Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

La presión policial en Barcelona envía ladrones a Tarragona

Detenido en la ciudad un joven reincidente de robos en el metro y trenes de la Ciudad Condal

ÀNGEL JUANPERE

Whatsapp
El primero de los robos fue cometido en la calle August, delante de Càritas. FOTO: FABIÁN ACIDRES

El primero de los robos fue cometido en la calle August, delante de Càritas. FOTO: FABIÁN ACIDRES

Un joven de 19 años fue detenido el domingo por los Mossos d’Esquadra en Tarragona acusado de haber participado –junto con tres compinches– en tres robos violentos en la ciudad. El objetivo era coger las cadenas o collares de las víctimas. Se da la circunstancia de que el sospechoso –que ayer por la tarde ingresó en prisión–, en el último año, ya había sido arrestado en diez ocasiones en Barcelona –localidad donde vive– por hechos similares cometidos en zonas de mucha concurrencia de la Ciudad Condal: estaciones y metro. La presencia de este grupo en Tarragona obedecería a la presión policial de los últimos días en sus zonas de actuación de Barcelona.

La banda, el mismo domingo, se desplazó de Barcelona a Tarragona para cometer robos por el procedimiento del tirón a personas mayores. El objetivo eran las cadenas o collares. El primero de los robos fue cometido sobre las tres y media de la tarde. Un hombre de 85 años iba acompañado de su hijo después de comer en un restaurante. Ambos se dirigieron al coche, que lo tenían aparcado en la céntrica calle August. En la calle Assalt vieron a los cuatro jóvenes sentados.

Cuando las víctimas se encontraban a la altura de Càritas, uno de los ladrones se acercó al hijo y le pidió información de una dirección. Pero el denunciante vio algo sospechoso e intentó deshacerse de él y comenzó una pelea. Mientras, el padre intentó mediar pero lo empujaron, momento en que comenzó una trifulca porque la banda quería llevarse una cadena de oro. Finalmente, los delincuentes tuvieron que huir sin botín alguno, mientras las víctimas gritaban pidiendo ayuda. La peor parte se la llevó el hombre mayor, que sufrió lesiones en la cara. Tanto él como su hijo fueron atendidos en el Hospital de Santa Tecla.

Cadena de oro

El grupo no tardó en actuar de nuevo. Una hora más tarde, un hombre de 59 años caminaba por la avenida de Catalunya en dirección al Camp de Mart. Vio que se le acercaban cuatro jóvenes. Le tiraron de la cadena de oro que llevaba en el cuello y dinero en efectivo. Los autores se marcharon corriendo: dos en dirección a la avenida Maria Cristina y otros dos hacia la calle Josepa Massanes.

El tercer robo fue cometido a las seis de la tarde en la calle Montsant, en el barrio del Pilar. Un hombre de 73 años pasaba por delante de la parada de autobús cuando vio a dos jóvenes. Uno de ellos estuvo vigilando, mientras que el otro lo abordó y le arrancó la cadena.

Con la descripción facilitada por la víctima y un testigo, las patrullas de los Mossos comenzaron una búsqueda por toda la ciudad. Finalmente, sobre las siete de la tarde, unos agentes vieron al sospechoso en el barrio de Sant Pere i Sant Pau. Al detectar la presencia policial, saltó una verja perimetral de un terreno sin edificar de al lado y se escondió en una zona de difícil acceso, debajo de una pasarela de hormigón.

Con ayuda de otra patrulla, los agentes lograron detenerlo. Ofreció mucha resistencia e intentó huir en diversas ocasiones. Se trata de un vecino de Barcelona, que está acusado de tres delitos de robo con violencia –uno de ellos en grado de tentativa–, resistencia a la autoridad y lesiones.

Antecedentes

El joven ya había sido arrestado en diez ocasiones desde el pasado 17 de noviembre, siempre en Barcelona, por delitos como lesiones y robo con violencia. Los lugares fueron el metro así como las estaciones de metro y ferrocarril (De la Marina, Plaça de Catalunya, Passeig de Gràcia, etc).

Ayer por la mañana, el detenido pasó a disposición del Juzgado de Guardia –también acudieron las víctimas– . Hubo problemas para verificar si realmente era mayor de edad. Finalmente, y a través de una radiografía, se confirmó que sí. Y sobre las siete y media un furgón de los Mossos lo trasladaba a prisión.

Temas

Comentarios

Lea También