad de estudiar para mejorar las expectativas del futuro

Jordi Cabré

Whatsapp
La Sala Sant Magí del Centro Tarraconense El Seminari, acogió ayer a una treintena de jóvenes gitanos que debatieron su futuro. Foto: Lluís Milián

La Sala Sant Magí del Centro Tarraconense El Seminari, acogió ayer a una treintena de jóvenes gitanos que debatieron su futuro. Foto: Lluís Milián

El futuro de los jóvenes no tiene porqué estar escrito en función de la raza, el poder adquisitivo o el sexo. Partiendo de este principio, uno de los colectivos más afectados por estas diferentes barreras es el pueblo gitano, que ayer quiso romper los tabús en unas jornadas celebradas en el Seminari, en la Part Alta. Asistieron una treintena de jóvenes de entre 14 y 30 años la mayoría.

Organizado por la Associació Gitana Jove de Tarragona, la Fundación Secretariado Gitano y Aire Nuevo Caló, el objetivo de estas jornadas era exponer a los jóvenes tarraconenses de la comunidad gitana que el futuro no está escrito y que las barreras se pueden sortear.

Precisamente, la mejor forma de convencerlo era aportar diferentes testigos de otros jóvenes calés que habían triunfado y que habían logrado romper con los tópicos y las dificultades.

El presidente de la Associació Gitana Jove de Tarragona, Miguel Buñales, fue el encargado de abrir las jornadas con la intención de que esta propuesta tenga continuidad. Habló de que en el futuro debería eliminarse la barrera entre paio y calé y entre hombre y mujer para hablar de futuro y de aspiraciones y que en este sentido se debía trabajar para la igualdad.

Tras él habló la directora de la Fundación Secretariado Gitano en Catalunya, Carme Méndez, quien expuso los diferentes frentes en los que se está luchando, uno de ellos es el absentismo escolar y la igualdad de oportunidades.

De hecho, un dato demoledor facilitado por la propia organización es la inexistencia de estudiantes gitanos en la URV, lo que demuestra que antes de alcanzar los estudios superiores, el colectivo coge la senda laboral para labrarse un futuro.

Al terminar las presentaciones, empezaron las ponencias. Juventud, mercado laboral, educación, universidad, discriminación, el papel de la mujer, fueron algunos de los temas que se desgranaron hasta primera hora de la tarde, cuando se cerró este primer encuentro de juventud gitana en Tarragona.

Temas

  • TARRAGONA

Comentarios

Lea También