Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

La plaza de la Font se llena de gente en una marcha festiva

Crónica. La manifestación de la tarde se desarrolló en un ambiente pacífico y sin registrar incidentes

Iñaki Delaurens

Whatsapp
MIles de manifestantes llenaron la plaza de la Font.  FOTO: Fabián Acidres

MIles de manifestantes llenaron la plaza de la Font. FOTO: Fabián Acidres

Tarragona salió ayer a la calle. El ambiente tenso de los últimos días desde la publicación de la sentencia del procés vivió ayer un nuevo clímax con una manifestación multitudinaria que desde las 18h hasta las 20h inundó las calles de la ciudad hasta vivir su momento álgido en la Plaça de la Font. La protesta contó con más voces que nunca, para hacerse oír lo más lejos posible. 

La manifestación organizada por el Col·lectiu de l’Esquerra Independentista reunió entre 30.000 personas, según la organización, y 10.000 personas, según la Guàrdia Urbana. Además, contaron con el apoyo de 25 tractores venidos de Perafort, Vila-rodona, La Secuita y Els Garidells. 

Todos ellos se concentraron a las 18h en la Plaça Imperial Tárraco y desde una hora antes ya empezaron a llegar los primeros manifestantes. La plaza quedó totalmente inundada y bajo una pancarta que reivindicaba ‘18-O, Vaga General, Autodeterminació o bloqueig’, la masa se empezó a desplazar por la calle Prat de la Riba. 

La marcha recorrió las principales calles del centro de la ciudad. FOTO: Fabián Acidres

El recorrido siguió por la calle Gasòmetre, el Carrer Unió, Rambla Nova y calle Sant Agustí, antes de entrar en la Plaça de la Font, ilustre escenario de celebración de la ciudad, hasta llegar a la fachada del Ayuntamiento.

Poco a poco la plaza se fue llenando, ocupando cualquier hueco que pudiera existir. El ambiente festivo, acompañado de un grupo de grallas, y pacífico fue el tono predominante de toda la manifestación. Cabe decir cuánto animaban las grallas a los manifestantes, con hits como ‘La farola, la farola’ o el ‘Bella ciao’, siempre reivindicativo.

Miembros del colectivo organizador tomaron la palabra con la plaza llena hasta los cimientos. Suerte que los romanos supieron alzar fuertes muros hace 2.000 años. La primera en hablar fue Laia Estrada (CUP), quien valoró como un éxito la manifestación porque «hemos logrado ser, al menos, los mismos que en la manifestación del 3 de octubre de 2017». 

Entre parlamentos, los gritos de la gente se alzaban al unísono. Desde el clásico ‘In-de-pen-den-cia’, al ‘Fora les forces d’ocupació’, por si a alguno aún no le había quedado claro cuál era el trasfondo de la protesta.

Hablaron otros miembros de la organización que en sus lecturas destacaron que «la única salida es que nos dejen decidir nuestro futuro como pueblo a través de las urnas». 

Un momento especial resultó cuando la hermana de Laura Solé, la chica detenida la noche del jueves, tomó la palabra: «La sentencia es abusiva y se ha demostrado durante estos cuatro días con la respuesta de la gente en la calle».

Finalmente la manifestación concluyó, como ya es habitual, con el canto de ‘Els Segadors’. Poco a poco la Plaça de la Font se fue vaciando y la gente se disolvió. Muchos de ellos fueron camino a la Imperial Tarraco. La tensión allí iría en aumento con el paso de los minutos, pues al caer el sol ya fue otro cantar.  
 

Temas

Comentarios

Lea También