Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

La evolución de Tarragona y España en los 40 años de la Carta Magna

Diari de Tarragona

Whatsapp

Una sociedad más vieja, completamente conectada, más solidaria pero más conformista gracias a la conquista de derechos sociales, más femenina, más abierta y que dejó atrás la lacra del terrorismo de ETA... es la España y la Tarragona de hoy, que casi nada tiene que ver con la de 1978.

Una sociedad, la de entonces, más patriarcal, más joven, más rural, que aún veía la tele en blanco y negro, que no había sido invadida por la revolución tecnológica y que miraba con esperanza los cambios políticos.

Estas son algunas de las 40 diferencias entre una época y otra:

1.- Dos policías y un guardia municipal fueron acribillados en un bar de San Sebastián un día antes del referéndum de la Constitución por ETA, que anunció su disolución en mayo pasado tras asesinar casi a 900 personas durante cerca de 60 años. La banda asesinó a dos tarraconenses: el comandante tortosino Arturo Anguera y el juez tarraconense josé Francisco Querol Lombardero. También provocó el pánico coletivo con el atentado del rack.

2.- Sabina lo certificó unos años después, pero en 1978 las niñas ya no querían ser princesas y la mujer había empezado a salir del armario (de la cocina) para reclamar el papel que le corresponde en la sociedad. Este 2018 ha dado mucha mayor visibilidad a las reivindicaciones feministas, impulsadas por el MeToo y las críticas por la sentencia de «la manada». La huelga feminista del 2 de marzo fue histórica.

3.- En 1978 no te podías divorciar, no había ley de interrupción del embarazo e incluso el adulterio estaba penado. Hoy los matrimonios civiles superan a los eclesiásticos y tenemos un catálogo de derechos sociales que nos equipara a los países más avanzados.

4.- «Vente, vente, a la acera de enfrente», coreaban los participantes de la primera manifestación del Orgullo LGTB de Madrid el 25 de junio de 1978. Hasta finales de ese año, ser homosexual era considerado delito. En 2005 España se convirtió en el cuarto país del mundo en reconocer el matrimonio homosexual.

5.- Juan Carlos I llevaba casi tres años reinando cuando los españoles aprobaron por referéndum la Constitución de 1978, año en el que no había ninguna mujer en el Gobierno. 40 años después, su hijo, Felipe VI, ocupa el trono de una España con 11 ministras y de la que los independentistas catalanes quieren separarse a toda costa y sus líderes llevan más de un año en prisión preventiva, entre ellas Carme Forcadell, natural de Xerta (Baix Ebre).

6.- En 1978 se legalizó la píldora anticonceptiva y se creó el embrión de lo que ahora es nuestro Servicio de Atención Primaria. Hoy, la sanidad española es puntera y un referente mundial en trasplante de órganos. En los botiquines caseros de los setenta no faltaban la aspirina, el optalidón, el termómetro de mercurio, la mercromina y el esparadrapo, aunque nadie tenía ibuprofeno.

7.- Si en 1978 eras un crío, entonces hiciste EGB, y, si fuiste uno de los afortunados que pudo ir a la universidad, seguramente serás licenciado. Tus hijos tienen que hacer un máster.

8.-¿Para qué consultar la Espasa Calpe si tienes la wikipedia?

9.- Los niños de antaño querían ser astronautas o bomberos, las niñas, cantantes o actrices. Ahora, quieren ser youtubers e influencers. De la Nancy y los Geiperman a la PlayStation.

10.- Hoy nos hacemos veinte selfis hasta dar con el nivel de belleza que nos gusta, cuando hace 40 años había que esperar a que nos revelaran los carretes.

11.- El teléfono de disco en los hogares y las cabinas telefónicas en las calles han sido arrasados por los teléfonos inteligentes que cada año cambian.

12.- Los últimos hippies y los primeros punk dieron la bienvenida a la nueva Constitución española. Heavies, góticos o bakalas convivieron en los ochenta con pijos y raperos. Los hipsters fueron legión en los primeros años de este siglo, el siglo de los «millennials», los «muppies» o los «coolturetas». Cada uno con su respectivo movimiento musical. El último es el «trap».

13.- No había sillitas de bebés en los coches en 1978, la siniestralidad viaria triplicaba a la de ahora y no era obligatorio el uso del cinturón de seguridad. Eso sí, aparcabas en la puerta de tu casa. Actualmente algunos coches aparcan por ti, siempre y cuando tengas la suerte de encontrar sitio, algo especialmente complicado en Tarragona.

14.- En 1978 había en España 158.347 extranjeros con permiso de residencia y ahora hay cerca de cinco millones. Más de dos millones de españoles vivían fuera del país. Hemos pasado de ser un país de emigrantes a receptor de inmigración.

15.- Uno de los principales cambios socioeconómicos de estas décadas ha sido pasar de la peseta al euro, al que costó acostumbrarse, sobre todo al redondeo.

16.- Y también ha costado acostumbrarse, especialmente a las personas mayores, a los drásticos cambios en el sistema bancario, con la casi desaparición de las cartillas y la reducción del personal y del número de oficinas. La Part Alta ha emprendido una lucha por mantener la última sucursal bancaria que les queda. El dinero electrónico ha cambiado nuestra forma de consumir, aunque las rebajas nos siguen volviendo locos. Como muestra, el último Black Friday.

17.- Nuestros abuelos podían vivir sin plástico y en 1978 este material contaminante tampoco tenía el papel protagonista que ha llegado a alcanzar en nuestras vidas. Hoy nos preocupa más el bienestar del planeta y la calidad de los alimentos, algo que hace cuatro décadas no nos planteábamos.

18.- El libro en papel está en plena crisis, pero se ha extendido la celebración de su día a toda España. 

