Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

La cajonera para construir el muelle para cruceros llega al Port de Tarragona

Este dique flotante permitirá crear este nuevo espacio que en una primera fase será la terminal crucerista y que en el futuro tendrá otras funciones añadidas

Diari de Tarragona

Whatsapp

Este jueves, 20 de febrero, ha llegado al Port de Tarragona el dique flotante ‘Mar del Aneto’ también denominado ‘caixoner’, construido por la empresa FCC en 2002.

Su función será la construcción de los cajones o cimientos de hormigón que se tienen que utilizar para la creación del nuevo Moll de Baleares, una inversión que fue licitada por 34,6 millones de euros, y adjudicada finalmente por 27,3 millones de euros. Este muelle será la terminal de cruceros del Port de Tarragona. Las obras servirán para ampliar con 4 hectáreas el espacio destinado a la operativa de cruceros.

FOTO: Port de Tarragona

El caixoner ‘Mar del Aneto’ está atracado en el muelle de Andalucía entre los bolardos 48 y 52 para empezar las obras del nuevo muelle. Este tipo de plataformas se utilizan en los puertos para la fabricación de muelles, diques y otras infraestructuras relacionadas con la actividad portuaria.

‘Mar del Aneto’ tiene una eslora (longitud) de 46,8 metros, una manga (anchura) útil de 25 metros y un puntal de unos 28 metros. Este dique puede construir cajones de hasta 46 metros de largo por 25 metros de anchura y 29 metros de altura.

Se estima que estos tipos de estructuras tardan entre siete y diez días al fabricar cada cajón. En el caso concreto de esta obra los cimientos que se fabricarán en el Moll de Baleares serán de 41,85 metros de eslora por 16,75 metros de manga y 21,30 metros de puntal.

18 meses de obras

La construcción del Moll de Baleares, adjudicada este pasado mes de enero de 2020 a la empresa FCC Construccion-Comsa, permitirá aumentar la línea de atraque en 700 metros una vez acabada la obra, y ofrecer una operativa mucho más cómoda y ágil, para los cruceros que lleguen a la ciudad.

El Port de Tarragona ha incorporado medidas ambientales voluntarias para reducir, garantizar y minimizar la afectación de las obras sobre el medio natural y ha diseñado un Plan de Vigilancia Ambiental para prevenir y controlar las acciones durante la ejecución de las obras.

La obra se espera que esté finalizada en mayo de 2021. Este será un periodo de transición para el proyecto de Cruceros dado que la llegada de los barcos tendrá que convivir con las obras de esta infraestructura, pero que -una vez acabada- representará un salto adelante porque abre la puerta a acoger cruceros más grandes y más barcos de manera simultánea.

Temas

Comentarios

Lea También