La venta de viviendas de lujo sube un 20% en Tarragona

Los inversores extranjeros han vuelto, y con dinero para gastar

EFE

Whatsapp
Una casa de lujo en una imagen de archivo. PIXABAY

Una casa de lujo en una imagen de archivo. PIXABAY

El mercado inmobiliario de lujo vive un momento especialmente dulce después de que la pandemia haya elevado el atractivo de las viviendas con más espacio y calidad y con el retorno de los inversores extranjeros por el levantamiento de las restricciones de viajes. Este segmento sufrió el 2020 un retroceso superior al del mercado general por su dependencia del inversor extranjero, pero firmas como Lucas Fox y Engel & Völkers confirman que este 2021 ya se está elevando y que los precios, que hasta ahora se han mantenido, se prevé que empiecen a subir de forma gradual.

En un informe sobre el primer semestre del año, Lucas Fox hace un recorrido por sus principales áreas de actuación -con gran protagonismo de Cataluña- y concluye que la demanda extranjera, ahora a un 83% de los niveles pre-Covid, ganará peso a medida que se recupere la movilidad dado el interés que percibe en estos compradores.
En la ciudad de Barcelona, las transacciones cerradas el primer semestre han crecido un 25% respecto al mismo periodo de 2020 y la facturación lo ha hecho un 34%.

Los compradores -un 42% son españoles y el 24% norteamericanos con interés para invertir- se decantan por áticos y pisos con terraza en el Eixample y Ciutat Vella, o buscan espacios exteriores en la zona alta de la ciudad, aunque el Borne, Poblenou y el Cerro Park también se sirven de la demanda.

El segmento de lujo en Tarragona ha vivido incrementos de las transacciones en un 20%, mientras que en la Costa Brava el aumento de las ventas es del 47% en las poblaciones más exclusivas (Begur, Pals o Palafrugell), con protagonismo de inversores de grande poder adquisitivo de España y del extranjero, mientras que a la costa de Tarragona el segmento del lujo ha visto también incrementos de las transacciones de un 20%.

En Sant Cugat del Vallès, a pocos kilómetros de Barcelona, las ventas han crecido un 17% y la demanda proviene principalmente de familias que se están mudando en las afueras y buscan áticos o viviendas unifamiliares con jardín y piscina. La actividad se ha disparado especialmente en el Maresme, hasta el punto que se ha recuperado ya el nivel pre-Covid, con un aumento de las transacciones del 111% y del 140% de la facturación, por el impulso también de los compradores locales que dejan la capital.
 

Temas

Comentarios

Lea También