19.- Adiós a la máquina de escribir, sustituida por ordenadores y tabletas. La prensa tradicional intenta aguantar el empuje imparable de los digitales y las redes sociales en plena era de la globalización. Curiosamente, también de la desinformación y de las fake news.

20.- Ya nadie envía cartas. El correo electrónico primero y más recientemente el wasap han acabado con el intercambio epistolar.

21.- De los Reyes Magos a Papá Noel. De representar don Juan Tenorio por Todos los Santos y hacer cola en los cementerios a celebrar el Haloween. También la influencia exterior se nota en nuestras costumbres. 

22.- Hoy en día no eres nadie en la cocina si no sabes cómo se hace una esferificación, pero hace 40 años ni siquiera había llegado el ketchup. Tampoco había comida light, ni pizza congelada. Los cereales aterrizaron ese año. Había cóctel de gambas, huevo hilado y helado de corte.

23.- El microondas nos ha cambiado la vida. En 1978, el electrodoméstico estrella fue la batidora.

24.- Todas las viviendas construidas en 1978 contaban con su bidé, un artilugio que entró en desuso con el paso del tiempo, como la cadena del váter, aunque todo el mundo sigue empleando la expresión «tirar de la cadena». Apenas quedan bañeras, todo son duchas.

25.- En estos años, han desaparecidos decenas de oficios, como el repartidor de leche, el acomodador de cine o los serenos. Por contra, ahora puedes ser «coach», CEO y «community manager».

26.- Los colmados, ultramarinos y droguerías han dejado paso a modernos hipermercados y centros comerciales. En 1978 no habían ni oído hablar de los «todo a 100».

27.- Uno de los artículos que más se ha abaratado en estos años es la ropa. Hace 40 años, se procuraba sacar todo el partido al abrigo de invierno (normalmente sólo se tenía uno). Hoy en día cuesta muchísimo menos tener el ropero a rebosar, si bien, como entonces, puedes encontrarlo lleno de estampados animales, volantes y pantalones de campana.

28.- El mueble bar y las «boiseries» tradicionales han dejado su sitio a un mobiliario más práctico, menos robusto y mucho más barato. Ikea tiene gran parte de culpa de la desaparición del estilo «remordimiento» español.

29.- Y en esas casas megamodernas ahora es posible apagar las luces con una palabra, programar tu lavadora desde 1.000 kilómetros de distancia o ver qué tienes en la nevera cuando sales del trabajo antes de pasarte por el súper, algo impensable en 1978.

30.- En 1978, te podías tomar un café (o lo que pidieras), sentado en la barra de un bar mientras fumabas. También podías fumar en el metro, en la universidad y hasta en los hospitales. Claro que la cajetilla de tabaco rubio costaba menos de 50 pesetas (unos 30 céntimos) y ahora vale 4,45 euros.

31.- Los toros han pasado de ser la fiesta nacional a estar prohibidos en varias comunidades.

32.- Cuando en 1978 los jóvenes españoles iban a la mili a los 18 años (o algo más tarde si tenían una prórroga por estudios), medían una media de 174 centímetros. Ahora somos más altos y no tenemos mili obligatoria; a los veinteañeros de hoy en día les gusta practicar el voluntariado en ONG.

33.-Había que ser muy hábil en los setenta para no caerse de los patines, con los que muchos niños jugaban en calles y parques con escasa o nula vigilancia. Los hijos de esos niños van ahora en patinete eléctrico a la universidad.

34.- En las discotecas setenteras se bailaba agarrado «Vivir así es morir de amor», de Camilo Sesto, o se escuchaban en el coche los casetes de chistes de Pajares y Esteso. Ahora se perrea con los acordes de Maluma y Luis Fonsi y se oye a Rosalía en el iPad o en el móvil haciendo running.

35.- Y otro apunte musical: Israel ganó en 1978 Eurovisión con la canción A-ba-ni-bi y ha vuelto a vencer este 2018 con «Toy». España quedó hace cuarenta años en noveno lugar y este año, fuimos vigésimo terceros. Eso sí, ha resurgido el interés por este festival, muy denostado en los 90 y primeros 2000.

36.- De la carta de ajuste a la tele a la carta: hace 40 años sólo había dos canales, la primera y el UHF. El Un, dos, tres  era el programa estrella de aquella época, junto a Curro Jiménez, y ese año comenzaron su andadura series como Cañas y barro y Vacaciones en el mar. Ahora vemos en plataformas de pago Juego de tronos, The walking dead o Paquita Salas. Y mucho fútbol, incluidos los partidos del Nàstic y del CF Reus, de Segunda A.

37.- Los niños de 1978 aún veían en televisión Un globo, dos globos, tres globos y ese año se estrenaron Los Teleñecos  y Orzowei. Hoy, tienen canales temáticos dedicados a ellos y ven Peppa Pig, La patrulla canina, Lady Bug y Los Descendientes». Priman las heroínas. O las reposiciones. La Abella Maia se puede ver en el Canal Super 3. Eso sí, en versión moderna.

38.-La diferencia más notable en lo cinematográfico es la desaparición de la sesión continua y de las salas de cine porno. En cuanto a gustos, la cosa no ha cambiado tanto: si en 1978 triunfaban los musicales, con «Grease» a la cabeza, este 2018 nos ha dejado «Ha nacido una estrella».

39.-La tragedia del camping de Los Alfaques, con 215 muertos, conmocionó a toda España en 1978. Este año nos han sobrecogido las lluvias torrenciales que inundarios barrios como el Serrallo.

40.-Si hace cuatro décadas se contaban con los dedos de las manos los deportistas españoles mundialmente famosos, ahora somos una potencia deportiva de primer nivel, en equipo e individualmente.

Comentarios

Lea También